Menos McKee, más Goleman

McKee_Goleman
[Por: @edgarespinoza07] Recientemente me he apuntado a un Máster en Escritura de Guiones de ficción para cine y TV en la Escuela de Cine de Barcelona. Pero antes de decidirme, como es lógico, estuve investigando sobre las distintas opciones de formación que se ofrecen en España y en Latinoamérica.

Llamó mi atención que en la mayoría de los cursos el libro Story o El Guión de Robert McKee encabeza la lista de lecturas obligatorias. Y es que este “gurú” de la escritura cinematográfica ha publicado un bestseller sobre el tema y en el mundillo hollywoodense disfruta de un estatus de celebridad.

McKee se jacta de tener entre sus alumnos a decenas de galardonados y luminarias del cine (el que se hace en Hollywood, claro está), aunque el mismo aún no ha escrito algún guión cinematográfico exitoso. Ni siquiera bajo los propios estándares de la llamada “fábrica de sueños”.

Las “teorías” de McKee encuentran en la gran industria cinematográfica estadounidense un terreno fértil donde validarse. No hace falta ser un genio para darse cuenta de que casi la totalidad de la producción hollywoodense está sustentada en modelos arquetípicos que poco o nada tienen que ver con la realidad. Un camino totalmente válido si lo que queremos es contar historias unidimensionales y monedas.

No obstante, si lo que realmente buscamos como cineastas es contar historias multidimensionales (como la vida misma), hay que alejarse un poco de este y otros “gurúes” de la escritura y acercarse a otros autores menos mediáticos pero más acreditados por su obra. Uno de ellos, es el psicólogo y periodista estadounidense Daniel Goleman.

Goleman ha escrito más de 10 libros sobre distintos temas, pero fue uno de ellos el que lo puso en el foco de la atención mundial: Inteligencia Emocional. Con esta obra ha derribado algunos de los mitos que dominaron la psicología durante las últimas décadas y ha abierto un interesante debate sobre el comportamiento humano.

A diferencia de los muy populares libros de “autoayuda” o “mejoramiento personal”, la obra de Goleman está sustentada en décadas de rigurosa investigación científica. En sus libros podemos encontrar explicaciones a muchos de nuestros comportamientos, a nuestras motivaciones, a la manera como nos relacionamos con otros y con nosotros mismos, o el cómo y el porqué de nuestras acciones.

El trabajo de de Goleman y otros investigadores resulta muy útil para cualquiera que se dedique al arte de contar historias y sin duda, uno de los objetivos de todo guionista debería ser mejorar constantemente su capacidad de “leer” y “entender” a las personas.

Si, como aprendices de guionista debemos seguir leyendo a McKee, pero sabiendo que no es suficiente. Que también es imprescindible leer libros y revistas de psicología y neurociencia, dos campos que han conseguido increíbles resultado en las últimas 3 décadas.

Pero sobre todo, debemos salir a la calle, viajar, observar atentamente y sin prejuicios, hablar con la gente y elevar nuestro “coeficiente emocional”. El resultado, sin duda, serán mejores guiones; no solo basados en lo que dicen los manuales, sino en las personas reales y su maravilloso universo de acciones y comportamientos.

Cuando eso suceda, habremos dado un gran paso para lograr que nuestra audiencia establezca empatía con nuestros personajes y sus historias. Y esto, al final del día, es el máximo objetivo de nuestro arte.

Algunos consejos para guionistas de Billy Wilder

Billy Wilder, a 10 años de su partida

Billy Wilder, a 10 años de su partida

Como hace un par de días se cumplió una década de la desaparición física del gran Billy Wilder, The Uncool publicó su lista de consejos para guionistas, extraída del libro Conversations with Wilder, del también guionista y realizador Cameron Crowe.

Van, pues, los 11 tips:

    1. La audiencia es inestable
    2. Tómalos por el cuello y no los dejes ir.
    3. Desarrolla una clara línea de acción para tu protagonista.
    4. Ten claro a dónde vas.
    5. Mientras más sutil y elegante sea la forma de esconder tus puntos de giro, mejor escritor serás.
    6. Si tienes un problema con el tercer acto, en realidad el problema está en el primer actor.
    7. Un consejo de Lubitsch: deja que la audiencia sume dos más dos. Te amarán para siempre.
    8. Al hacer una narración, pon cuidado en no describir lo que audiencia está viendo. Añade cosas a lo que ven.
    9. El evento que ocurre al caer el telón del segundo acto es lo que dispara el final de la película.
    10. El tercer acto debe crecer, crecer, crecer en tempo y acción hasta el último evento, y entonces…
    11. …Habrá sido todo. No divagues.

