CríticasDestacadasTelevisión

Boicot contra El Mecanismo, de José Padilha, ha sido su mejor promoción

6 min de lectura

Lula está molesto con El Mecanismo, de José Padilha.

Vamos a procesar a esa tal Netflix porque están haciendo una fiesta. No podemos aceptar eso y no lo voy aceptar…

Dilma, al parecer, también.

Netflix no sabe dónde se ha metido…

(Extrañamente, Dilma publicó su tuit originalmente en portuñol).

Pero no son los únicos en Brasil que se han indignado con la serie producida por Netflix. En redes sociales y aplicaciones de mensajería se han difundido cadenas llamando a boicotear la serie, votando negativamente en el sistema de ratings de la plataforma de streaming.

Estamos pasando y pidiendo a todos los que tienen cuenta en Netflix que entren en la (página de la) serie “El Mecanismo. Hagan click en la clasificación de la serie, como nuestra la imagen, y que clasifique como negativa (👎).

Al hacer esto, las personas verán que quien la vio no le gustó y perderán el interés. Esa es una serie de manipulación política, creada por la derecha para promover las aberraciones de (el caso) Lava Jato.

Y, por favor, ¡reenvíen este mensaje a las personas y grupos de izquierda!

¡Muchas gracias!

En redes sociales, la campaña ha ganado tracción con la etiqueta de #DeleteNetflix.

Carol Abras, uno de los pilares de El Mecanismo, de José Padilha

Carol Abras, uno de los pilares de El Mecanismo, de José Padilha

Boicot a El Mecanismo, de José Padilha, la mejor promoción

Desde luego, no podía haber mejor propaganda para la serie que esas cadenas en WhatsApp y esas campañas en redes sociales. Supongo que más de uno que no sabía de la existencia de la serie corrió a verla. O, al menos, a sumarla a su lista. En mi caso fue así. Y me vi los ocho capítulos de una sola sentada.

¿Acaso el llamado al boicot fue una jugarreta de la misma Netflix? No me extrañaría nada. La plataforma es conocida por su valentía a la hora de tomar riesgos para promover sus productos. Allí está, por ejemplo, la promoción de la Black Mirror en España. O la polvareda que se levantó con la campaña de Fe de Etarras. Y el lanzamiento sorpresivo de The Cloverfield Paradox.

En el caso de El Mecanismo (O Mecanismo), Netflix no ha sido menos arriesgada al abrir en varios aeropuertos brasileños tiendas para corruptos. De modo que los políticos y empresarios corruptos que abandonan precipitadamente el país, puedan hacer compras de última hora en la Duty Free: diccionarios de términos del mundo de la corrupción, libros sobre las 1001 y una cosas que hacer antes de ir a prisión domiciliaria, ropa interior con bolsillos secretos para esconder dólares robados o tobilleras de lujo.

José Padilha, sin temor a la controversia

Prácticamente desde que se diera a conocer con el extraordinario documental Bus 174, José Padilha se ha visto rodeado de polémicas. Su cinta más famosa, Tropa de Élite, causó un revuelo de proporciones mayúsculas al elaborar un retrato de la violencia urbana alejado por completo de los condicionamientos ideológicos de la izquierda.

Esto, desde luego, le ganó la fama de haber hecho una película fascista. Y a Padilha mismo, de ser un realizador “de derechas”. Aquel fue su mayor éxito comercial y de crítica. El film obtuvo el Oso de Oro en Berlín.

La película provocó un intenso debate en Brasil sobre la acción policial y la representación de la violencia de las favelas en la gran pantalla. Protagonizada por un capitán policial violento, atormentado e incorruptible, la historia evita los condicionamientos ideológicos de la izquierda para analizar los orígenes de la violencia y el narcotráfico.

En salas de cine y en el mercado informal, el film fue visto por millones de espectadores. Se reportaron proyecciones en las que una parte del público gritaba “¡reaccionarios!” a lo que ocurría en pantalla. Mientras que la otra parte de la sala, vitoreaba al capitán Nascimento.

Padilha regresaría al documental con Secrets of the Tribe, un reflexivo aunque no menos controvertido trabajo sobre la acción de los antropólogos, de ciertos antropólogos, sobre las tribus indígenas del Amazonas. Después de una breve y no tan afortunada incursión en Hollywood, se adueñó de los espectadores de Netflix con Narcos.

El Mecanismo de la polémica

¿Pero cuál fue su respuesta a las críticas de los políticos de su país a El Mecanismo (O Mecanismo)? Pues no menos controvertida, acaso por lo balanceada:

La izquierda enloqueció y se volvió más hipócrita que la derecha. Cuando un pobre roba, va a la cárcel; pero cuando un rico roba, se convierte en ministro.

El principal reproche que se le hace a El Mecanismo es que no haya sido fiel a los intríngulis del caso Lava Jato (Operación Autolavado), la mayor investigación por corrupción de la historia del Brasil. El caso llevó a prisión a importantes empresarios brasileños, a gerentes de la empresa Petrobras, provocó el encarcelamiento de Lula y la caída de al menos dos presidentes latinoamericanos. Con este caso, Padilha y su equipo de escritores tendrían material para varias temporadas.

José Padilha: “¿Cómo podía contarse la historia de la policía de Río sin tiroteos entre agentes y narcos?”

BBC ha publicado una lista de inexactitudes de la serie con respecto a los hechos reales. Pero se trata de detalles que poco afectan el resultado general. Al menos, no para el espectador no familiarizado con los detalles de la investigación. En todo caso, es sabido que la verdad cinematográfica no siempre debe corresponder con la realidad periodística. Para empezar, un letrero al comienzo de cada capítulo nos recuerda que se trata de una obra de ficción, y que los personajes y hechos han sido adaptados con fines dramáticos.

Claro, esta no es una justificación suficiente para Dilma y Lula cuyos retratos en la serie no son los más halagador.

Polémicas periodísticas y políticas aparte, la serie tiene sus virtudes. Su trama es vertiginosa y te engancha desde el primer capítulo. Sus personajes son multidimensionales y el reparto en general reboza carisma. Carol Abras y Selton Mello son dos fuertes presencias en la pantalla, que te impiden mirar hacia otro lado.

El Mecanismo de José Padilha, poca institucionalidad es mejor que ninguna

El Mecanismo de José Padilha, poca institucionalidad es mejor que ninguna

El Mecanismo de la catarsis

Y, finalmente, está lo más importante: la catarsis que provoca en los espectadores ser testigos de la caída de uno o varios peces gordos. Algo realmente inusual en América Latina.

Aquellos que vivan en países con gobiernos dictatoriales, donde han desaparecido las instituciones representativas, el estado de derecho brilla por su ausencia, la separación de poderes está extinta y grandes porciones de la población sobreviven en la miseria, mientras una minoría privilegiada concentra el poder político, coarta los derechos de los ciudadanos y acapara las riquezas, encontrarán El Mecanismo, de José Padilha, harto reconfortante y catártico.

Eso sí: se darán cuenta de que un poquito de institucionalidad, tan sólo un poco, es mejor a ninguna.

Anuncios
Share:
A %d blogueros les gusta esto: