Publicada en

Steve Jobs en tres actos, según el guionista Aaron Sorkin

Sorkin sigue el consejo de Jobs
Sorkin sigue el consejo de Jobs

Prácticamente horas después de la muerte del fundador de Apple, Sony se apresuró a comprar los derechos de su biografía, aún caliente en las imprentas entonces, escrita a toda carrera por el periodista y biógrafo Walter Isaacson.
Sigue leyendo Steve Jobs en tres actos, según el guionista Aaron Sorkin

Steve Jobs (Blu-ray + DVD + Digital HD)


De nuevo: $9.42 USD En Stock

Publicada en

Algunos consejos para guionistas de Billy Wilder

Billy Wilder, a 10 años de su partida

Como hace un par de días se cumplió una década de la desaparición física del gran Billy Wilder, The Uncool publicó su lista de consejos para guionistas, extraída del libro Conversations with Wilder, del también guionista y realizador Cameron Crowe.

Van, pues, los 11 tips:

Sigue leyendo Algunos consejos para guionistas de Billy Wilder

Publicada en

The Getaway, tema, trama y conflicto, una breve ilustración

Don McCoy le echa un vistazo a dos poderosas motivaciones

Cada vez que debo explicar la diferencia entre conflicto, puntos de giro, motivaciones, y objetivos de los personajes, trama y tema —todos elementos del drama y, por supuesto, de la escritura de guiones—; uso como ejemplo The GetawayLa Huida, una película que, en sí misma, es razón más que suficiente para comprarse un Blu Ray—, aquella clásica cinta de acción y película de carretera, protagonizada por Steve McQueen y Ali MacGraw, dirigida por Sam Peckinpah y escrita por Walter Hill, sobre la novela de Jim Thompson. Como decimos de este lado del mundo, un trabuco. Sigue leyendo The Getaway, tema, trama y conflicto, una breve ilustración

The Getaway (1972) [Blu-ray]


De nuevo: $11.11 USD En Stock

Publicada en

Spaghetti Western, un cuento venezolano para el Kindle

western-spaghetti-banner-002
Una odisea gástrica, una incursión en la obesidad…
Una odisea gástrica, una incursión en la obesidad…

Tal y como estaban las cosas, no me hubiese importado sorprender a mi mujer con otro hombre en la cama. Palabra. Todo lo contrario. Habría sido la solución ideal. La excusa perfecta para dejarla.

Así comienza su relato el innombrado protagonista de Spaghetti Western, una incursión en la obesidad; un cuento que escribí hace unos cuantos años y que en su momento recibiera una mención de honor en el 53ero. concurso de cuentos del diario El Nacional, en 1998.

Con esa frase, nuestro personaje inicia una verdadera aventura gástrica para hacer de sí mismo un hombre mórbidamente obeso y provocar la ruptura con su mujer. En su odisea recibirá la ayuda de un japonés, ex luchador de sumo y legendaria figura de los concursos clandestinos de ingesta alimenticia. Se trata de un relato de humor negro escrito a la manera de un Spaghetti Western, con numerosas alusiones a la cultura pop y unas cuantas a la gastronomía popular venezolana.

Durante buena parte de la pasada década, entre mudanza y mudanza, entre corto y corto, entre tigre y tigre, escribí un cuento tras otro. Ninguno fue publicado y todos han reposado intactos e inéditos en mi disco duro. Publicar un libro me parecía una empresa mucho más utópica que hacer una película.

De todas formas, pensaba que acaso no existía entonces una editorial venezolana que pudiera estar interesada en relatos de obesos, de zombies, de hombres-lobo, concursos de belleza, psicópatas de clase media, caníbales enamorados, retorcidas presentadoras de talk shows o reporteros de crónica roja con un gusto por lo sobrenatural. Cuentos desechables para leer tumbado bajo el sol, al borde de una piscina, y olvidarlos enseguida. Relatos para manchar con bronceador.

