Us de Jordan Peele: enemigos internos

El miedo, el terror, es un mecanismo instintivo de supervivencia. Y, como tal, es un territorio dominado por lo no racional. Por lo irracional. Tememos a lo desconocido. A lo que no podemos explicar. A lo diferente. Sobre todo, si lo desconocido invade nuestro espacio vital, ese refugio donde nos sentimos protegidos y seguros.

Ese es el miedo básico que sustenta el subgénero de terror conocido como Home Invasion: películas que se basan en la invariable premisa de la invasión del hogar por lo desconocido, lo peligroso, lo inexplicable.

Pero como dice Umberto Eco, el racismo y la xenofobia se expresan en los animales como territorialidad. De modo pues que el Home Invasion también puede ser leído como la expresión de los temores que dan razón de ser a los nacionalismos y totalitarismos. O a ideologías que buscan la cohesión de un grupo humano por medio de la paranoia y el miedo a un enemigo externo.

O interno.

Us de jordan Peele
La familia y su sombra: negros, pobres, discriminados y republicanos

Us, cuando somos nuestros peores enemigos

Us de Jordan Peele es básicamente un Home Invasion que explora el miedo al enemigo interno.

Si en Get Out, su exitosa ópera prima, la invasión se daba en un sentido inverso, con el protagonista «invadiendo» el espacio de seguridad donde habita la amenaza; en Us, la vuelta de tuerca no es menos interesante: la amenaza que invade nuestro espacio somos nosotros mismos.

El nuevo film de Peele, sin embargo, no se agota en lo meramenete personal o íntimo, ni en las peripecias de la familia invadida. Como Get Out, Us también busca ser un comentario político y social de la situación actual de los Estados Unidos. Y más específicamente, de sociedad afroamericana.

Si en Get Out Peele lanzaba sus dardos contra la progresía blanca estadounidense que enarbola una falsa tolerancia y una solidaridad snob ante el abismo racial americano, en Us, los dardos apuntan al aburguesamiento de las familias negras estadounidenses y su progresivo blanqueamiento para sumarse al american way of life.

La familia protagonista de Us es un vivo retrato de la familia negra integrada. El padre, castrado y empecinado en mierdas de blanco, como los botes. La madre, con sus trenzas que semejan cabello lacio. Y sus hijos, que sufren las consecuencias de esa falsa integración y prefieren refugiarse en la soledad o el mutismo. Cuando no prefieren llegar al extremo de usar máscaras.

Us de Jordan Peele
La villana, con afro, orgullosa de sus raíces negra. La protagonistas, con trenzas para remedar cabello lacio.

Pero como en Get Out, en el fondo la crítica está dirigida hacia la integración racial. En Get Out, la fuente del terror provenía de una relación interracial, del protagonista negro con su novia blanca, progresista y, muy probablemente, demócrata. En Us la integración se expresa en la territorialidad: una familia de negros que vive en un barrios de clase de alta de blancos acomodados, que oyen a los Beach Boys pero que toleran la cultura negra (cuando no se la apropian, como en el caso del hip hop).

Us de Jordan Peele: rojo y negro

En Us, la crítica contra la integración racial se expresa en un nivel colectivo en la forma de una gran cadena humana que pretende cruzar a lo largo y ancho del territorio norteamericano, integrada por ciudadanos uniformados con overoles rojos.

Que los integrantes de la cadena humana estén vestido de rojo no es gratuito. En Us, Jordan Peele usa el color para hacer su comentario político más concreto: el rojo es el color del Partido Republicano. De modo pues que su crítica no está dirigida sólo a los negros acomodados, sino también a los negros de derecha. Sí, a esos que votaron a Trump en las últimas elecciones. A los Kanye West de los Estados Unidos.

Sobre todo, los pobres, discriminados e ignorados del subsuelo.

No en vano la cadena humana semeja un muro y a los personajes principales, al verse invadidos, no se les ocurre otra cosa que a tantos progresistas estadounidenses al descubrir el resultado de las elecciones de 2016: irse a México.

Rojo es un color republicano

Pero fuera de los Estados Unidos, la elección del rojo para uniformar a las sombras tiene connotaciones muy diferentes, pues nos remite a los films de terror de la guerra fría, que usaban la metáfora de la invasión para promover la paranoía contra el comunismo. Un poco a la manera de The Invasion of the Body Snatchers. 

Desafortunadamente, la película decae en su tercer acto, cuando llega el momento de las explicaciones de rigor. ¿De verdad hacía falta? Y, luego, un final inesperado —una práctica que en Hollywood está destruyendo todas las buenas películas de terror— termina de malograr lo que hasta el momento venía siendo una buena película, al hacer que todo lo que habíamos visto hasta ese momento, perdiera toda su lógica.

