Seven Seconds, autopsia del sueño americano fallido

Esta fue el fin de semana de Seven Seconds. La serie de Netflix producida por Veena Sud (The Killing) creo que tomó a muchos desprevenidos. Estrenada el pasado viernes 23 de febrero, este fin de semana en las redes no se hablaba de otro trabajo audiovisual. Excepto, Black Panther, quizás. Y ambos trabajos comparten el tema racial como punto en común.

La historia arranca con impacto. Un arrollamiento y su posterior encubrimiento. Pero el incidente enseguida gana notoriedad. Primero, porque la víctima es un chico negro, oriundo de una zona de bajos recursos de Jersey City. Segundo, porque el victimario es un policía de narcóticos. Blanco. Y ya sabemos todo lo que implica la ecuación policía blanco-víctima negra, en el Estados Unidos post Rodney King. Post Ferguson.

Sobre todo cuando el caso está en manos de una fiscal negra, alcohólica, en busca de redención. Y de un detective un tanto negligente, cornudo pero con un amor desmedido hacia los perros viejos y el chicle.

Seven Seconds, radiografía del fin del American Dream

Como en The Bonfire of Vanities, el gran fresco de Tom Wolfe, el arrollamiento es apenas el incidente catalizador para poner en movimiento una trama que se convertirá en la radiografía de la sociedad estadounidense actual, fracturada por los conflictos raciales, castigada por la crisis económica. Y devorada en su totalidad por el flagelo de las drogas. La tan publicitada epidemia de opiáceos que está diezmando a los estadounidenses sin discriminar clases sociales o edades.

Pero Seven Seconds también es el retrato de un sistema judicial cuyas bases han sido carcomidas por la corrupción y la negligencia policial y que ha dejado de ser garante de la justicia.

Finalmente, pero ante nada, Seven Seconds es la crónica de la desintegración familiar por las consecuencias devastadoras de la tragedia, la violencia y la injusticia. Y en este aspecto es que la escritura del guión, y un reparto impecables, brillan.

Seven Seconds, la producción

Si algo destaca en el conjunto de una producción caracterizada por la excelente, eso es precisamente, el reparto de esta serie. Prácticamente, no hay un solo actor que desentone. Pero Regina King, quien interpreta a Regina Butler, la madre del niño arrollado, brinda una actuación digna de pasar a la historia de la televisión. Consumida por el dolor, a punto de desmoronarse, saca fuerzas de su aflicción para lanzarse a una búsqueda desesperada de la justicia.

Además de sus personajes contradictorios, llenos de defectos y flaquezas, humanos en fin; la serie te mantiene adherido a su trama a punta de revelaciones y giros argumentales sorpresivos. Una trama que te obliga a preguntarte en todo momento, «¿y qué va a pasar ahora?». La serie está inspirada en el fin ruso The Major, de Yuriy Bykov.

Hasta ahora no se ha confirmado una segunda temporada. Sí se sabe que de confirmarse, será una serie antológica. Pero un poco como en el sentido de The Wire. Puede que continúen algunos de los mismos personajes, pero la nueva temporada exploraría otro aspecto de Jersey City. De una forma parecida a como David Simon fue retratando el Baltimore post 9/11 o la New Orleans después de Katrina.

Seven Seconds es uno de los espectáculos más finos y provocadores de los últimos años. No puedo dejar de recomendarla. Eso sí. Si la van a ver, aparten un día completo para la tarea. Una vez que empiezas, es difícil parar de verla.

Anuncios

Jessica Jones regresa a su manera

De todas las series de Netflix basadas en personajes de Marvel, Jessica Jones es de la mejores. Junto con Daredevil y The Punisher, claro está.

Netflix acaba de estrenar el trailer final de la nueva temporada que, dicho sea de paso, está a punto de ser estrenada: el próximo  8 de marzo. A juzgar por su trailer, la nueva temporada se centrará básicamente en resolver el misterio de sus poderes y el conflicto de asumirse a sí misma como justiciera. Es decir, en la búsqueda del personaje de sí misma.