Pero resulta que ahora hay tantas y tan fáciles opciones de autopublicación que es una verdadera lástima que los relatos sigan cogiendo polvo en el disco duro.

Spaghetti Western ha sido el primero. A la hora de publicarlo, he querido seguir el ejemplo del guionista John August y su relato The Variant.

Spaghetti Western tiene 6 mil 514 palabras (unos 38 mil 748 caracteres), el equivalente a unas 20 páginas. También le he puesto el precio de .99 centavos de dólar. El precio, según August, de “la unidad de cultura del entretenimiento, que se disfruta, pero que no cambiará tu vida”. Como hace notar el guionista, .99 es el precio de la mayoría de los juegos para el iPhone y las canciones de la tienda iTunes. Y una canción es a un album, lo que un cuento a un libro (de relatos).

Por ahora, Spaghetti Western está disponible para el lector de libros electrónicos Kindle, de Amazon. Si no tienes uno, no te preocupes: descargando e instalando el programa adecuado puedes leer Spaghetti Western en tu PC, en tu Mac, en tu iPhone, tu iPad o tu Blackberry (¿qué???? ¿Que eres venezolano y no tienes Blackberry??????). Sigue las instrucciones a continuación:

Para leer en un iPhone/iPod Touch/iPad:

  • Descarga la aplicación Kindle para iPhone/iPod Touch/iPad
  • Instala la aplicación en tu dispositivo
  • Busca en tu aplicación, Spaghetti Western

Para leer en un Blackberry:

  • Descarga la aplicación Kindle para Blackberry
  • Instala la aplicación en tu dispositivo
  • Busca en tu aplicación, Spaghetti Western

Para leer en tu PC o Mac:

  • Descarga la aplicación Kindle para PC o Mac
  • Instala la aplicación en tu computadora
  • Busca en tu aplicación, Spaghetti Western
  • Disfruta

Entonces, ¿te queda algo del cupo de CADIVI? ¿Lo compras? Mira que @inti ya lo compró.

Y sí, por favor, disculpen el enorme off topic y el post de autopromoción descarada.

Western Spaghetti | Adquirir en Amazon

Publicada en

El guión, una “check list” a la manera de Hollywood

¿Pasan cosas interesantes en tu guión?

El guionista y script doctor venezolano, Frank Báiz Quevedo, acaba de publicar en su blog dos entradas [primera parte, segunda parte] con una larga lista de preguntas, o check list al estilo de Hollywood, para guiones. Resulta un ejercicio provechoso confrontar el texto en el que estás trabajando con las preguntas de la lista.

Sobre las 10 primeras páginas, acaso las más importantes del guión, la lista apunta unas cuantas cosas que chequear: Sigue leyendo El guión, una “check list” a la manera de Hollywood

The 90-Day Screenplay: from concept to polish


De nuevo: $16.95 USD En Stock

Publicada en

Hollywood y sus guionistas, el cine y los escritores

nake_lunch_thmb.jpg

En un intercambio de emails con un conocido bloguero y twittero (¡madre mía! ¡qué palabras!) local caímos en el tema de la literatura en el cine. O de cómo el cine suele retratar el proceso creativo. Sobre todo, el proceso creativo de la escritura. Y se han hecho tantas películas sobre el tema que no me queda sino sospechar que no existe trabajo más traumatizante que el del guionista. No es para menos. Cuando no te pagan mal —si es que te pagan—, te imponen cambios caprichosos o arbitrarios, estás a merced de la pericia (o impericia) de actores y directores y al final, tu texto va a terminar a la basura.

Literalmente.

Nada más devastador que tu obra dependa de la decisión de otros.

F. Scott Fitzgerald, por ejemplo, consideraba degradante el trabajo de guionista y le dedicó 17 ácidos cuentos en los que se reservaba para sí mismo, mucho del vitriolo que destinado a la industria hollywoodense. Los cuentos fueron recogidos en el volumen The Pat Hobby Stories.

