En defensa del cine de autor

30
225
Alfred Hitchcock en el set
Alfred Hitchcock en el set
3 min de lectura

¿En qué momento el concepto de cine de autor se desacreditó por completo? ¿Por qué?

A principios de los años 60, un grupo de críticos de la legendaria revista Cahièrs du cinéma insurgió casi con violencia contra los postulados del Neorrealismo italiano, que proponía la idea de que el cine debía limitarse a calcar la realidad. Para los críticos franceses, el cine debía proponer una visión particular de esa realidad y esa visión era elaborada por el director, a veces también guionista, responsable de las imágenes.

Fue el comienzo de la Nouvelle Vague, movimiento cinematográfico que reunió a François Truffaut, Jean-Luc Godard, Jacques Rivette, Eric Rohmer, Claude Chabrol y Jean Pierre Melville, el precursor, entre otros.
Ahora, para los críticos devenidos cineastas, en el cine de autor el director-guionista tenía un papel preponderante e imprimía su estilo personal a sus obras. Como Alfred Hitchcock, por ejemplo, un director que, dentro del sistema de grandes estudios de Hollywood, realizó toda su obra por encargo, películas trepidantes enmarcadas dentro de un género y con gran éxito de público, pero que hasta entonces era considerado un cineasta menor, que hacía películas meramente entretenidas.

¿De dónde surge entonces la idea errónea de que cine de autor es sinónimo de aburrimiento, de temas que sólo le interesan a su autor, de cripticismo, de cine de élites desconectado de la masa?

Alfred Hitchcock
Hitchcock, paradigma del autor
  • Cine de autor no es sinónimo de aburrimiento. Son autores tanto George Lucas como Alain Resnais.
  • El éxito de taquilla no mide la “calidad artística” de ningún autor. Son tan importantes autores populares como Steven Spielberg como cineastas desconocidos para la masa de espectadores como Jim Jarmusch.
  • Un autor puede realizar toda su obra por encargo —como casi todo lo de John Ford—, dentro del sistema de grandes estudios, o bien, de manera solitaria e independiente, como realizó John Cassavetes muchas de sus obras.
  • El nuevo “neorrealismo”, el retrato fiel de la realidad y de los “problemas” de los espectadores de una clase social determinada no es garantía de autoría. Mucho menos de éxito autoral. Pero igual se puede ser un autor neorrealista e, incluso, realista socialista.
  • Tampoco la experimentación por la experimentación lo es. Tras la experimentación a veces se esconde la incapacidad de contar un cuento como se debe.
  • Cine autoral no es aquel cine que cuenta cosas que sólo le interesan a su autor. Eso sólo es ingenuidad artística. De quien lo hace y de quien lo critica
  • No se es un autor porque se sea elitista. Tampoco porque su obra sea popular.
  • Se puede ser un autor y al mismo tiempo realizar obras que logren comunicarse con el público. De hecho, para parafrasear a Ortega y Gasset —un filósofo español, no dos—, autor es quien descubre la conversación interna que cada espectador mantiene consigo mismo, alcanzando ese mágico momento en que el espectador se da cuenta de que esas cosas las había pensando antes, pero que no había tenido forma ni herramientas para expresarlas. Es el exacto sentido de la famosa frase de darle voz a quienes no la tienen y no el más extendido sentido populista de hablar por los intereses de los pobres.
  • Cine de autor no es igual a cine críptico. A menos que el autor sea David Lynch.
Anuncios

30 Comentarios

  1. “Tampoco la experimentación por la experimentación lo es. Tras la experimentación a veces se esconde la incapacidad de contar un cuento como se debe.”

    Hubo una vez que, hablando con alguien me dijo una frase así como: “en realidad tratamos de hacer un documental, pero nos SALIÓ un video experimental”.

    (Insertar plano de reacción)

    Salu2.

  2. Hay algunos que incluso disfrazan sus películas más personales y coherentes con sus inquietudes artísticas en películas convencionales para las masas, uno de esos es David Cronenberg.

    Alex de la Iglesia también se las ha ingeniado para seguir hablando de lo “mismo” en distintos tipos de película que pueden ser consumidas cual producto por la masa pero que indudablemente siguen teniendo su firma por todas partes.

  3. y qué hay de aquellos que NO QUIEREN SER AUTORES? merecen nuestro respeto?

    creo que el concepto de aburrimiento ligado al cine de autor está directamente vinculado a algunos profesores de cine más que a algunas películas…

  4. Medusa, no sé muy bien a quién te refieres por alguien que no quiera ser autor… ¿Alguien que no quiere hacer cine?
    Saludos!

  5. Recuerdo haber leído en un viejo libro llamado El Cine: arte e industria, de la biblioteca Salvat, unas declaraciones de Marco Ferreri donde sentenciaba que estaba cansado del concepto de cine de autor asociado a una élite; en su opinión, absolutamente todos los que hacían películas eran autores. Yo comparto esa idea. Quizás a mucha gente le parezca que Woody Allen, Ingmar Bergman o Fellini son autores porque, en mayor o menor grado, siempre se ocupaban de los mismos temas, y sus películas, en mayor o menor medida eran claramente reconocibles por determinados rasgos estilísticos. Si esta aseveración fuera cierta, donde quedarían las eclécticas cinematografías de Howard Hawks (un señor que hizo cine negro, screwball comedy, westerns, musicales y pare usted de contar) o Francis Ford Coppola (¿Acaso se parecen en algo El Padrino, La Conversación, Apocalipsis ahora, One from the heart, Rumble Fish y Dracula)

  6. La verdad nunca he entendido el concepto real de “Cine de Autor”. Las explicaciones de este post me confunden, a la vez que me aclara algunos detalles.

    He oído de que películas como “Borrador” (de Jacobo Penzo) o “Lost in Translation” (de Soffia Coppola) son “cine de autor”. Nunca me quedó claro. Quizás dan la sensación de “algo de eso les pasó a ellos”; así como dicen que pintores y escritores se reflejan -en sus obras- a si mismos, en momentos de su vida pasada o presente. Siendo así en el cine, podríamos hablar de un director que vincula a la obra con el espectador usando data -camuflajeada o no en simbolismos varios y en novedades técnicas- de su perspectiva de vida. En Wikipedia hablan de múltiples interpretaciones para el término y de algo llamativo: el cine que “invita al pensamiento historicista”, en este caso de quien dirige. Creo que algo de esto hay cierto, y que el director decide hibridar al guión con “algo” suyo, muy intrínseco e intimista y por sobre todo sin alienación externa alguna. He ahí el dilema, pero no del cine de autor, sino del arte como tal.

    Más de una vez escuché la excusa “Seguro no te gustó la peli porque es cine de autor”. El término como que cala perfecto como escudo en las situaciones de poco feedback con las masas.

    Y hablando de cripticismo, pillen esto. La vi hace unos días. Una especie de fábula cibernética de “Pinocho” que, según apuntan varios bloggeros, tiene inspiración en filmes como “Zabriskie Point” (de Antonioni) y “THX 1138” (de Lucas). A mi particularmente me agrada ver este tipo de riesgos de vez en cuando.

    Conclusiones:
    – Las explicaciones de Ortega y Gasset, aunque muy bonitas, no me convencen. Esto podría aplicar de una manera con los espectadores de “Loco Por Mary”, como con los de “Elephant”.
    – Aun sigo sin saber lo que es Cine de Autor. Probablemente el término nunca fue creado a voluntad como tal, y sólo fue dicho improvisadamente por algún desconocido en un espacio y tiempo necesarios como para que se corriera la voz y quedara plasmado como “teoría” para la posteridad, y ahora nosotros estamos reventándonos el coco imaginádonos que algo debe tener que ver como los delirios de autorreferencia del director. Aún así, que bueno hablar sobre esto.