En este sentido, en esta pieza promocional, titulada A su manera, Jones cuenta algo de ese pasado:

Comenzaré por el principio: nmi familia completa murió en un accidente automovilístico. Alguien hizo terirbles experimentos conmigo. Fui secuestrada. Violada. Y obligada a asesinar a alguien…

Jessica Jones, intimista

Todo esto lo relata en el contexto de una terapia de manejo de ira que, a todas luces, no parece dar muchos resultados.

El camino pues, para esta temporada de Jessica Sones, para ser algo intropectivo, por no decir, intimista. Probablemente veamos en esta temporada más de uno de los personajes de The Defenders.

Krysten Ritter desde luego repite como Jessica Jones en esta segunda temporada. junto a ella actuarán Eka Darville (Malcolm Ducasse), Rachael Taylor (Trish Walker), Carrie-Anne Moss (Jeri Hogarth), J.R. Ramirez (Oscar). Mike Colter también regresa como Luke Cage.

Otro que vuelve, esta vez de entre los muertos, es Kilgrave (David Tennant), para tortura y tormento de Jessica.

Según la sinopsis de Netflix:

Jessica Jones sabe beber, es temperamental y bastante caótica. Lo único que quiere es ganarse la vida como detective privada en Nueva York. Podría ser una heroína superpoderosa, pero un pasado oscuro se lo impide.

Jones vuelve al duro oficio de investigadora privada en Nueva York. Aunque, esta vez, el caso es más personal que nunca. Rodeada de incógnitas y mentiras, hará lo que sea para descubrir la verdad.

***

The Cloverfield Paradox, verdades, trucos y paradojas

Sin duda alguna, The Cloverfield Paradox fue la noticia de la semana en el mundo cinematográfico internacional. Nada más basta darle una ojeada a los resultados de búsqueda que arroja Google, para darse cuenta de la enormidad del éxito que Netflix y J. J. Abrams se han anotado.

En este blog, la noticia más leída, por ejemplo, tenía que ver con el despertar del monstruo que azota New York en el primer film. Se trata de un artículo de una década de antigüedad. Así de mayúsculo ha sido el impacto.

Que la crítica y buena parte del público la haya destrozado y que en Rotten Tomattoes tenga un puntaje de apenas 16% parece ser lo de menos.  De hecho, es lo de menos

Cloverfield, experiencia extracinematográfica

La franquicia Cloverfield encarna un nuevo modelo cinematográfico en el que cada película es apenas una fracción de una experiencia narrativa, que en buena medida ocurre fuera de la pantalla. Antes, muchos antes del estreno. Pero también después. Tanto en Internet como en otros medios no digitales.

En el caso de 10 Cloverfield Lane, se trató de un juego de mesa que tenía como objetivo educar a los niños en las técnicas de supervivencia en un hipotético Apocalipsis. La primera de las cintas fue precedida por una campaña de intriga en la red, que guiaba a los a través de una serie de pistas sobre los antecedentes de la historia.

10 Cloverfield Lane se destapó sólo a último momento (tanto en , como parte de la franquicia. Aunque conectadas vagamente. Las dos películas compartían el concepto de historias mínimas, personales, enmarcadas en una catástrofe mundial. Con presupuestos modestos ambas, lograron rebasar la barrera de los 100 millones de dólares de recaudación en taquilla.

En general, la experiencia extracinematográfica que el universo Cloverfield propone, demanda un espectador activo. Como ya hemos notado antes, cada película es apenas un fragmento de una mucho mayor e inconclusa, que el espectador debe construir fuera de la pantalla. Es por eso que los huecos argumentales, o los errores de continuidad, no importan. Están allí por algo, para algo, para despertar la curiosidad de los espectadores.

Una curiosidad, un deseo de dilucidar los misterios de la saque los ha llevado a hacer descubrimientos inusitados como la sincronía de eventos en la primera y tercera película en el minuto 18:20 de ambas, por ejemplo.

Ambas películaS causaron una especie de shock en su estreno e inundaron la red con toda clase de hipótesis y conversaciones. Eran la mejor muestra de la efectividad de la teoría de La Misteriosa Caja Mágica, de Abrams.

The Cloverfield Paradox no se quedaría atrás.

Un anuncio a lo Apple

El inesperado anuncio que sorprendió a medio mundo con la guardia baja, acaso se haya gestado a última hora. No obstante, a principios de año, el estreno de una película relacionada con el universo Cloverfield, de la que nadie sabía el título, estaba programado para el pasado 9 de febrero. ¿Una forma forma de despistar a medio y espectadores. Probablemente sí.

The Cloverfield Paradox

La mayor paradoja de The Cloverfield Paradox es que sus carencias no le impidan ser un éxito

Esa fue la primera razón por la que causó tanto impacto el anuncio del film en el Súper Bowl. La segundo estuvo relacionada con la idea de Abrams de imitar los lanzamientos de productos de Apple.

Ni siquiera dentro de Netflix no todo el mundo sabía lo que estaba pasando. Y, en Paramount, aún menos departamentos tenían la información. Para mí fue maravilloso como la sacamos.

Me siento un poco como Apple cuando anuncian un nuevo producto y enseguida dicen «Disponible ahora». Y uno se dice «espera un momento: ellos diseñaron esta cosa, la fabricaron, la distribuyeron ¿ya nadie lo sabía?»

Literalmente no tiene sentido cómo puede suceder eso. Y así mismo se sintió así con esto. Fue increíble para mí que hayan podido mantenerlo en secreto.

Es significativo que Abrams mencione a Apple. No porque sea un fanático convicto y confeso de la marca. Sino además porque en este caso en particular, no está lidiando con un estudio cinematográfico, sino con una empresa de informática que hace y distribuye cine y TV: Netflix.

No es cine, es Netflix

El arribo de Netflix a la escena cinematográfica mundial, cambió muchos paradigmas. ¿El más importante de todos? La forma en que consumimos los contenidos audiovisuales. Todo en Netflix es inmediato. O casi. Las ventanas de distribución e han reducido al mínimo. Un film que se estrenaba en Sundance, antes habría tardado años en llegar a sus audiencias naturales. Hoy, con Netflix y demás plataformas de streaming esa espera se ha reducido a semanas. A veces, días.

Con The Cloverfield Paradox se reduce a casi nada. Cuestión de minutos, apenas. Porque a Netflix, como a Abrams, le interesa más el impacto que cause en las redes para posicionar su marca a futuro que, incluso, los beneficios económicos. Empresa informática al final, también lo suyo es la conversación en las redes y la generación de contenidos que satisfagan la demanda inmediata.

¿Algún estudio de cien tradicional se daría el lujo de quemar 11 millardos de dólares al año,  6 de los cuales invertidos en contenidos, para recibir un promedio de apenas 800 millones de beneficios? Netflix lo puede hacer porque busca posicionarse, crecer y hacer crecer su base suscriptores. Como Apple, Facebook, Tesla, SpaceX o Google en sus comienzos, también lo suyo es innovar. Por eso, no le importó desembosar más de 50 millones de dólares por una película menor.

Y nada tan innovador en el mundo cinematográfico como anunciar durante el mayor evento deportivo del año en los Estados Unidos, una película inesperada con disponibilidad inmediata. Fue La Misteriosa Caja Mágica de Abrams, pero aplicada al mercadeo y los negocios.

Netflix y Abrams se anotaron un éxito con The Cloverfield Paradox

Netflix y Abrams se anotaron un éxito con The Cloverfield Paradox

No es una franquicia, es una colección

La Misteriosa Caja Mágica de Abrams no sólo es un ingenioso ardid narrativo y promocional. También es un efectivo truco para hacer negocios. De su gira promocional llama la atención la insistencia de Abrams en aclarar que Cloverfield no es un franquicia propiamente dicha, sino una colección.

El productor y realizador imagina un estante con películas con historias extrañas, caracterizadas por el mismo punto de partida. «¿Qué tal si…?» Se trata pues de una serie de películas conectadas directa e indirectamente.

El criterio más o menos vago de la colección, le permite poner bajo el paraguas de Cloverfield, cintas modestas que de otra forma no se convertirían en éxitos taquilleros. Como 10 Cloverfield Lane, en un principio un estupendo thriller claustrofóbico de bajo presupuesto, una locación y apenas un trío de personales.

Además, le permite tomar riesgos. Como la próxima entrega de la serie. De ser ciertos los rumores, transcurriría en la II Guerra Mundial e incluiría elementos sobrenaturales como zombies.

The Cloverfield Paradox tiene huecos argumentales, errores de continudad y diálogos que rayan en lo camp. Cuenta una historia un tanto disparatada que se conecta debilmente con las otras dos películas de la colección. Pero eso no impide su disfrute ni que se convierta en el tema de conversación número 1 de la semana en las publicaciones especializadas. Ni que sea percibida como todo un éxito. Y esa es su mayor paradoja.

Netflix y J.J. Abrams sorprenden con The Cloverfield Paradox

Anoche Netflix y J.J. Abrams sorprendieron a los millones de espectadores del Super Bowl, acaso uno de los eventos televisivos y deportivos más importantes de cada año, con el anuncio de The Cloverfield Paradox.

Prácticamente de la nada, como ya es tradición en la franquicia, Netflix estrenó el trailer. Como hace dos años, con 10 Cloverfield Lane, no hubo nada parecido a una campaña de promoción. Acaso la falta de promoción fue su mejor promoción.

Netflix y Abrams seguían así con la costumbre de que todo lo relacionado con Cloverfield fuese sorpresivo. La primera película (¿hace casi más de 10 años ya?), aquella en la que un monstruo destruía Nueva York y estaba grabada con una cámara no profesional, fue anunciada con un trailer sin título. No obstante, fue precedida por una campaña de intriga en la red. Acaso una de las primeras de su tipo.

La segunda película era una especie de spinoff o historia derivada de la primera. Pero eso sólo se supo a último minuto, porque nunca se promocionó como tal. Ahora, esto.

Pero no sólo los televidentes fueron tomados por sorpresa con el anuncio de la nueva película de tan extraña franquicia.

Lo mas sorprendente de todo es que sería estrenada inmediatamente. Anoche mismo. Una vez concluido el juego. Con tan riesgoso movimiento, Netflix no sólo se aseguró el público necesario para convertir la película en la más vista en la historia de la plataforma; sino que terminó de asentar su fama de estudio rebelde, que tiene su propia forma de hacer las cosas.

The Cloverfield Paradox, ¿de qué va?

Hna pasado unas cuantas horas del anuncio y ya se conocen los detalles. Era de suponer que medio mundo se quedara después del juego sentado en el sofá, un par de horas más. Según los primeros reportes, la trama del film transcurre en medio de una crisis energética que ha desatado la guerra en La Tierra.

Desde luego, el acelerador de partículas que piensan usar con tal fin, desata algo muy diferente a la maravillosa fuente de energía no finita que esperaban despertar. Como en 10 Cloverfield Lane, la trama está relacionada con la primera cinta de manera tangencial. Pero, ¿confirma esta película la vieja teoría de cómo se despertó el monstruo de la primera cinta?

Se rumora que este año será estrenada otra cinta relacionada con Cloverfield. Pero si nos atenemos a la tradición, lo más seguro es que sean falsos. En el caso de las películas de Cloverfield, nunca hay rumores antes de su estreno.

***

¿Sueña Puigdemont con ovejas eléctricas? Acerca de la promo de Black Mirror en España

No le hice mucho caso a la promo de Black Mirror en España hasta este fin de semana pasado. Me refiero a esa promo donde aparece Rajoy, presidente del gobierno español, Maduro, Puigdemont…

Lo había tomado como un chiste provocador para ganar espectadores. En el fondo lo es. Pero este fin de semana la vi de nuevo, con un poco más de atención. Me sorprendió. Porque no es tan inocente ni inocua como parece.

(más…)

Pin It on Pinterest