Currently set to No Index

El Teatro Baralt iniciará Proyecciones Cinematográficas con Tecnología Digital

Desde este viernes 16 de mayo a las 7 y 30 de la noche, el Teatro Baralt de Maracaibo, se ubicará en la vanguardia tecnológica del cine nacional con el estreno de un nuevo Sistema de Proyección Digital de Cine – DCP, con sonido Dolby Digital y una pantalla especial, el primero con tecnología 3D en Venezuela, instalados gracias al Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC).

Leer más

MARACAIBO

Maracaibo_pelicula[Por: Jeissy Trompiz Albornoz] Mi primera referencia cinematográfica fue el sonido de los zapatos en las películas. Los pasos tenían ese singular golpe seco de la suela de moccasin sobre piso de madera. Siempre quise que mis pasos tuvieran ese sonido, por lo que cada vez que llegaba a estar en algún sitio con suelo de madera, aprovechaba mis torturantes zapatos ortopédicos para caminar cuanto podía para disfrutar de la sonoridad… !Por fin los inquisidores zapatos ortopédicos justificaban su existencia!

En las persecuciones generalmente era el protagonista el acosado, en esas escenas se creaba una sinfonía de “plak, plaks”. Recuerdo que justo al ver estas escenas de persecuciones sonoras quería ser gringo, por que los gringos que estaban en las pantallas siempre vivían situaciones arriesgadas, llenas de adrenalina, salían airosos, terminaban con una chica guapa y seductora que estaba loco por ellos y sus zapatos sonaban “plak, plak”.

Leer más

El Superman de Kevin Smith

[youtube]http://youtu.be/7aS-xw8Jgy0[/youtube] Advertencia: El vídeo contiene lenguaje soez. Sigamos hablando de Superman, aquí dejo esta anécdota del Cineasta Estadounidense Kevin Smith (Clerks, Chasing Amy, Mallrats, etc) que participó en la escritura de un guión de Superman que se suponía iba a ser dirigido por Tim Burton y nos narra que sucedió con ese proyecto. Disfrútenlo!

Asalto al cine, Angustia, terror en las salas venezolanas

Aún me cuesta salir del asombro por la coincidencia. Hace apenas semanas estuve conversando con Iria Gómez Concheiro, joven realizadora mexicana, sobre su película Asalto al Cine. En el film, un grupo de jóvenes sin mucho oficio ni ocupación, se dejan arrastrar por la idea ociosa de asaltar un cine.

A Iria se le ocurrió la idea cuando leyó un titular noticioso: Un asalto de película. La noticia hablaba de un asalto colectivo que se había cometido en una sala de cine del D.F. Buena parte de su película es la descripción minuciosa de la elaboración del plan y, posteriormente, su ejecución. El asalto a la sala de cine está rodado con eficiencia. Con una planificación tan detallada y exacta como el crimen que cuenta.

Le contaba a la realizadora en esa oportunidad que había escuchado de historias similares en Venezuela. De asaltas a cines. Sobre todo, a salas de cine con accesos y salidas directas a la calle. Pero que nunca había leído nada sobre el particular en los diarios.

Corte a:

Dos semanas después…

La noticia está en todos los diarios venezolanos:

El rumor de los robos efectuados en las salas de cines del país había sido para los criminólogos, hasta hace una semana, una leyenda urbana. La prueba pública y real de la materialización del mito fue el atraco masivo perpetuado en la sala 2 del Cinex del centro comercial Concresa, en el que casi 70 personas fueron despojadas de sus pertenencias.

La leo y no puedo dejar de pensar en la cinta de Gómez Concheiro. En sus cuatro protagonistas. Y en el pavor a la sala oscura que se ha desatado en la capital.

La película de Iria está contada desde el punto de vista del cuarteto protagonista de jóvenes desarraigados, por lo que las simpatías del espectador está con ellos. Al menos, de las mías, pero la vi cuando lo de los asaltos a los cines sólo era un rumor. No es es caso de otra película que hace de la sala de cine el escenario del terror.

Se titula Angustia. Data de 1987 y fue escrita y dirigida por el catalán Bigas Luna.

Angustia en el cine

En Angustia, un enfermero de una clínica oftalmológica, edípico, con ceguera progresiva y aficionado a coleccionar ojos —el terror máximo de todo cinéfilo: perder un ojo, o dos—, es enviado por su posesiva y castradora madre (Zelda Rubinstein, la medium de Poltergeist) a sembrar el terror en una sala de cine. Pero la historia no se detiene allí.

Angustia tiene la estructura de un juego de Matrioskas y dentro de la película, hay otra película —acaso más aterradora— que esconde otra película.

Tan laberíntica estructura dramática-narrativa se le ocurrió a Bigas Lunas, según cuenta Alfred Hithcock, del filósofo Eugenio Trías. A Bigas Luna le había fascinado el análisis del filósofo sobre la tridimensionalidad de la obra de Hitchcock. Muy especialmente de La Ventana Indiscreta:

…que sitúa la mente del espectador en una historia que a su vez descubre otra historia que está ocurriendo en la casa de enfrente. Hitchcock encontró, pues, la profundidad de la pantalla, la tercera dimensión.

El recurso metalingüístico, autoreferencial, tiene un poderoso efecto emocional en el espectador de carne y hueso. Desorientado por lo que parece la imagen multiplicada de dos espejos enfrentados, tranquilamente lo que ocurre en la pantalla podría estar sucediendo en la sala en la que se encuentra. O algo peor. Genial idea la de Bigas Lunas. Una película de terror que transcurre en salas de cine idénticas en las que se encuentra los espectadores.

De la ficción a la realidad

El diario español cita La Antología Crítica del Cine Español, de Andrés Peláez:

Un asesino psicópata acosa a los espectadores de una sala de cine mientras éstos atienden hipnóticamente al fascinante relato que sucede en la pantalla, ajenos al horror que les rodea. Asistimos al entrecruzamiento de miradas, a la multiplicación de los puntos de vista, a la representación del ojo desorientado, a la pérdida de su centralidad según la entendía el clasicismo: la espiral, el vértigo…

Sólo puede uno imaginar lo que se sentiría ver alguna de esas dos cintas en una sala caraqueña en las actuales circunstancias, cuando parece real y cercana posibilidad de que un joven, acaso primo de uno de los protagonistas de Asalto al Cine, te ponga el cañón de su Glock en la sien para despojarte de tu BlackBerry. O cuando bien pudiera suceder que un enfermero enloquecido te saque el ojo de la cara que te queda. Porque el primero ya te lo quitaron en la taquilla al pagar la entrada.

GUÍA CORTA PARA

ESCRIBIR UN CORTO

Descarga gratis nuestra GUÍA CORTA PARA ESCRIBIR UN CORTO te guiará a través de la compleja tarea de escribir un cortometraje y, de paso, aprenderás nociones básicas de dramaturgia.

¿No sabes por dónde comenzar? Tranquilo, sólo descarga nuestra guía gratis. 

Mira el vídeo y lee nuestro tutorial.

¡La Guía corta para escribir un corto va en camino!

¿Quieres recibir mensajes de Blogacine?    OK No, gracias