    Saludos…

  7. Yo no estoy seguro de que ” Cine de Autor” es sinónimo de aburrimiento. YO creo que más bien, la gente está aburrida de la postura del artista tipo ” CON MIARTE TENGO”. En las artes, la literatura, el teatro y el cine. Ocurre también que la postmodernidad simplemente se tragó la sensibilidad, y trajo como resultado la indolencia.

    Con mucha lucidez, Raúl, el ilustrador fantástico de la Cooperativa afirma que lo verdaderamente transgresor en estos días es el neoclasisismo.

    Por otro lado, No debemos olvidar que el cine de Spielberg, o de George Lucas también es un cine de autor… pero que enfode de otra manera ese tumefacto ” CON MIARTE TENGO’… Y los directores de las películas pornográficas realizan si cinematográfia tomando en cuenta las necesidades de su público (los que tienen noción de ritmo, y nodejan los planos demasiado largos… y se podría decir sobre esos direcotores, que transforman el concepto ” con miarte tengo”, en “chúpate esta LLuvia Dorada”, cabe destacar…) por ello creo que vale la pena volver a ver “Tiburón”, o “Alicia en el País de las Maravillas”, el musical porno…

  8. Juan Cruz:

    ¿te parece que ‘Loco por Mary’ no es cine de autor y ‘Elephant’ sí?

    A mí, ciertamente, no. Son dos expresiones de dos (en este caso, tres) autores, con diferencias estilísticas muy definidas, y reconocibles, y que logran una conexión con su público (más numeroso en el caso de ‘Loco por Mary’).

    Para mí, tanto ‘Loco por Mary’ como ‘Elephant’ son ejemplos de cine de autor.

    Si entre ‘Borrador’ y ‘Lost in Translation’ no logras definir cuál de las dos es un ejemplo de cine de autor, puede que ninguna lo sea.

    Saludos!

  9. El concepto de política de autor viene dando tumbos desde hace años. Incluso, ya fue desacralizado por los propios Cahieristas en el libro “Manifiestos de una Generación de Cinéfilos”, compilado por Antoine de Baecque y publicado en América Latina por Paidós. Precisamente, allí se habla de la progresiva desaparición del autor, del filme sin dueño,de los genios falsos que se queman, de la sobreabundancia de autores y del peligroso culto a la personalidad surgido a la luz del fenómeno cuestionado. Un culto que, por cierto, le ha hecho un daño terrible a nuestra industria.
    Creo que más que una reivindicación trasnochada del cine de autor, lo que se necesita es un desmontaje serio del mito, entendiendo que al autorismo ha pasado a ser otra etiqueta del mercado para vender películas; asumiendo que muchos de los llamados autores son meros productos festivaleros; comprendiendo que persiste una filtración etnocéntrica del cine de autor, donde la mayoría de nuestros países sencillamente no figuran; y aceptando que de la vieja política de autores no queda nada ante la emergencia de los nuevos medios. Hoy ,cuando cualquiera puede hacer una película y colgarla en internet, resulta un tanto reaccionario pensar que todavía existen jerarquías cerradas dentro del cine, y que algunos sí pueden ser llamados autores, mientras que otros se tienen que conformar con calificativos y epitetos de diversa naturaleza, como joven cineasta y demás pavadas. Para mí, compartiendo la idea de Oliver Asayas, es un tema agotado, acabado, propio de una época superada. Actualmente, lo que se imponen son categorías menos rígidas y más líquidas a la manera posmoderna de Bauman. El tercer milenio, junto con sus géneros, tiene que ser por definición más flexible y elástico que el siglo XX. Es una lástima que en Venezuela no lo hayamos asumido aún.De ahí que nuestro cine siga anclado en el romanticismo decimonónico de Michelena y de Venezuela Heróica.

