Pulgasari, el Godzilla comunista de Corea del Norte

Imagen de previsualización de YouTube

El cine está lleno de anécdotas y me considero un curioso de éstas. Gracias a mi extraña fijación por el cine oriental, hace un tiempo me tope con ésta.

Les contaré sobre Pulgasari, una película que más allá de sus actores, directores o incluso su calidad, se recuerda por la historia que rodea su producción, la cual representa una de las anécdotas más extrañas, a mi parecer, de la corta historia del cine.

Pulgasari

A mediados de los 50 en Japón apareció Godzilla, un monstruo creado por explosiones nucleares (Hiroshima y Nagasaki seguían frescas en la memoria japonesa), dándole vida a un género en el cine dominado por grandes bestias que destruyen ciudades y ponen en riesgo la raza humana. Gamera, Mothra, Rodan, son algunas otras bestias que fueron adquiriendo vida en el género, que para finales de los 70 era un boom en Asia donde Godzilla era el líder.

Mientras tanto en Corea del Norte estaba en pleno apogeo el dictador Kim Il Sung, y su hijo, Kim Jong Il era ministro de cultura para el momento. Kim Jong Il, dentro de todo, era un amante del cine y veía este medio como una buena herramienta para hacer propaganda, por lo cual se dedicó a producir y supervisar películas antes de heredar el poder. Pero la industria de cine Norcoreano carecía de artilugios de los cuales hacer gala y de personajes de renombre para hacer sus producciones. Es por esto que Kim Jong Il decidió ¨reclutar¨ a Sang Ok Shin, quien era un famoso director de su patria enemiga, Corea del Sur, y a su esposa Chou Eun Hee, una famosa actriz.

Para reclutarlos, Kim Jong Il dio la orden a las fuerzas especiales para que se infiltraran en Hong Kong y se hicieran pasar por productores interesados en trabajar con el director surcoreano, quien sin saber nada asistió a la cita. Allí lo raptaron y mantuvieron cautivo por más de 4 años, separado de su esposa. Tras ello, fueron puestos en “libertad” en Corea del Norte donde fueron forzados a hacer películas de propaganda para el régimen norcoreano.

Kim Jong Il supervisando la filmación

En el tiempo que Sang Ok Shin estuvo recluido filmó Pulgasari (1985), coproducida por Japón bajo la ayuda de los creadores de Godzilla. Kempachiro Satsuma que dio vida al monstruo japonés sería el mismo actor que haría el papel de Pulgasari.

Esta película narra la historia de un pueblo oprimido por su gobernante, donde un herrero, en su último aliento, crea una figura con arroz y barro que cobra vida al caerle accidentalmente una gota de sangre, y despierta con un hambre insaciable por el metal.

Esta criatura crece rápidamente al comer más y más hasta convertirse en uno de estos monstruos asiáticos gigantes. El pueblo que se organizó a pelear contra su tirano gobernante es ayudado por esta bestia hasta conseguir la victoria, pero Pulgasari sigue con hambre y se vuelve en contra del pueblo.

La metáfora de la película como propaganda muestra a Pulgasari como la figura del capitalismo salvaje, el cual se vuelve contra los intereses del pueblo, un pueblo que se basó en el apoyo colectivo para lograr sus metas.

No fue sino hasta 1985, más de ocho años después de su rapto cuando la pareja, bajo el permiso de Kim Jong Il, viajó a Vienna buscando apoyo europeo para producir sus películas. Fue entonces cuando pudieron escapar de sus guardias, pedir asilo en la Embajada de los Estados Unidos, y así contar la historia.

La película fue guardada por Kim Jong Il, y no fue sino hasta 1998 que Pulgasari fue estrenada fuera de Corea del Norte.

Related Posts with Thumbnails
%d personas les gusta esto: