Publicada en

Editar con gestos, a lo Minority Report

Editar con gestos, a lo Minority Report

Desde que apareció el Kinect, el artilugio que nos permite interactuar con la consola de vídeo juegos Xbox a punta de gestos y movimientos, no he dejado de soñar con una tecnología similar que nos permita controlar las aplicaciones de edición no lineal. Sobre todo, el nuevo Final Cut Pro X, cuyo diseño favorece este tipo de interacciones —por ejemplo, yo prefiero el Magic Trackpad al ratón, a la hora de editar.

Minority Report, edición no lineal, holográfica y gestual
Minority Report, edición no lineal, holográfica y gestual

Y es que un sistema basado en gestos, nos remite a los tiempos de la edición lineal en mesas Steenbeck o KEM —a los editores de mi generación, aclaro; pues otros se remontarán hasta las añejas moviolas verticales— cuando el montaje no sólo era un ejercicio mental, sino también físico.

El arribo de las pantallas táctiles, de los teléfonos inteligentes y las tabletas, acercó aún más esta posibilidad:
Sigue leyendo Editar con gestos, a lo Minority Report

Minority Report [Blu-ray]


De nuevo: $7.97 USD En Stock

Publicada en

Apple presenta un nuevo y revolucionario Final Cut Pro X

El nuevo Final Cut Pro X
El nuevo Final Cut Pro X

Ocurrió hace apenas unas horas en el SuperMeet, un evento que todos los años tiene lugar en el marco de la exposición de la NAB. De alguna manera también se esperaba, pues desde hace un par de meses se sabía que venía. Jobs lo había anunciado. Luego, hubo reportes de gente que hasta tuvo la oportunidad de usar una versión beta y le parecía maravillosa.

Finalmente, se ha dado a conocer la nueva versión de la popular y revolucionaria herramienta de edición no lineal de Apple, el Final Cut Pro X. Reescrita desde cero para aprovechar la arquitectura de 64 bits, Apple promete que la nueva versión será tan revolucionaria como la primera versión. Costará 299 dólares y podrá ser descargada desde la Mac App Store en junio. No me queda claro si vendrá acompañada de otras aplicaciones, pero me parece que no. Incluso, me da la impresión de que muchas de las funciones de las otras aplicaciones de la suite han sido fundidas en el nuevo FCPX. Tal parece cer el caso de Color y Soundtrack.

Final Cut Pro X
Final Cut Pro X
El Final Cut Pro X tiene la capacidad de usar ilimitada cantidad de RAM y aprovechar todos los núcleos del procesador. Utiliza ColorSync para gestionar el color. Tiene capacidad de reproducción independiente de la resolución hasta 4K —sí, leyeron bien: 4K— y puede trabajar de forma nativa con los codecs H.264 y AVCHD, lo que quiere decir que se podrá trabajar con el material de la Canon y otras DSLR sin necesidad de transcodificar.

En el nuevo timeline se podrán combinar materiales de varios tipos, sin render de ningún tipo. De hecho, no hay hay que rendear —perdón por el hórrido anglicismo— nada, pues la nueva aplicación aprovecha cada núcleo del procesador para hacerlo en segundo plano, de forma instantánea. Además, el timeline es magnético y aparta del camino los clips para evitar colisiones y sobreescritura accidentales. El timeline también es indexado, para facilitar búsquedas y muestra el contenido de los clips con sólo pasar por encima el cursor.

Tiene modo de visualización de celuloide (filmstrip), agrupación de varios clips en uno sólo de forma más simple y un nuevo editor de precisión para el recortado (triming) de tomas. Por si fuera poco, se pueden añadir y visualizar metadatos en diferentes regiones de los planos, manejar fotogramas-clave con herramientas Bezier y curvas también en el timeline. Los fotogramas-clave se pueden animar de forma automática como en Motion, aunque sin necesidad de pulsar el botón de “Grabar” y la aplicación trae incluido el efecto Ken Burns automático, herencia de iMovie.

Interfaz para la corrección de color en el nuevo FCPX
Interfaz para la corrección de color en el nuevo FCPX
Y en un movimiento radical que pondrá de rodillas a millones de editores en todo el mundo, el nuevo Final Cut Pro X también incluye la función de sincronización automática de audio y video (a la manera de Plural Eyes), lo que redundará en un ahorro de miles de horas-hombre (u horas-mujer, según sea el caso) en algo que, más que una tarea, es un verdadero karma en vida. El timeline también se muestran en tiempo real las ondas de sonido, los picos de saturación, nuevas herramientas de fundidos y control automático del número de pistas.

