Lovely Bones y los críticos

The Lovely Bones

¿Es usted un crítico de cine o un crítico literario?

La pregunta se la hace el crítico y blogger David Poland, autor de The Hot Blog, a Peter Jackson. Y se lo pregunta, precisamente, porque en su crítica, McCarthy compara el resultado del trabajo de Jackson con el exitoso libro de Alice Selbold en el que se basa y critica el exceso de efectos especiales y el vacío emocional del film. Algo que, ciertamente, han señalado otros críticos.

Porque a mí me parece que el trabajo de un crítico es analizar lo que el cineasta produjo y no lo que usted, como crítico de cine, decidió lo que debería ser la película.

Leer más

El Secreto de tus Ojos, un plano secuencia fuera de serie

Debido al exceso de trabajo atrasado que tengo, había decidido no postear nada hoy. Pero justo cuando terminaba el café matutino y me decía a mí mismo “una ducha rápida y a entrompar el guión”, dí con este extraordinario, increíble plano secuencia de El Secreto de tus Ojos, del argentino Juan José Campanella.

No sé si el plano secuencia representa un spoiler considerable, pero no pueden dejar de verlo. Actualización: @yiyo me ha confirmado que el video es un MEGA spoiler y devela una parte importante de la trama de la película. Así que ya saben: si no la han visto, no vean el video. Disculpen si ya lo vieron…

La gente de Cinencuentro, cita una entrevista en la que Campanella habla de tan impresionante toma.

Campanella, acerca de su plano secuencia

¿Cómo logró usted esa impresionante toma aérea que culmina con una persecución en primer plano, mezcla de humanos y digitales? ¿Y puede durar como seis minutos, sin que se note ningún corte?

Avance cuadro a cuadro y no verá ninguno. Ya muchos sitios de software de efectos visuales nos están pidiendo esa toma, pero ahora no voy a develar nada. Forma parte de la diversión el que todos se intriguen queriendo saber “cómo lo hizo”. Sólo diré que nos llevó dos años de preparación, tres días de rodaje con actores y 200 extras, y nueve meses de postproducción, empleando en parte el programa Massive que usó Peter Jackson para El señor de los anillos. Los de la productora “100 bares” somos los únicos en Latinoamérica que podemos y sabemos usar ese programa. Agradezcamos a nuestro supervisor de efectos visuales Rodrigo Tomasso, un entrerriano que dicta cursos en Norteamérica, y esperemos que no se lo lleven.

Rotundo éxito de taquilla en Argentina, donde poco tiempo después de su estreno superó el millón de espectadores, El Secreto de tus Ojos está protagonizada por el siempre excelente Ricardo Darín, Soledad Villamil, Guillermo Francella y Pablo Rago.

Su trama transcurre en 1974, en los días oscuros y terribles de la dictadura militar. (En realidad, en los días previos a los días oscuros y terribles de la dictadura militar).

¿Qué opinión les merece el extraordinario plano secuencia?

K-19, The Widowmaker o la caída del Muro de Berlín vista a través de binoculares desenfocados

Este fin de semana he visto K-19, The Widowmaker, de Kathryn Bigelow, primer film de ficción producido por The National Geographic. Por alguna razón que ya no recuerdo, en su momento, consideré no verla.

Acaso por culpa de alguna mala crítica (aún le hago caso a ciertos críticos de cine, pero cada día es menos). Y ahora me arrepiento, pues me ha parecido un peliculón (también vi su última producción, The Hurt Locker, pero la dejo para un próximo post).

K-19, The Widowmaker, la historia real

La cinta cuenta la historia del K-19, primer submarino nuclear soviético armado con misiles balísticos, concebido como el arma de guerra definitiva. Pero fue construido con la mayor de las chapuzas. Tenía goteras, instrumentos que daban lecturas erróneas (cuando las daban), operadores alcohólicos y llaves que se desprendían de sus tubos.

La mitad de su tripulación no tenía la menor idea de qué hacer. Tal era la inoperancia y el desorden, que el K-19 había cobrado la vida de varios hombres antes de salir del dique seco. Y sin que su construcción hubiera terminado.

Por eso lo apodaron Hiroshima, en alusión a la mortandad causada por la bomba atómica que los aliados arrojaron sobre la ciudad japonesa. Aunque este apodo en la película fue cambiado por el de “Hacedor de Viudas” (The Widowmaker).

A pesar de todo, y como solía suceder en los países del Bloque Socialista, el K-19, The Widowmaker fue apresuradamente botado a las aguas para complacer a los burócratas militares y políticos de turno, enfrascados en una letal y absurda competencia armamentista contra los Estados Unidos.

Lo cierto es que, por las precarias condiciones en la que fue botado, era muy probable que la nave sufriera un accidente de algún tipo. Y lo sufrió. Un accidente que por algunas horas puso al mundo al borde del holocausto termonuclear. Pero del que sólo tendríamos noticias muchos años después, cuando cayó el Muro de Berlín, un día como hoy de hace 20 años.

K-19, The Widowmaker, la metáfora

Creo que el drama del K-19, The Widowmaker podría tomarse como una suerte de metáfora de lo que ocurrió con el sistema entero. Lejos de quienes piensan que se trató de un triunfo de las políticas de Ronald Reagan —conservadores y derechistas aún suelen decir que fue el hombre que ganó la Guerra Fría—, creo que las causas fueron internas.

Paralizado por la inoperancia y la chapucería de sus burócratas, la vanidad y la intransigencia de sus dirigentes políticos, y la falta de motivación de sus profesionales y del ciudadano común. El sistema se fue hipertrofiando hasta perder toda capacidad de movimiento.

Y finalmente, implosionó.

Chapucerías tras el muro

Yo trabaja entonces en un diario y desde allí todos pudimos seguir de cerca, casi que minuto a minuto, por medio de los cables que vomitaban las agencias de noticias de través de los teletipos. Poco después del derrumbe, visité Alemania y en Berlín le di unos cuantos martillazos a los restos del muro. Aún conservo algunas de sus piedras.

Ya entonces, pocos meses después, había buhoneros y mendigos de los países del Este. El capitalismo comenzaba a mostrarles esa cara, dura y feroz, que siempre ocultó la propaganda.

En ese viaje supe los primeros chistes sobre la pésima calidad de los productos que se fabricaban tras La Cortina de Hierro. Uno de los blancos preferidos de los alemanes occidentales era el automóvil Trabant, que cariñosamente apodaban Trabbi. Fabricado en la RDA, con carrocería de resina y motor de dos cilindros a dos tiempos, de él se solía decir, quizás injustamente, que su precio variaba según la cantidad de gasolina en su tanque.

Claro, esto lo decían los orgullosos habitantes de la RFA, una nación que fabricaba el Mercedez, el BMW e, incluso, el Volkswagen.

Ese mismo año viajé a Cuba para estudiar cine. Los bolos, como jocosamente le decían los cubanos a losrusos, comenzaban a abandonar el país. Y a la isla llegaban cientos de periodistas con la vana esperanza de ser testigos de una Primavera Cubana que, dos décadas después, sigue sin llegar.

En Cuba comencé a experimentar lo que acaso sentían, en mayor medida claro está y sin punto de comparación, los tripulantes del K-19. Los aparatos eléctricos que los bolos habían llevado a la isla, eran poco menos que trastos inservibles.

Inventario de la inoperancia tecnológica socialista

Las lavadoras te dejaban la ropa hecha jirones (un amigo brasileño llamaba a la suya La Krúpskaya, en honor a la esposa de Lenin). Los aparatos de aire acondicionado no enfriaban y las calefacciones no calentaban. Tampoco era mucho problema para los cubanos. Les bastaba usar el aire acondicionado en invierno y la calefacción en verano.

Los automóviles Lada rodaban unos cuantos meses antes de descomponerse quizás para siempre. El mismo amigo brasileño había bautizado Alicia Alonso al suyo, porque cada vez que pisaba el freno, el automóvil describía una serie de suaves y graciosas curvas antes de detenerse por completo, lo que a él le recordaba a la legendaria ballena cubana.

Los televisores tenían los colores cambiados. Y de no ser por Radio Reloj, los cubanos habrían llegado (más) tarde a todos lados, si se hubieran confiado a los siempre atrasados relojes moscovitas.

Tampoco enfriaban las neveras, pero se desbordaban de escarcha. Los bolos resolvían este problema, vendiendo el aparato con un ventilador adicional que el usuario debía meter, encendido, dentro del congelador, para deshielarlo.

Los cubanos, por supuesto, usaban el ventilador para refrescarse ellos. La nevera, pues, mientras más escarcha, mejor.

Peladores de papa y chatarra militar soviética en Cuba

Acerca de la mala calidad de los trastos soviéticos, los cubanos tenían un chiste sobre una competencia de máquinas para pelar papas que, lastimosamente, he olvidado. Sólo recuerdo que el pelador de papas soviético tenía un cubano dentro (dentro del pelador, no del soviético) que hacía todo el trabajo.

Y una vez, un amigo cubano, sargento de infantería, me contó cómo durante un ejercicio militar conjunto, a un general bolo casi le da un ataque al comprobar que los binoculares no hacían foco. Y que a través de los sistemas de visión nocturna de los tanques no se veía nada. Tanto los binoculares como los sistemas de visión nocturna, desde luego, habían sido fabricados por los bolos.

Claro, no todo eran trastos inservibles. Por ejemplo, había cámaras fotográficas que nada tenían que envidiarle a sus pares capitalistas. Yo aún conservo un modelo como el que aparece en la escena del Ártico en K-19, The Widowmaker. Aunque creo que era fabricada en la RDA.

Si así eran los aparatos que había en Cuba, daba terror imaginarse lo que podía ser la Unión Soviética y el Bloque Socialista en pleno. Como supimos después de la caída del Muro de Berlín, puede que pocas cosas funcionaran bien allá dentro.