  10. Epa Carlanga… gracias por la aclaratoria.

    La cosa es que por eso concluyo que a partir del extracto que colocas de Ortega y Gasset aun no me queda claro el término; y casi que me parece que aplica a todos los directores que nos gustan (de hecho, por las razones que nos gusten sus películas, sean cuales sean estas razones).

    Sin embargo, qué pasaría si los hermanos Farrelly comenzaran a dirigir historias distintas o simplemente a incursionar en otro género; sería esto comenzar a ser “externo”?. Entonces en qué momento o a partir de cuál obra podemos decir que hacen (o hacían) cine de autor?.

    Creo que hay abismos de estilos entre “Elephant” y “Good Will Hunting”; o aún mejor entre “The Naked Gun” y “Ghost”. Allí nadie reconocería un estilo o tendencia particular, siendo películas de un mismo director y cercanas en el tiempo. …O si?

    Es decir, esto aplicaría para la dualidad en casos como “El Mariachi” y “The Adventures of Sharkboy and Lavagirl”, o de “Snatch” y “Swept Away”?. Podría conseguir semejanzas estilísticas obvias en Kubrick y los diversos géneros que ha incursionado, pero me cuesta un poco más en los casos anteriores. Es como si la línea divisoria de “es o no es cine de autor” es difusa en algunos casos y en otros simplemente no existe, porque no lo son o nunca lo fueron.

    Lo que reflexiono es que encerrar el término en un “término” como tal pareciera buscarle la quinta pata al gato. Todo tiene su autor y cuenta (o debería) con particularidades propias. Esto aplica tanto para las gorditas de Botero como para el rayero loco de Pollock. Pero, y si ellos decidieran darse el gusto de ser igualmente “auténticos” haciendo algo completamente diferente a lo ya conocido en sus obras?. Se les quita la etiqueta?, o puede convivir con el término?… con, por llamarlo de alguna forma, una “duplicidad de estilo”, aún asi reconocible.

    El término, digamos, sería aplicable no “al director” sino sólo “a la obra y su director” y extrictamente luego de exhibida una gama relevante de películas en las que se logre captar estas repeticiones, genuinas o no, que delaten este “sello” y que sólo encontramos si lo vamos a buscar por referencia previa. Algo que impuesto al inicio nos termina gustando, pero sólo es reconocible por nosotros de forma posterior a la simpatía que mostremos y no está decretado en la impresion que nos cause una primera vez.

    No se si venga al caso, pero recuerdo haber visto una entrevistaa Billy Corgan en donde le preguntaban que opinaba de la música “alternativa” y él comentaba algo con lo que estuve de acuerdo en ese entonces: “lo peor que le puedes hacer a la música alternativa es situarla en un género. Es simplemente aquella que no entra en ninguno”. Esto, claro está, a mediados de los 90s, en el boom de la era “alternativa” post-grunge. Creo en todo caso que algo de esta afirmación podría reciclarse para complementar la definición de cine de autor en sus movimientos originarios.

    Saludos… buen post para agilizar las neuronas. Ya utilicé muchas esta semana y apenas es martes. Si sigo así no llego al fin de semana.

  11. Cuando yo estudiaba en COTRAIN se empeñaron en dividir una muestra de cortos de los estudiantes, que se reaizó en la cinemateca nacional, en dos tandas Los cortos de autor y los cortos de aquellos estudiantes que un futuro pudieran llegar a dirigir un “encargo” de manera correcta.
    Para ellos todos aquellos cortos que “denunciaban algo” o tenían estructuras no convencionales pero que no se entendian o eran muy experimentales se podían catalogar como cine de autor y los alumnos que tratabamos de contar una historia con pies y cabeza de manera formal con algún guiño hacia caulquier género eramos considerados como “buenos técnicos”. Después de casi 15 años se ser catalogado como un futuro técnico solo puedo decir que eso del cine de autor es un sticker mal pegado.
    De aquellos estudiantes “autores” poco se, de aquellos estudiantes técnicos puedo decir que por lo menos la mitad trabaja en el medio y están haciendo cosas interesantes.

