Publicada en

Tarkovsky, el tiempo, el montaje y la esencia del cine

Andrei Tarkovsky, tiempo y cine

Andrei Tarkovsky, en su testamento cinematográfico, titulado hermosamente Esculpir en el Tiempo, explica, con tanta claridad que parece clarividencia, la esencia del cine: el trabajo con el el tiempo.

¿Y en qué reside la naturaleza de un arte fílmico propio de un autor? En cierto sentido, se podría decir que es el esculpir el tiempo. Del mismo modo que un escultor adivina en su interior los contornos de su futura escultura sacando más tarde todo el bloque de mármol, de acuerdo con ese modelo, también el artista cinematográfico aparta del enorme e informe complejo de los hechos vitales todo lo innecesario, conservando sólo lo que será un elemento de su futura película, un momento imprescindible de la imagen artística, la imagen total.

Nostalgia | Plano secuencia

En el tiempo, materia prima del cine y el artista cinematográfico, Tarkovsky también veía la razón, el motivo que llevaba a los espectadores a la sala de cine.

¿Por qué va la gente al cine? ¿Qué les lleva a una sala oscura donde durante dos horas pueden observar en la pantalla un juego de sombras? ¿Van buscando el entretenimiento, la distracción? ¿Es que necesitan una forma especial de narcótico? Es cierto que en todo el mundo existen consorcios y trust de entretenimiento, que explotan para sus fines el cine y la televisión lo mismo que muchas otras formas de arte. Pero éste no debería ser el punto de partida, sino que más bien habría que partir de la naturaleza del cine, que tiene algo que ver con la necesidad del hombre de apropiarse del mundo. Normalmente, el hombre va al cine por el tiempo perdido, fugado o aún no obtenido. Va al cine buscando experiencia de la vida, porque precisamente el cine amplía, enriquece y profundiza la experiencia fáctica del hombre mucho más que cualquier otro arte; es más, no sólo la enriquece, sino que la extiende considerablemente, por decirlo de algún modo. Aquí y no en las “estrellas”, ni en los temas ya gastados ni en la distracción: aquí reside la verdadera fuerza del cine.

Trakovsky alega que la edición, o el montaje, está presente en todas las artes. Es la elección, selección y reordenación de los materiales con que trabaja el artista. No obstante, lo que diferencia al cine es el trabajo con el tiempo. El esculpir con el tiempo, en el tiempo. El equivalente cinematográfico al cincel, el martillo y el mármol es el montaje. Con el montaje, el cineasta manipula el tiempo.

(…) El montaje cinematográfico sí que tiene algo específico, que es la coordinación del tiempo fijado en cada una de las partes que se han rodado. Montar es unir partes mayores y más pequeñas de una película, cada una portadora de tiempos diferentes. Su unión recrea o crea una nueva conciencia de la existencia de ese tiempo que emerge como el resultado de los intervalos, de lo que ha sido cortado, eliminado fuera del proceso a cinceladas. Pero las peculiaridades del corte están impresas ya en las partes que se montan. La edición no engendra, o recrea, una nueva cualidad; en realidad hace emerger una cualidad ya inherente en los cuadros que une. La edición se anticipa durante el rodaje y determina desde el principio el carácter de lo que se va rodando. Del montaje depende la longitud de los tiempos, la intensidad de su existencia fijada por la cámara (…)

El Espejo | Plano del viento

¿Pero, cómo se puede sentir el tiempo de un plano? La sensibilidad surge si tras el acontecimiento visible se hace patente una verdad determinada e importante. Cuando se reconoce clara y nítidamente que lo que se ve en ese plano no se agota en aquello que se representa visiblemente, sino que tan sólo se insinúa algo que tras ese plano se extiende de forma ilimitada, cuando hace alusión a la vida (…)

La percepción del tiempo, expresada a través del ritmo, es lo que, según Tarkovsky, hace único a un autor.

El director demuestra su individualidad sobre todo por su sensibilidad de cara al tiempo, por medio del ritmo (…) Como la sensibilidad temporal es un elemento de la percepción viva de un director y la presión del ritmo de las partes montadas es la que dicta los cortes, el montaje también se manifiesta de la mano del director. El montaje expresa la relación del director con su idea y a través del montaje se da forma definitiva al modo de ver el mundo que tiene el director.

Stalker | Escena final

No obstante, para el autor de El Espejo, la obra cinematográfico era un proceso que arrancaba con el artista, pero que solo se completaba con la confrontación de la obra ante el espectador.