O que quizás, sencillamente, funcionaran. Chernóbil, el K-19, The Widowmaker y hasta la propia desaparición del sistema, quizá sean prueba de ello.

Das weiße Band, trailer del film de Haneke

Póster de Das weiße Band, de Michael Haneke
Póster de Das weiße Band, de Michael Haneke
Festival de Cannes con Das weiße Band, un filme que busca las raíces del Nacional Socialismo en la infancia alemana de principios del siglo XX.

Es una idea provocadora y un enfoque original sobre el tema y al mismo tiempo es tan sencilla y hasta obvia que no me explico cómo a nadie se le había ocurrido antes.

La trama del filme gira en torno a una serie de extraños acontecidos en un pequeño pueblo, en 1913. Se habla de niños torturados, e incendios. Un maestro de escuela será el encargado de descubrir la horrible verdad tras las apariencias cotidianas, inofensivas.

A continuación podrán ver un trailer de la película y una entrevista con su realizador. en la conversación, Haneke aclara que la película no es la adaptación de novela alguna, sino en guión original que coloca al espectador en una zona de incertidumbre desde su mismo comienzo, un recurso muy cercano a la literatura.

Haneke también cuenta cómo ha sido el proceso de selección del reparto de su película.

Leer más

Tarde de ‘Avatar’

Esta tarde, se presentará el preludio de lo que acaso sea el acontecimiento cinematográfico de la década. Hoy será la proyección de un avance de 15 minutos de ‘Avatar’, de James Cameron. El evento tendrá lugar en Cinex, en el C.C. Tolón y será completamente gratis. Después de una ausencia de casi década y media … Leer más

Bigelow, el género en el cine y el cine de género

A propósito del estreno de su última película, The Hurt Locker, The New York Times publica una semblanza de Kathryn Bigelow. El filme se centra en las actividades de un escuadrón de explosivistas en Irak, lo que acaso lo dice de todo.

Según el reportaje, la película resulta incómoda para muchos críticos pues no contiene, en apariencia, un mensaje antibélico. Todo lo contrario, gracias al extraordinario estilo de la realizadora, el publico casi puede sentir el vértigo de la adicción a la guerra.

The Hurt Locker no transita por el camino de productos militaristas de Holliwood del tipo Top Gun y Transformers, pero tampoco es un sermón antibélico. Es un diagnóstico, no prescriptivo: es una mirada analítica, pero visceral, a la forma en la que la experiencia de la guerra cambia a los hombres, de qué mala manera les come el cerebro hasta volverlos adictos a ella.

Leer más

Cannes 2009: Haneke se lleva la Palma de Oro con ‘Das weisse band’

Haneke gana con Das weisse band

Das weisse band es una exploración de la infancia del nazismo, una idea realmente simple pero que en manos de Haneke, quien además de cineasta es filósofo y psicólogo, dicen que resulta iluminadora. En una entrevista con el diario El País de España, Haneke explica que su intención era “hacer una película sobre cómo todo … Leer más

De Fringe a Star Trek, huevos de pascua, misterios y reflejos en el lente

He estado tan ocupado que no he podido actualizar el blog en dos días –¡dos días!–, tengo un par de entrevistas pendientes por escribir y publicar y hasta he tenido que madrugar hoy sábado para ver el capítulo final de la primera temporada de Fringe; una serie de J.J. Abrams, que resulta tan disparatada como adictiva.

En los Estados Unidos, el final de temporada de la serie coincidió con el estreno en los cines de Star Trek, una nueva adaptación a la gran pantalla de la añeja y querida serie de TV.

Leer más

Blomkamp presenta el trailer de District 9


District 9 (Trailer 1)

La semana pasada marqué en mi lector de feeds una información a la que en principio, no le hice mucho caso.

La nota en cuestión daba cuenta de un extraño suceso ocurrido hace dos años cuyo protagonista un autómata rebelde propiedad de una empresa sueca.

Al parecer, el robot tenía problemas de funcionamiento, y un empleado trató de apagarlo para repararlo. Pero el aparato, diseñado para levantar y trasladar rocas, no se apagó. En vez de eso, con sus pinzas tomó al hombre por la cabeza, lo zarandeó y lo lanzó lejos.

Poco después, dos lectores del blog se comunicaron conmigo para expresarme lo mucho que les había impresionado esta información.

Leer más

GUÍA CORTA PARA

ESCRIBIR UN CORTO

Descarga gratis nuestra GUÍA CORTA PARA ESCRIBIR UN CORTO te guiará a través de la compleja tarea de escribir un cortometraje y, de paso, aprenderás nociones básicas de dramaturgia.

¿No sabes por dónde comenzar? Tranquilo, sólo descarga nuestra guía gratis. 

Mira el vídeo y lee nuestro tutorial.

¡La Guía corta para escribir un corto va en camino!

¿Quieres recibir mensajes de Blogacine?    OK No, gracias