  12. Hola a todos,

    Tiene mucha razón Monsalve cuando dice que el tema de la política de autor viene dando tumbos desde hace rato y debe ser superada (o ha sido superada).

    Pero mi post apuntaba a que no puede ser superado algo que se desconoce o que se juzga con prejuicio. Y creo que aquí (en Caracas) seguimos siendo prejuiciosos con respecto al tema del cine de autor, lo que denota absoluto desconocimiento (no lo digo ni por Monsalve, ni por Juancho, ni por Juan Cruz).

    Yo no creo que el concepto se agote en las formalidades estilísticas de cada autor. Creo que engloba mucho más y es lo suficientemente flexible (o líquido) como para abarcar diversos géneros y estilos.

    Yo sigo estando de acuerdo en lo que decía Gordon Willis, que un artista no era otra cosa que un artesano que, de tanto ejercer su oficio, terminaba depurando un estilo propio, su sello personal.

    Por allí estoy de acuerdo con Juancho: el oficio hace al autor. Difícilmente podrá ser un artista aquel que no ejerce, o ejerce poco su oficio como artesano.

    Lo del cine de autor, desde luego, va mucho más allá de la clasificación pedestre entre técnicos y artistas. Como escribí en el post: Hitchcock y Ford hicieron toda, o casi toda su obra por encargo. Alguien ponía el ejemplo de Hawks, que no sólo hizo encargos, sino que además de diferentes géneros y estilos.

    Pero aquí seguimos creyendo que el cine autoral está definido por estructuras no convencionales, por denuncias sociopolíticas, por la experimentación mal entendida o por narrativas crípticas. Y, muchas veces, se usa en términos peyorativos, que fue lo que me motivó a escribir este artículo.

    A eso me refiero: el cine de autor no tiene nada que ver con lo anterior, ni tampoco con la capacidad o no para contar una historia con pies y cabeza. Tan autor es Lynch o Stan Brakhage, como Vincenti Minelli o Busby Berkeley (de paso, yo encuentro similitudes plásticas impresionantes entre Berkeley y Brakhage).

    La política de cine autoral debe ser superada, claro, pero primero lo primero: hay que entenderla.

    Saludos!

  13. Carlanga, entiendo tu punto de vista. Ahora bien, si bien te refieres a la mala utilización del término, yo creo que en principio el término es mal utilizado principalmente por los mismos “autores” (y tal vez por uno que otro crítico).

    Leyendo algunas de las anécdotas que escriben aquí, recordé la de un amigo de la universidad (que por cierto, odiaba ese “género” del cine de autor como lo entendemos aquí y adoraba el cine comercial); pero cuando le tocó hacer un cortometraje terminó haciendo algo que no entendía nadie sino él y un par de panas. Un día me dijo: “qué irónico, el corto que hice fue cine de autor”. (¿¿??)

    Tal vez mucha gente dice “cine DE autor” cuando en realidad quiere decir “cine DEL autor y NADA MÁS PARA el autor”. Como bien dice Odremán cuando se refiere al “yo con mi arte tengo”.

    También creo que Monsalve tiene razón cuando habla de que eso ha creado una especie de culto a la personalidad. Recordemos que el nuestro es el país del culto a la personalidad por excelencia. Cuando uno ve un trailer extranjero, es muy raro leer algo tipo “una película de…” a menos que sea un director consagrado (o de género muy particular, tipo Night-Shyamalan), porque esa frase es un punto de venta, y hay directores que “venden” igual que un actor. Cuando el nombre no es muy conocido, entonces dicen “del mismo director de…”, porque el punto de venta son las películas pasadas del director. Por otro lado, acá he visto muchas óperas primas que dicen “una película de…”, cuando es ¡una opera prima! Es decir, nadie ha visto un largometraje de ese director… ¿por qué ponen el nombre? ¿Una cuestión de ego? Porque en esos casos particulares pareciera que no es el nombre del director un punto de venta para la película, sino más bien la película es una excusa para vender el nombre del director.

    A fin de cuentas, coincido también con Monsalve en aquello de que no es más que una etiqueta. La pelea entre Iñárritu y Arriaga no fue porque éste último reclamaba que el primero le había cambiado el guión y había rodado otra película. Lo que estaba en juego era a quién le pegaban la etiqueta de “autor”.

    Y una reflexión para culminar: el caso Blade Runner. Película considerada de “autor” y de culto. Fanáticos le han echado flores a Ridley Scott por décadas, olvidando que el corte final fue de los productores. Cuando Scott final mente sacó su “edición del director” faltaban elementos como las voces en off que le daban ese ambiente tipo policial, y mucha gente repudió esta versión… que era, precisamente, la del “autor”.

    Un amigo, asiduo participante de este foro, suele bromar sobre Ridley Scott diciendo que es una “franquicia” que simplemente pega su nombre en un producto. A lo mejor, hay algo de verdad en muchos autores.

    Saludos.

  14. Tal vez mucha gente dice “cine DE autor” cuando en realidad quiere decir “cine DEL autor y NADA MÁS PARA el autor”.

    Ahora lo entiendo todo : para algunos ‘cine de autor’ es un género, una especie de género personal, igual que otros piensan que ‘cine venezolano’ es un programa de RCTV.

  15. Yo sigo confundido. Antonio Llerandi me dijo una vez “No hay nada más sabroso que decir que no se entiende algo”.

    Tengo claro que cine de autor no es un género. Pero, hago algunas preguntas:

    -Puede existir “cine de autor” en un ópera prima? o en una sola película?. O se necesita un historial de obras para notarlo?.
    – Así como para cualquier mortal (un espectador común) puede “descubrir” que género está viendo, puede este mismo mortal saber si se trata a su vez de “Cine de Autor”. No necesita información previa sobre ese autor o sobre el tema?. Y si asi fuese, no es esto de una u otra forma algo de élite?.
    – Hay sub-clasificaciones en este cine?. Pareciera que si, lo cual lo hace más “líquido” aún.

    Saludos…

  16. Ya que nombraron a Llerandi, permítanme un brevísimo off topic: ¡Qué horrendo el trailer de Despedida de soltera!…más que seducir, espanta (a pesar de las chicas lindas del reparto).

  17. Creo que el concepto de cine de Autor deberìa ser erradicado de esta era postmodernista, donde todo se mezcla, en la mayorìa de los casos para màs mal que bien.

    Hoy dìa dividirìa la cosa entre los cineastas que quieren reinventar la rueda y los que no. Asì lo han hecho los grandes autores del pasado, y aùn lo siguen haciendo los pocos que quedan.

  18. Estamos de acuerdo, Carlanga. Buena anécdota la de Malavé. También coincido con Hal. En resumen, una discusión interesante, de altura, con datos, sin insultos, como debe ser.

    Seguimos en contacto.

  19. Ahora que leo algunos comentarios, más me parece que “A la media noche y media” sería Cine de Autor, sobre todo por el post de HAL9000: “Tal vez mucha gente dice “cine DE autor” cuando en realidad quiere decir “cine DEL autor y NADA MÁS PARA el autor””. Conclusión unánime de 5 personas con las que fuí a verla hace poco en el CELARG, que querían suicidarse después de no entender nada en la película. Y no los culpo.