Le comentaba yo al twittero que no se trata de un tema fácil de retratar en el cine. Y, como en el caso de Fitzgerald con su personaje de Pat Hobby, guionista alcohólico y fracasado, muchas películas prefieren retratar al escritor como un perdedor: cuando no atraviesa por un bloqueo creativo, su vida personal es un desastre y sus finanzas simplemente producen esa mezcla de repulsa y vergüenza que en Venezuela llamamos “grima”.

Si el tema se trata mal, el resultado suele ser, invariablemente, un bodrio. Es uno de los temas favoritos delos estudiantes de cine y guionistas noveles (junto con el del serial killer). Pero cuando se hace bien, a la manera de Fitzgerald por ejemplo, el resultado siempre es una excelente historia. A continuación, sin ningún orden en específico, les presento mis 10 películas favoritas sobre escritores:

  • Sunset Boulevard, de Billy Wilder. Obra maestra definitiva de Wilder, tiene como protagonista a un guionista que, adivinen… Sí, adivinaron, tiene problemas económicos (en el cine los guionistas se la pasan pelando) y debe escribir la película que supondrá el regreso al estrellato de una actriz del cine mudo a quien nadie contrata ya. Las cosas terminan muy mal, pero esto lo sabemos desde el principio.
Publicada en

Shane Black explica cómo escribir un buen thriller policial

lethal-weapon-tumb

El guionista Shane Black fue uno de esos niños prodigio que tanto gustan a Hollywood. A sus 23 años, escribió y vendió su primer guión: Lethal Weapon. En cristiano, Arma Mortal, aquel frenético thriller policial con Mel Gibson y Danny Glover.

A continuación, escribiría los textos de Last Action Hero, The Last Boy Scout y The Long Kiss Goodnight. Y entonces, desapareció. Durante más de una década no volvió a escribir. Hasta hace un par de años, cuando escribió y dirigió Kiss Kiss Bang Bang, con Robert Downey Jr.

La semana pasada, Black escribió para The Guardian, un artículo en el que resumía en 10 puntos, las claves de la escritura de todo buen thriller de acción. Me llamó particularmente la atención la primera de sus recomendaciones, pues es algo que he venido notando últimamente en algunas películas: la separación entre la trama y la acción. Sigue leyendo Shane Black explica cómo escribir un buen thriller policial

Publicada en

Amorcito Corazón y el concepto de la ‘Comedia Bolero’

amorcito_corazon_thumbnail.jpg

Póster de Amorcito corazón, de Carmen Roa

Días atrás, cuando publicamos el trailer de Amorcito Corazón, ópera prima de Carmen Roa, hacíamos referencia a un enigmático género (o subgénero): el de la comedia-bolero (por oposición a la comedia romántica).

Hoy, Roa nos ha hecho llegar un texto en el que reflexiona sobre el género en general y sobre la comedia-bolero en particular. Al mismo tiempo, es una meditación sobre su búsqueda como creadora. Interesante lectura:  

Amanda Herrera (Elaiza Gil) es una orgullosa reportera de televisión quien considera indignos los actos desesperados de amor. Para ella, los boleros solamente deben existir en las canciones. Pero en las cercanías del Día de los Enamorados Amanda se lleva una gran sorpresa: es abandonada por Felipe (Reinaldo José Pérez), su amante casado, quien por fin va a tener un hijo con sus esposa (Norelys Rodríguez) y quiere darle una nueva oportunidad a su matrimonio. Amanda tiene que aceptar que por primera vez está enamorada. En la búsqueda de este amor, un verdadero y loco bolero la espera, gracias al cual comprende que los actos desesperados de amor no son indignos, son humanos.

A través de esta historia, “Amorcito Corazón” nos habla de la necesidad de contactarnos con la fuerza poderosa de los sentimientos para tomar conciencia de nuestras heridas emocionales y sanar. En otras palabras, nos habla del amor como un medio para autoconocerse y crecer.

Esta es una de las razones de mi interés en la comedia romántica. A decir del especialista en guión Michael Haugue, las buenas comedias románticas “ofrecen la posibilidad de explorar niveles profundos de conflictos internos, desarrollo de personalidad y tema (…) Y mientras que las películas de acción, las de misterio y ciencia ficción muestran cantidad de valentía física, las comedias románticas fuerzan a sus héroes a desarrollar la valentía emocional necesaria para exponer sus temores más escondidos y sus debilidades. (…) Sólo enfrentándose a la verdad sobre sí mismos serán capaces de crecer y cambiar”.
Sin embargo, en mis historias siempre me ha interesado explorar cómo estos niveles profundos de conflictos internos son motorizados, no por el amor correspondido, sino por el amor imposible. Por la ilusión del amor. Me interesa explorar lo que esta ilusión vuelve capaces de hacer a los seres humanos. “Amorcito Corazón” me brindó la oportunidad perfecta para trabajar estos intereses.

A diferencia de la comedia romántica tradicional, cuya estructura se basa en las pruebas que sufre el amor de la pareja protagónica para que finalmente ésta acepte su destino de estar juntos, en “Amorcito Corazón” no hay pruebas para el amor compartido sino pruebas para la protagonista, Amanda, basadas en todo lo que el amor imposible hace aflorar en ella. Pero dada la importancia del crecimiento interno de la protagonista, “Amorcito Corazón” es también un viaje de madurez. A diferencia de la comedia romántica tradicional, en donde el proceso amoroso entre los protagonistas es la finalidad de la narración, en “Amorcito Corazón” el amor de Amanda por Felipe en vez de un fin en sí mismo es un medio para un fin más alto: aprender que ser humano no es ser indigno.

Es el proceso interior de la protagonista – motivado por el amor no correspondido – la finalidad última de esta narración: Amanda logra por fin ser una adulta emocionalmente, al confrontar sus miedos más profundos con respecto al amor. Como en todo viaje de madurez, el protagonista debe enfrentar algún tipo de “dolor de crecimiento” para convertirse en un ser humano más completo. En “Amorcito Corazón” hay, entonces, risas y amor pero también hay miedo emocional y tristeza. Es decir, “Amorcito Corazón” es una comedia romántica con un componente de drama mayor que lo usual en este género. En realidad, como tantas películas en los últimos años, es una historia de género mixto: una comedia romántica-dramática. Y como lo que impulsa el drama de esta comedia romántica no es otra cosa que el despecho, yo me he permitido afirmar que “Amorcito Corazón” es más que una comedia romántica. Es una comedia romántica de despecho. Una comedia bolero. Muy caribe. Muy al estilo de nosotros. Muy nuestra.

Mi apuesta es explorar emociones y significados a través de historias sencillas, humanas y bien actuadas. Ojalá que con “Amorcito Corazón” haya conseguido, al menos, aproximarme a ello.

Amorcito corazón será estrenada el próximo 12 de febrero, 14 de febrero, Día de los Enamorados, de 2010.

Publicada en

Jim Sheridan, el punk y la estructura de tres actos entendida como un Big Mac

punk
Una cámara en la mano, una cresta en la cabeza

Jim Sheridan, para quienes no lo conocen, es el autor del guión y realizador de unas cuantas películas famosas, como Mi pie izquierdo o El Boxeador. En una entrevista recogida en el libro Guionistas de Cine, de Declan McGrath y Felin Macdermott; el autor irlandés desmenuza el actual sistema de producción estadounidense. y aunque le encuentra grandes valores, como la diáfana claridad de la estructura de tres actros, por otro lado se lamenta de la imposibilidad que existe de tratar en profundidad grandes temas, actuales y pertinentes, sin toparse con problemas de financiamiento. Y lo dice el hombre que escribió y dirigió En el nombre del padre.

Pero Sheridan ve luz al final del túnel. Y la pone nombre a esa luz: punk. Cine punk.

Sigue leyendo Jim Sheridan, el punk y la estructura de tres actos entendida como un Big Mac