Como en iMovie, el FCPX puede estabilizar la imagen, corregir el balance sonoro y reducir el ruido ambiental de forma automática al realizar la ingestión de material. También puede detectar automáticamente escenas, valores de plano, velocidad de fotogramas y rostros —individuales y en grupo— y organizar todo en colecciones inteligentes. Esto quiere decir, por ejemplo, que podrás tener carpetas con todos los primeros planos de tu película o con todos las tomas de cada uno de tus actores.

En un modo de presentación llamado Auditioning, se pueden reproducir diferentes versiones del montaje. Finalmente, otras novedades que despertarán la devoción de postproductores de toda clase: entre las nuevas opciones de corrección avanzadas de color se incluye la posibilidad de equiparar el color de dos tomas distintas con un sólo golpe de ratón. Es decir, con un sólo clic.

Visto todo lo anterior —que sólo es una versión sin terminar de la aplicación, ojo— no nos queda más que decir: gracias San Jobs por los favores recibidos. Sólo esperemos que, como suele suceder con Apple, a cambio de estas mejoras no perdamos herramientas invaluables del pasado, como Cinema Tools

Publicada en

Nope, tal parece que Final Cut Pro seguirá siendo pro

finalcutcaptura3

Jobs le responde a William

Las noticias sobre un posible rediseño del Final Cut Pro para satisfacer las necesidades de consumidores no profesionales, causaron honda preocupación entre editores y postproductores de todo el mundo.

Y no era para menos.

William Zitser (@williamzitser), montador (y lector de BlogaCine) consultó a Steve Jobs, vía email, acerca de la veracidad de las informaciones publicadas por AppleInsider. La breve respuesta —como es su costumbre— del CEO de Apple fue:

Nope. No creas en todo lo que lees.

En la sección de comentarios del post de ayer, Daniel Cadavieco nos remitía a una información publicada por CNET, que recoge las declaraciones de Bill Evans, vocero de Apple, sobre el tema:

Final Cut Pro es la primera opción para los editores de vídeo profesional, y nunca hemos estado tan emocionados acerca de su futuro. La próxima versión de Final Cut va a ser impresionante, y a nuestros clientes profesionales les va a encantar.

De modo pues, que no hay que preocuparse…

… Por ahora.

Publicada en

¿Punto final para el Final Cut Pro?

apple-profesional-final-cut-thumb.png
¿Será la séptima, la última versión del Final Cut Pro con esta interfaz?

Lo sabía. Tarde o temprano tiene que ocurrir. Lo sospecho desde hace algún tiempo. Desde que Apple dejó de llamarse Apple Computer Inc. Desde que desapareció el nombre de Macintosh de la línea de computadoras. Desde que el iPod, y después el iPhone, se entronizaron como el alpha y omega de los productos de la compañía de la manzana.

Desde hace semanas circulan los rumores. Primero, una serie de despidos y renuncias en el departamento de desarrollo de interfaces de la línea de aplicaciones profesionales. Luego, los anuncios de reclutamiento de personal, de ingenieros y diseñadores, para cubrir las vacantes. La sospecha de repente se transformó en certidumbre cuando el mismísimo Steve Jobs lo confirmó todo vía email. Y anunció que la próxima versión del Final Cut Pro sería maravillosa.

Ayer, las piezas del rompecabezas comenzaron a encajar. Según Apple Insider, Randy Ubillos, desarrollador original de la aplicación, ha sido puesto al frente del equipo de desarrollo. Según la publicación electrónica, la idea es rediseñar la aplicación para satisfacer las necesidades de lo que en inglés llaman “prosumer”. Estamos hablando aquí que dejará de ser una aplicación avanzada para convertirse en una herramienta semiprofesional. Es decir, bajará a la categoría del Final Cut Express. Y quizás lo sustituya.

¿Acaso la desaparición de los puertos Firewire de casi toda la línea de computadoras no contituye un presagio de lo que está por venir?

Para más inri, valga un dato aterrador: Ubillos fue el autor del descuartizamiento del iMovie. ¿Se acuerdan? En sus manos, el venerable software de edición se convirtió en una horrible e inmanejable herramienta para catalogar videos y prepararlos para subirlos a Youtube. ¿Pasará lo mismo con el Final Cut Pro? ¿O será que acaso se convierta en la primera suite gestual de edición no lineal, construida a partir de la metáfora de una moviola virtual, para el iPad?

Por otra parte, la verdad es que la aplicación que dio inicio a la revolución digital al poner al alcance de todos la edición profesional de video comenzaba a quedarse rezagada. Actualmente estoy editando un encargo y he notado que se ha hecho más lenta, más pesada. Le ha salido panza y empieza a caérsele el cabello. Pronto necesitará lentes para leer. Tiene todo tipo de achaques, bugs desesperantes que hacen muy ingrata la tarea de editar.