  20. Siguiendo la tópica de Carlos en cuanto a lode artesanía, el cine de autor tradicionalmente nace de los directores con trayectoria. Dudo muchísimo que cuando Buñuel hizo “el perro andaluz” o “la edad de oro”, lo consideró cine de autor (particularmente creo que las hizo más por goce y ejercicio, que por algún motivo serio). En el caso de Buñuel, se considera que cumple con el cine de autor en su última época francesa. Incluso en la época méxicana (donde hizo casi toda su filmografía) no es considerada comno cine de autor. Lo que quiero decir es que ya en su época francesa,cuando ya había rodado casi 30 películas, es cuando comienzan sus obras más complejas como “La Vía Láctea” y “El Discreto Encanto de la Burguesía”, y cuando el colectivo de verdad las consume como obras de cine de autor.
    Es que es lógico, luego de que seas maestro de tu arte, es cuando puedes expresar más fácil y complejamente tus verdaderos intereses y conceptos. O incluso, cuando ya tienes suficientos códigos y estilos propios fácilmente identificados por una audiencia, como Hitchcock, Godard, etc. No importa el tema que traten.
    Me cago de la risa cuando pseudo intelectuales hacen cine-foros súper serios sobre “Un perro andaluz” o “La edad de oro”; pecan de ingenuos en la práctica del cine e ignoran que las grandes obras no siempre tienen que tener fundamentos conceptuales, o razón de ser. Las granbdes obras también nacen de la diversión o de las ganas de “tripear” con una cámara, tus panas y mujeres mostrando las tetas.
    Este es el peor vicio adoptado desde el arte contemporáneo.
    Básicamente, el cine de autor es cine hecho por personas con BOLAS. Gente que se arriesga. Que no trata de jugar seguro y que busca los felices accidentes.

  21. Por esto no creo que ridley scott o spielberg hagan cine de autor. Juegan expresamente para sus estudios o espectadores. Nombres 10 códigos visuales o temáticos, recurrentes en los últimos filmes de scott(tony y ridley) y spielberg.
    LOS RETO.

  22. ¿Por qué erradicar el concepto de cine de autor cuando la era postmoderna lo admite todo? ¿Que es clásico y que es experimental hoy? MTV ha institucionalizado el lenguaje cinematográfico que en un principio fue experimental y radical.
    El cine de autor es simplemente el que realiza el director como un novelista escribe “su novela” y un pintor pinta “su cuadro”.La diferencia es que al pintor no le dicen: ponle más azul a ese cielo,o: quiero un cuadro de un gato amarrillo que combine con los muebles del recibo. Al director le dicen: puedes hacer tu película de Cleopatra pero la va a protagonizar fulana de tal y si no te gusta le damos la direccion a otro,o cambia el guión y métele más dialogo en esta escena para que fulano se luzca. Antes de los Cahiers el cine lo vendian las estrellas (vamos a ver una de Bogart) y los productores (Cecil B. de Mille,que tambien dirigia).Con la política de autor los críticos de aquella revista leyenda discutieron si la autoría de la película le pertenecía al guionista, al productor o al director y llegaron a la conclusión de que el director es el que interpreta y da una forma única a la obra.”Crimen un castigo” ha sido llevada al cine muchas veces y cada director le da una interpretación distinta y única a la novela de Dostoievski.
    Por otro lado,hay la etiqueta de “Cine de autor” que usan los productores europeos para vender mejor una película. Hay un “Cine de autor” prefabricado,buscado por los productores de Europa para tener acceso al mercado internacional,algo parecido a la etiqueta de “pornomiseria” que ha caído muy mal en los foros porque señala a cierto cine de denuncia social hecho en Latinoamérica realizado para ganar cierto prestigio o ganarse premios en Europa (y no hablo de el cine de denuncia hecho con honestidad,como Los Olvidados o La Historia Oficial) .
    La observación sobre el Cine de autor como etiqueta comercial la estoy parafraseando del volumen XI de Historia universal del cine de la editorial Catedra.No habia tomado conciencia del hecho hasta que leí la observación de uno de los ensayistas de ese libro.Eso no quita que ese cine sea autoral y bueno: el crítico señala en esa categoría una película fabulosa como El Nombre de la Rosa de j-j.Annaud. El concepto de cine de autor legitimo es el del director como artista y creador libre (una utopía impensable para esta época tan pesetera)

  23. Por esto no creo que ridley scott o spielberg hagan cine de autor. Juegan expresamente para sus estudios o espectadores. Nombres 10 códigos visuales o temáticos, recurrentes en los últimos filmes de scott(tony y ridley) y spielberg.
    LOS RETO.

