BlacKkKlansman, el ajuste de cuentas de Spike Lee contra ‘El Nacimiento de una Nación’

¿Debería una película como El Nacimiento de una Nación de D.W. Griffith seguir manteniendo su status en la historia del cine, habida cuenta de su contenido racista? Para Spike Lee, figura clave del cine negro de los 90s, no. Para él, no hay ningún valor cinematográfico que pueda o deba ser considerado por encima de los derechos humanos. Y aprovecha su más reciente film, BlacKkKlansman para ejecutar una no muy sutil revancha contra el llamado padre del arte cinematográfico.

Y esta posición por poco le valió su expulsión de la escuela de cine. Pero casi cuatro décadas más tarde, Lee por fin ha podido ajustar cuentas con una de las películas más importantes de la historia del cine que, en sus propias palabras, es al mismo tiempo la más racista de la historia de Hollywood.

El Nacimiento de una Nación y de un arte

Trailer de BlacKkKlansman, de Spike Lee.

Birth of a Nation (El Nacimiento de una Nación) fue el primer largometraje de Hollywood y el primer blockbuster taquillero. En su momento, logró recaudar millones de dólares en boletería. El film debe su éxito principalmente a sus innovaciones en el lenguaje cinematográfico. Griffith elevó los aportes cinematográficos de pioneros como Méliès y Porter a un nivel de verdadero lenguaje visual.

Básicamente, creó el arte narrativo cinematográfico. Y por eso hoy D.W. Griffith sigue siendo considerado el padre del cine.

Uno de los aportes más celebrados del film fue el uso del montaje de acciones paralelas, una técnica ideada por Porter en El Gran Asalto al Tren.

En este sentido, la escena clímax del final de Birth of a Nation resultó para los espectadores de la época sencillamente electrizante. Griffith alterna entre la heroina en peligro, acechada por un afroamericano (que en realidad era un actor blanco maquillado de negro), y el grupo de klansmen que acude en su rescate.

Desde luego, hoy la secuencia sigue resultando electrizante. Pero acaso no por las razones de antaño. El éxito de Birth of a Nation contribuyó al renacimiento del Ku Klux Klan, una organización extinta a principios del siglo XX. Y, por otro lado, a fomentar la popularidad de la causa racista y supremacista blanca.

A pesar de esto, el film se sigue estudiando en las escuelas de cine. Y fue en una de ellas, en la escuela de cine de New York, donde Lee la vio cuando era un estudiante. Y, escandalizado por el contenido, decidió tomar cartas en el asunto

La respuesta de Spike Lee

Asqueado por la película de Griffith, Lee escribió y dirigió el cortometraje The Answer. El corto cuenta la historia de un director afroamericano que es contratado para reescribir y dirigir un remake de gran presupuesto, de film de Griffith.

El corto casi provocó su expulsión de la escuela de cine. En una conversación con Pharrell Williams, Lee explica que en la escuela de cine de la NYU, los métodos de evaluación eran más o menos draconianos. Si tu película no gustaba, quedabas fuera.

Lee conversa con Pharrell Williams sobre The Answer.

Lee cuenta que en la escuela, al hablarles de El Nacimiento de una Nación, sólo mencionaron sus aportes artísticos y técnicos. Y obviaron las repercusiones sociales del film de Griffith.

Ellos nunca mencionaron que el Klan usaba el film para reclutar adeptos. Y que fue directamente responsable de linchamientos de jóvenes negros.

Sus profesores vieron el corto de Lee como un ataque al padre del arte cinematográfico y decidieron expulsarlo de la escuela. Si la expulsión no se hizo efectiva fue porque ya le habían asignado una beca de trabajo para el año siguiente.

Pero Lee no había dicho la última palabra sobre Birth of the Nation.

BlacKkKlansman, el racismo en el cine estadounidense

Cerca de cuatro décadas después, en la cúspide de su carrera, Spike Lee firma BlacKkKlansman. Está inspirada en la historia real de Ron Stallworth, un policía negro de Colorado Springs que infiltró la célula local del KKK en los años 70. Pero más que la anécdota policial, a Lee le interesa el contexto político. Tanto de la época como de la actualidad. Y, curiosamente, la forma en que lo cinematográfico se inserta dentro de ese contexto.

No en vano el film abre con el impresionante plano secuencia de Gone with the wind de los heridos en las vías del tren, continúa con un corto de propaganda del KKK protagonizado por Kennebrew Beauregard, para finalizar la secuencia de créditos con la deconstrucción del mismo corto, al mostrar tomas de su realización.

Más adelante, Lee detiene la acción para darle tiempo a sus personajes principales a ensayar la representación del papel a interpretar en la infiltración. Se trata de un un ejercicio que imita el proceso de construcción de un personaje por parte de un actor. Lee incluye además una larga discusión sobre blaxploitation films. Y subraya en algún momento el nombre de O.J. Simpson, protagonista de, precisamente, The Klansman.

De Birth of the NationBlacKkKlansman, acciones paralelas.

Pero es al final del segundo acto, en pleno clímax, cuando la acción del film y la reflexión cinematográfica convergen. Y lo hacen en forma de revancha. En la muy personal venganza de Spike Lee contra D.W. Griffith y su Birth of a Nation.

Mientras por un lado un grupo de activistas afroamericanos escuchan aterrorizados el recuento del linchamiento de un joven negro ocurrido a principios del Siglo XX; por otro lado, tiene lugar la ceremonia de iniciación de los nuevos klansmen. Desde luego, se trata de la misma técnica de montaje paralelo que Griffith empleó en Birth of a Nation y que hizo famosa su secuencia fina.

Es decir, Lee usa el mismo recurso que Griffith empleó en El Nacimiento de una Nación para presentar de forma heróica a los klansmen; para retratarlos como lo que en realidad eran: vulgares racistas, asesinos.

En los minutos finales de BlacKkKlansman, Lee lleva el experimento al extremo, cuando usa el mismo recurso para yuxtaponer diversas épocas y crear una reflexión histórica y una contundente denuncia contra el racismo.

Anuncios

Spike Lee, de visita en Venezuela

Lee hace lo correcto

Lee hace lo correcto

Ayer, en el pase de prensa de Libertador Morales, El Justiciero, de Efterpi Charalambidis, escuché a varios de los invitados hablar de Spike Lee. Me pareció curioso y supuse que Lee se había puesto de moda otra vez, a raíz de los 20 años del estreno de Do the right thing, cinta fundamental en su filmografía.

Anoche, Sergio Monsalve me dejaba un mensaje en mi perfil de Facebook, preguntándome qué sabía de la supuesta visita de Spike Lee a Venezuela. De repente, las conversaciones de la mañana empezaban a tener otro sentido. Poco después, Andrea López me invitaba, también a través de Facebook, a una conferencia patrocinada por la Alcaldía de Caracas. Titulada Cine, polìtica y autodeterminación, el ponente no es otro que —sí, adivinaron— Spike Lee.

(más…)

Lee vs. Eastwood, segundo asalto

Clint Eastwood

Clint Eastwood, sin sombrero

El borrador de esta nota se había quedado frío desde el Festival de Cannes.

En principio, reseñaba las críticas de Spike Lee a Clint Eastwood por no haber usado soldados negros en su reciente díptico cinematográfico sobre la II Guerra Mundial:

Clint Eastwood ha hecho dos películas sobre Iwo Jima que duran más de cuatro horas en total y en las que no sale un solo actor negro. Si ustedes los reporteros tuviesen bolas, podrían preguntarle por qué. No tengo manera de saber por qué hizo eso –era su visión, no la mía. La versión negra no existe. Pero yo sé que fue advertido y que él habría podido cambiarlo. No es que no lo supiera.

En esa ocasión, durante la rueda de prensa de la presentación de su drama bélico The Miracle at St. Anna, sobre una unidad de soldados negros que combatieron en la II Guerra Mundial, Lee también criticó el uso que de la violencia, según él, harían los hermanos Coen.

Yo siempre trato la vida y la muerte con respecto, pero la mayoría de la gente no… Miren, yo amo a los hermanos Coen; estudiamos juntos en la NYU. Pero ellos tratan la vida como una broma. Ja, ja, ja. Una broma. Es como «¡Mira como matado a ese tipo! Mira los chorros que de sangre que salen del lado de su cabeza». Yo veo las cosas de una forma distinta.

A diferencia de los Coen, que hasta ahora no han refutado las declaraciones de Lee (ni creo que lo hagan), Clint Eastwood no se le quedó callado. En una entrevista que le concediera al diario británico The Guardian, Eastwood defiende sus decisiones artísticas con el argumento de la fidelidad histórica y cita como ejemplo, Bird, su biografía del saxofonista Charlie Parker.

Él (Lee) se estaba quejando cuando yo hice Bird. ¿Por qué un blanco estaba haciendo eso? Porque yo fui el único que lo hizo, por eso. Él habría podido poner manos a la obra y hacerla. Pero no, estaba haciendo otra cosa.

Según el diario, sobre Flags of Our Fathers, Eastwood dice que efectivamente había una pequeña cantidad de tropas de negros en Iwo Jima, como parte de una compañía de municiones.

Pero no izaron la bandera. La historio es Flags of Our Fathers, la famosa foto de la izada de la bandera, en la que ellos no participaron. Si yo hubiese puesto un actor afroamericano en la escena, la gente habría dicho «este tipo perdió la cabeza». Digo, no habría tenido fidelidad histórica alguna.

¿Hacerlo parecer un comercial sobre la igualdad de oportunidades? No, yo no estoy en ese juego. Yo lo estoy haciendo según la manera en la que lo leí históricamente, y esa es la forma que es. Cuando hago una película que tiene un 90 por ciento de negros, como Bird, yo uso un 90 por ciento de actores negros.

Finalmente, le hace una recomendación a Lee:

Debería callarse la boca.

The Guardian entrevistó a Eastwood a propósito de la publicación en DVD de las cinco películas que protagoniza su famoso y polémico personaje de Harry Callaham, o Harry El Sucio. En la entrevista se cita al legendario director de Spaghetti Westerns, Sergio Leone, con quien Eastwood trabajara.

Según Leone, a él le gusta Eastwood porque, como actor, tenía dos expresiones:

Una con el sombrero y otra sin el sombrero.

Vía | Cinematical | El País de España

Spike Lee y el Festival ‘Babelgum’

spike-lee.jpgSpike Lee, el popular cineasta independiente que puso en el panorama mundial al cine afroamericano, será el encargado de seleccionar a los ganadores del festival de cine online de Babelgum, un servicio de TV por internet (o iTV).

Pero quizás la noticia sea otra: que el festival organizado por Babelgum tendrá jugosos premios y podrán participar cineastas de todo el mundo. Serán aceptadas producciones de hasta 45 minutos, en inglés o subtituladas al inglés y el premio mayor será de 20 mil dólares.
(más…)

Pin It on Pinterest