Wrap out

Como tantos Home InvasionsUs de Jordan Peele expresa el instintivo miedo territorial al otro, al diferente, sólo que con el interesante giro de que esta vez, ese enemigo interno somos nosotros mismos. Pelee repite la crítica de Get Out contra la integración racial en Estados Unidos. Sólo que esta vez el blanco de sus críticas, valga la redundancia, no son sólo los blancos progresistas adinerados; sino las familias negras republicanas, tanto las acomodadas de la superficie, como las pobres y discriminadas del subsuelo.

El film no obstante decae en el tercer acto, con largas escenas de explicaciones —que sobran— y un final sorpresivo en el que la verdadera sorpresa sea quizás que nada de lo que habíamos visto tiene sentido alguno.

Anuncios

Se estrena Un lugar en silencio, se despeja la incógnita

Hoy se estrena una de las películas más esperadas de la temporada: Un lugar en silencio, la cinta de terror dirigida por John Krasinksi y protagonizada por Emily Blunt. Y con su estreno, se despejará una duda que circula en las redes desde su pase en el último SXSW. ¿Cómo se escuchará en las salas de cine de los multiplexes, de los malls y centros comerciales?

 Un lugar en silencio cuenta la historia de una familia que, para sobrevivir en un mundo post-apocalíptico, debe guardar absoluto silencio y evitar hacer cualquier clase de ruido. Del silencio depende la vida de todos.

Con tal sinopsis, es de esperarse que gran parte del efecto aterrador del film dependa de su diseño sonoro. Un diseño que, adivinamos, está compuesto de ambientes naturales y, desde luego, silencios.

Después de sus pases en el festival SXSW, los espectadores fueron directo a Twitter a preguntarse cómo sería la experiencia de ver este film con una audiencia de chupadores de caramelos, ruidosos masticadores de crujiente popcorn, sorbedores estentóreos de Coca Cola, comentadores en voz alta de la película en tiempo real, conversadores incontinentes, estornudadores y tosedores. Y ringtones.

El caso de Hush

Hace algún tiempo atrás, el director Mike Flanagan consideró hacer su film Hush completamente silente. Dado que su protagonista era una sordomuda asediada por un psicópata en un paraje solitario, tan radical decisión creativa se le hacía completamente lógica.

Hasta que pensó en la legión de espectadores que estrujaría los envoltorios de papas fritas de cabo a rabo del film. Y enseguida desistió de la idea. Curiosamente, Hush fue director a Netflix y no pasó por las salas de cine. Quizás debió seguir adelante con su proyecto.

Un lugar en silencio está producida por Michael Bay y hasta ahora ha sido un éxito de crítica. Quiénes ya han podido verla alaban el extraordinario trabajo sonoro, las estupendas actuaciones y la originalidad de la propuesta. Una película realmente aterradora. La página Rotten Tomatoes le da un puntaje casi perfecto de 96%.

¿Verán este fin de semana Un lugar en silencio? Nos encantaría que nos contaran su experiencia.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

The Woods cambia de título y se revela como una continuación de The Blair Witch

Vaya noticia para comenzar el fin de semana: The Woods es The Blair Witch Project.

Una que nadie vio venir. Sobre todo, los amantes del cine de terror. The Woods, que hace poco estrenara un teaser que muchos consideraron sencillamente escalofriantes, acaba de cambiar de título.

Ahora se llama, nada más y nada menos que The Blair Witch, convirtiéndose así en la continuación oficial de uno de las grandes cumbres del cine de terror, The Blair Witch Project.

Dirigida por  Adam Wingard —autor también de esa pequeña joya de las home invasion movies, titulada You’re Next—, la trama de The Blair Witch gira en torno al hermano de Heather Donahue, una de las víctimas del filme original.

Está vez, el hermano organizará una expedición para descubrir la verdad sobr esu hermana.

Y, a juzgar por el trailer, terminan descubriendo mucho, mucho, mucho más.

¿Lo más loco del caso? Que la noticia es lo más lógico del mundo. Bien mirado el asunto, la cosa era casi que obvia. Claro, esto es fácil decirlo después de que se haya dado a conocer la noticia en el Comic Com.

Desde luego, los amantes de la película original, del género del terror y del subgénero del found footage se han volcado a las redes a desmenuzar la noticia.

Ahora, toca esperar a fines de año para ver si la película resulta tan aterradora como sus materiales promocionales. En Estados Unidos se estrena el 16 de septiembre (2016).

The Woods, algunas reacciones en Twitter

Pin It on Pinterest