Hoy se inicia el I Encuentro de Guionistas en Venezuela

Primer encuentro de guionistas de Venezuela

Primer encuentro de guionistas de Venezuela

Organizado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, a través del Laboratorio del Cine y el Audiovisual del Venezuela del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía -CNAC- a partir de hoy y hasta el próximo 25 de marzo, se realizará el I Encuentro de Guionistas en Venezuela. El evento tendrá lugar en la Sala Anna Julia Rojas y Sala Aquiles Nazoa de UNEARTE.

Se estima que el evento registrará alrededor de 300 participantes, entre guionistas de cine y televisión de Caracas y el interior del país, además de productores, directores, estudiantes y público en general. La idea es propiciar el intercambio de experiencias y posiciones entre los realizadores de cine y televisión.

Explicó Juan Carlos Lossada, presidente del CNAC,

Es una oportunidad de reconocernos y reivindicar el oficio. Desde el CNAC queremos poner en relieve el oficio del guionista, sobre todo en este momento que vive nuestra cinematografía, cuando venimos desarrollando más películas, estamos abordando distintos temas y estamos produciendo casi todos los géneros. Se está viviendo un proceso histórico en el cine.

Reynaldo Rincón, gerente general del Laboratorio del Cine y el Audiovisual de Venezuela del CNAC, ve el evento desde la óptica de la formación:

Este I Encuentro de Guionistas forma parte de la política de reestructuración y profundización de los procesos de formación que hemos venido adelantando para ir mejorando cada vez más nuestra cinematografía.

McKee, cine, identidad y crisis

Robert McKee

Robert McKee


Robert McKee, el celebérrimo gurú del guión y la dramaturgia, cree que la crisis del cine y el auge de la televisión se reduce a un mero asunto de libertad creativa:

Los escritores quieren escribir sin limitaciones y hoy en día solo la televisión les ofrece eso, además de poder y dinero. Yo me pregunto: ¿qué va a ser de Hollywood sin escritores?

Hace poco hice un estudio sobre Tony Soprano para medir la complejidad de sus contradicciones… Vayamos al hombre de Una separación: ama a su esposa, pero ama a su padre; es un buen padre, pero no reconoce sus errores, es decir, tiene su contradicciones, pero, ¿cuántas tiene Tony Soprano? Cuando llegué a doce simplemente paré. Tony Soprano es mucho más complejo que Hamlet porque Hamlet solo dura cuatro horas. Y es más complejo que el protagonista de Una separación. Tal vez esa película podría llevarse a cien horas y veríamos la vida de ese hombre en su banco, con sus amigos, con una amante. En Los Soprano hay una vida amorosa, una profesional, están el hogar, el FBI, la esposa, el psiquiatra, las amantes, los enemigos y demás. Creo que el nuevo estándar para las grandes historias será de cien horas y para eso los escritores tendrán que desarrollar personajes muy complejos que sean capaces de sostenerse durante cinco temporadas, a tal punto que en el quinto año ese personaje tome decisiones que no hubiera podido tomar en los cuatro años anteriores. Eso no puede ser arbitrario, un buen personaje es aquel que toma una decisión a primera vista sorpresiva, pero cuyas motivaciones han estado latentes siempre, aunque no lo hayamos notado.

Pero, según dice, no sólo el cine está en crisis. También la misma noción de indemnidad, lo está:

La crisis viene de mucho antes, de hace 20 años al menos, y el cambio es irreversible. Hoy en día, si ves una película que no te gusta y tienes un amigo al que sí le gusta y le dices tu opinión, es muy probable que hayas insultado a tu amigo, no a la película. ¿Por qué? ¿Por qué tu amigo se puede sentir mal porque no te haya gustado lo que a él si? Lo que ha pasado en las últimas décadas es que el sentido de identidad de las personas viene dado por la producción creativa de otras y no creo que sea saludable. En el pasado la gente disfrutaba con las películas, con la música, con la moda, pero las crisis de la vida moderna han destrozado la identidad de los individuos a tal punto que necesitan encontrarla en la cultura, a un nivel superficial, de consumo.

Vía | El País de España

Highland, aplicación para trabajar con el formato de guiones Fountain

Highland

Highland

Apenas la semana pasada supimos de la existencia de Fountain, el formato de guiones desarrollado por John August y Stu Maschwitz. Con Fountain puedes escribir un guión con el más simple procesador de textos, pues es una variante de la sintaxis Markdown.

Todo lo que uno tiene que hacer es aplicar unas sencillas reglas y traducir el resultado con las herramientas adecuadas.

Pero pocos días después de publicado nuestro post, August dio a conocer Highland, una aplicación aún en fase beta, para traducir guiones de un formato a otro: de Fountain a Final Draft o PDF y viceversa. Era la herramienta que faltaba para poder escribir un guión sin necesidad de pesadas aplicaciones especiales, como Celtx o Movie Magic Screenwriter y en cualquier dispositivo con total compatibilidad.

Highland estará pronto disponible en la App Store de Apple. Esperemos que haya además versiones para el iPad o el iPhone.

Imagen de previsualización de YouTube