Tan ingrato ha sido que desde hace días vengo leyendo sobre la nueva versión del Adobe Premiere Pro CS5, que corre sobre 64 bits (extrañamente, Final Cut Pro aún no), se integra perfectamente con el After Effects y, de paso, acepta en su timeline todo tipo de codecs. ¿Alguno de ustedes lo ha probado ya? ¿Qué opinan? ¿Están dispuestos a dar el salto sin traumas?

Publicada en

Canon libera plugin gratuito para editar material de cámaras DSLR en FCP

TimeCode_withEOS_Movie_Plug.jpg
El nuvo plugin permite hacer una imagen de disco de las tarjetas

Editar el material es una de las grandes desventajas de trabajar con las cámaras DSLR. El H.264 no es codec concebido para la edición, lo que hace obligatoria su transcodificación. Se trata de un engorroso paso previo que consume tiempo y recursos del sistema. No obstante, la gente de Canon ha desarrollado un plugin para Final Cut Pro que alivia mucho el proceso.

Para empezar, reduce en una tercera parte el tiempo de transcodificación (aunque puede variar según el codec al que se quiera codificar). Por otro lado, permite la ingesta de material usando el proceso tradicional del Final Cut Pro (como la ventana de Log&Transfer), añade códigos de tiempo a los archivos, la posibilidad de ingestar y codificar el material a usar, estableciendo puntos de entrada y salida y, acaso la función más interesante, la posibilidad de crear una imagen de disco (DMG) de las tarjetas, lo que las libera para su uso inmediato y facilita la tarea de respaldar el material.

El plugin está disponible para su descarga gratuita.

(¡Gracias, Alejo!)

Publicada en

Edición y atención humana, ¿la fórmula matemática del éxito de las películas de Hollywood?

action_films.jpg
Gráfico con la fluctuación de la longitud de planos de tres películas de diferentes décadas
Gráfico de la fluctuación de la longitud de planos de tres películas

El profesor de psicología e investigador de la Universidad de Cornell (Ithaca, New York), James Cutting (curiosamente, el apellido combina con su investigación), al frente de un equipo de investigadores, han descubierto que la longitud o duración de los planos de las películas modernas, especialmente del género de acción, responden al mismo patrón matemático que describe la fluctuación en la capacidad de atención humana; así como otros fenómenos naturales como las inundaciones anuales del Nilo (según las descripciones del teórico del caos, Benoit Mandelbrot), las turbulencias aéreas o ciertos patrones musicales.

El patrón matemático fue diseñado por científicos de la Universidad de Texas a princiios de los 90, quienes estudiaron las fluctuaciones de la atención de sujetos que realizaron cientos de tareas. Los investigadores convirtieron entonces los resultados en forma de ondas por medio de la ecuación matemática de Fourier.

Cutting midió la duración o longitud de cada plano de un total de 150 películas taquilleras, estrenadas entre 1935 y 2005 y de varios géneros. Luego convirtió los resultados en ondas por cada película.

Lo que descubrió es que las fluctuaciones de la longitud de los planos se ha ido acercando en nuestros días al patrón conocido como Pink Noise (Ruido Rosa) o, lo que es lo mismo, la fluctuación 1/f. Según esto, la magnitud de las ondas se incrementa en la misma medida en que su frecuencia se reduce, con lo que los períodos de atención (y en este caso, la duración de los planos de las películas modernas) se suceden en intervalos regulares en el tiempo (o a lo largo de un film).

En cristiano: que la duración de los planos de una película, actualmente tienen a fluctuar en intervalos regulares, de la misma forma que la capacidad de atención de los espectadores.

Estos resultados sugieren que progresivamente, las estructuras de las películas de Hollywood se han organizado en paquetes de planos de longitudes similares. Por ejemplo, las secuencias de acción se agrupan en paquetes de planos relativamente cortos; mientras que las secuencias de diálogo (con un montaje alternativo de planos y contraplanos centrados en los interlocutores) tienen a ser agrupaciones de planos largos o de mayor duración. De esta forma, los editores y directores han incrementado gradualmente su control sobre el momentum visual de su narrativa, haciendo que las relaciones entre la longitud de sus planos sea más coherente a lo largo de un período de 70 años.

Cutting estima que obedecer el patrón matemático 1/f, hace que las películas “resuenen con el mismo ritmo de la atención humana”, lo que las hace más emocionante. Su hipótesis es que las películas editadas de esta forma, tienden a tener más éxito, y sus estilos de rodaje y edición, a ser más copiados. El mismo patrón puede ser encontrado en fenómenos físicos, biológicos, culturales y mentales. Para él, esta evolución se ha dado de forma espontánea y natural, no intencional.

En su estudio, el profesor asegura que ciertos films noir (Detour, 1945; Mildred Pierce, 1945; Asphalt Jungle, 1950; Sunset Boulevard, 1950) no responden a la Ley 1/f, lo que sugiere que no siguen un patrón matemático en las relaciones de longitud de sus planos; mientras que algunas exitosas películas de Hitchcock (The 39 Steps, 1935; ForeignCorrespondent, 1940; Rebecca, 1940; Spellbound, 1945; TheTrouble with Harry, 1955; y To Catch a Thief, 1955) sugieren lo contrario.

En cuanto a los géneros, el de acción es el que más se acerca al patrón 1/f, seguido por los géneros de aventura, de animación, de comedia y drama. Sin embargo, algunas exitosas cintas estudiadas que no pertenecen al género de acción, también mostraron un patrón cercano a 1/f: The Perfect Storm, aventura; Pretty Woman, comedia; Rebel Without a Cause, drama; Cenicienta, animación y The 39 Steps, drama.

Como dato curioso, la media de planos de las películas estudiadas es de 1.132. De la muestra del estudio, la cinta con menos planos es Seven Year Itch (231) y la de mayor cantidad es King Kong (la versión reciente de Peter Jackson) con 3 mil 99.

En resumen, el estudio de Cutting sugiere que, en el futuro, los editores y cineastas deberían conscientemente editar sus películas tratando de seguir el patrón 1/f para lograr una mayor empatía con el público y capturar de una forma más efectiva su atención.

Resumen de la investigación | Descargar .PDF

Vía | Koktte

Publicada en

VideoLAN incursionará en la edición no lineal

Ya viene el VideoLAn Movie Creator
Ya viene el VideoLAn Movie Creator
Los desarrolladores del popular reproductor de video VLC revelaron que están desarrollando un programa de edición no lineal, para los sistemas operativos Windows, Linux y OSX. El VideoLAN Movie Creator está en sus primeras fases de desarrollo, pero ya se sabe que será de fuente abierta y de descarga gratuita. Sus desarrolladores se están enfocando en la facilidad de uso y la sencillez de su interfaz. La idea es que se convierta en una opción para la edición no profesional de videos. Ojalá se parezca al viejo iMovie ’06 de Apple. (Gracias, Alejo)

Publicada en

Scorsese habla sobre Woodstock

Thelma Schoonmaker y Martin Scorsese, en la sala de edición de Woodstock
Thelma Schoonmaker y Martin Scorsese, en la sala de edición de Woodstock

En agosto pasado se cumplieron 40 años del mítico festival de Woodstock. El realizador ítaloamericano Martin Scorsese fue uno de los editores del film y asistió al concierto para supervisar el trabajo de campo. Tenía 26 años entonces.

Lo que sigue son algunos fragmentos de su prólogo para el libro “Woodstock: Three Days That Rocked the World“, de Mike Evans y Paul Kingsbury.

Sigue leyendo Scorsese habla sobre Woodstock

Publicada en

Final Cut Studio, una nueva versión

El nuevo Final Cut Studio
El nuevo Final Cut Studio

Hay una nueva versión del Final Cut Studio, la suite de postproducción de Apple, en la calle desde hace un par de días. El paquete está repleto de mejoras y nuevas funciones, como nuevos codecs ProRes, flujos de trabajo adaptados a los procesos del cine digital o una integración más fluida entre las diferentes aplicaciones. Se ha reescrito casi por completo la aplicación de codificación Compressor y ahora, cuando se exporta desde el Final Cut Pro, puede uno seguir trabajando –sí, el fin del viejo pasatiempo de mirar absorto la barra de progreso–, han convertido el Cinema Tools en una herramienta imprescindible para trabajar con formatos de alta definición (como los internegativos digitales o el material de la cámara RED). Pero nos quedamos esperando la aplicación para storyboards.

Sin embargo, una de las cosas que más me ha llamado la atención ha sido el iChat Theater.

Sigue leyendo Final Cut Studio, una nueva versión

Publicada en

HD Mouse, el ratón para editores

hd-mouse.jpg

Hace cosa de poco más de una semana, publicamos una reseña del Kensington Expert Mouse, un ratón de esfera que podía aliviarnos la a veces insoportable tarea de corregir el color de un video en casa, con un mouse normal.

Pero ¿qué hay del resto de las tareas de postproducción?

Sigue leyendo HD Mouse, el ratón para editores