    Verga déjame echarle un poco de coco…

  24. En el arte todo es subjetivo.Los criticos sueñan con encontrar la formula para analizar objetivamente una pelicula y gracias a Dios nunca la van a encontrar.Spielberg ha logrado plasmar sus obsesiones dentro de la industria del cine de Hollywood.En sus peliculas puedes encontrar temas que y situaciones que se repiten,por ejemplo:
    Los niños solos en sus aventuras: E.T.,Parque Jurasico,A.I.,el Imperio del sol.(podria incluir La Terminal con Tom Hanks repitiendo su actuacion en Forrest Gum)
    La Segunda Guerra Mundial:
    Salvando al Soldado Ryan,La lista de Schindler,Indiana Jones,1941.
    La esclavitud y el odio racial:
    Amistad,El Color Purpura,Schindler.
    Si revisas su filmografia podras encontrar muchas mas constantes tematicas.
    De Scot se ha dicho que su estilo es el mismo de sus comerciales.Recuerdo que en Blade Runner Decard sueña con un unicornio muy parecido al que aparecera mas tarde en Leyenda.La satmosferas opresivas son una constante en la filmografia de Scott.
    Hasta el autor mas comercial repite formas de contar que lo caracterizan de alguna manera.

  25. El verdadero autor de la Película es el espectador,
    Así como el lector es dueño y tirano autor de la novlea que lee, y esta es lo que él decide que sea después de leerla.
    recordemos que esto fué reseñado por Terry Guilliam en su “12 Monkeys”, cuando El personaje de Bruce Willis se mete en una sala de cine junto a Madeleine Stowe (sorry), y están dando la película “Los Pajaros de Alfred Hitchcock”. Y Bruce Willis dice que ya habnía visto esa escena, pero que no la recordaba, que si nuo ve una película varias veces ve una cosa que había pasado por alto…

    A mi esto me ha ocurrido también, y al salir de una sala y escuchar los comentarios de los espectadores, es imposible pasar por alto que cada quién tiene una opinión distinta, que refleja lo que ocurrió en su mente mientras observaba la película.

    Así que, bueno, piensen en eso… el verdadero autor de una película es el espectador. que la reconstruye o la destruye al salir de la sala de Cine…

    Y sobre los guionistas y sus diatribas, bueno habrá que recordar la opinión de Charles Chaplin sobre el guinista: “El tiempo es el mejor autor, siempre encuentra un final perfecto….

    Saludos y suerte

  26. Tienes razón EVORA. Me has callado la jeta, sin embargo, lo que yo explico de buñuel en contraposición a spielberg o scott sigue manteniéndose. Obviamente, Buñuel, Kurosawa o Godard, han dejado una huella mucho más profunda que éstos. Su narraciones son, eminentemente personales, y a la final, lo que termina imponiéndose es su personalidad, sus vicios y obsesiones.
    Quizás Spielberg lo hace muy por debajo cuerda, como tú dices.
    Pero sí, creo que eminentemente, el cine de autor es un género ya pasado y activo en los 50, 60, 70, YA. Hasta ahí. A mi me parece que ahora, el 50% de las peliculas que llegan a Cines Unidos o Cinex son de verdad, Cine de Autor.
    Spike Lee se me presenta como el máximo exponente de eso en los 90 y ahora.
    Ojo, a mi me sabe a mierda si mis películas llegan a ser o no consideradas como eso.
    Yo en verdad quiero ser como Ridley Scott.

Comments are closed.