(…) Una película es algo más que unos rollos de celuloide rodados y ensamblados. Más que un relato y también más que un tema. Una película se separa de su autor y comienza a tener una vida independiente, que se transforma en forma y contenido al verse confrontada con la personalidad del espectador.

Esculpir en el tiempo (R) (9a.Edic.2008)


De nuevo: $285.90 USD En Stock

10 comentarios en “Tarkovsky, el tiempo, el montaje y la esencia del cine

  1. La esencia del cine y del montaje tiene un solo nombre. EISENSTEIN

  2. Justamente, en Esculpir en el Tiempo, Tarkovsky expone su visión del montaje “anti-Esenstein”. Esta esbozada en los fragmentos que incluí en el post. ¡Gracias por comentar!

  3. Excelente post Carlos, y también celebro que el montaje regrese como huésped a tu blog. sobre el tiempo y Tarkoswky. El amigo Alex Coy tiene razón, Eisenstein tiene la supremacía en cuanto al estudio de la presencia del Montaje en todas las artes, Así lo recuerdo al final de una de las ediciones facsímiles de las obras de Eisenstein que leí hace algunos años. La diferencia entre los dos pensadores, en torno a la presencia del montaje en las otras artes, tal vez radica en el hecho de que Eisenstein destacaba el LENGUAJE como el objeto y centro de su investigación, y para él el montaje cumplía la doble articulación de ser un arte, y un instrumento de investigación lingüística, y, según recuerdo, directamente relacionado con la experimentación visual y las relaciones con la música. Debo hacer una re/lectura de Esculpir en el Tiempo, para buscar la opinión de Tarkoswky sobre el Montaje como herramienta de investigación del Lenguaje, y sobre la música como expresión del tiempo en la imagen cinematográfica.

  4. En cuanto a mi reflexión sobre el tiempo como montador, siempre consideré a la Moviola como una de las más bellas representaciones de “la máquina del tiempo”… y ese era mi placer cuando la usaba editando noticiarios hasta hace 10 años… mientras soñaba que mis montajes producían “efectos” en las mentes de los espectadores que veían los noticiarios en las salas de cine. Siempre he creído que, si vemos al cine desde la perspectiva de la psicología “Gestalt”- de manera temeraria, cabe decir- el montador es el subconsciente del director… ahora, con el paso del tiempo, he aprendido que el Cine como arte, es el inconsciente de la cultura. allí radica su belleza,y por ello, ahora prefiero el cine animado, ilustración animada… prefiero el Realismo épico a los problemas de pareja. o de la clase media… Aunque, siempre la pornografía tendrá un lugar en mi corazón, por más que en ella se haga uso del más humilde de los tipos de montaje: el que cambia los puntos de vista “cuando no hay más remedio”.

  5. Toda esta reflexión personal apunta a compartir un libro: llevo años leyendo y releyendo un libro fabuloso, que considero mi libro de cabecera como montador, se trata de “El Problema del tiempo” de J. ALEXANDER GUNN. en este trabajo el autor hace un estudio crítico de las distintas visiones que los pensadores de occidente han desarrollado sobre el conocimiento del tiempo. Y allí encontré una idea que orbíta en mi mente desde hace años, y que bien podría ser el eslabón perdido para construir un paradigma que relacione al cine como herramienta lingüística de investigación del tiempo. Alexander Gunn comenta que el filosofo Samuel Alexander, en su libro Space, Time, and Deity decía que ” El Tiempo es al espacio lo que la mente es al cuerpo”, por lo tanto, ” el tiempo es la mente del espacio”, y las relaciones enter el tiempo y el espacio que puede percibir el ser humano son de orden cinematográfico. Según Alexander, el órgano del cuerpo humano más capacitado para percibir al tiempo no sería la vista, sino el oído, porque en el oído medio se encuentra nuestro dispositivo natural que nos provee de la conciencia del ritmo. De allí que la música sea nuestra primera expresión lingüística del tiempo.. y esto si conecta con las ideas de Eisenstein, y de algún modo con la propuesta de Tarkoswky de “esculpir en el tiempo”.

    Hoy día para mi, el problema con el tiempo sigue siendo el mismo que ha enfrentado el pensamiento desde que comenzamos a reflexionar sobre ello, a saber, seguimos teniendo problemas para distinguir al tiempo más allá de nuestra percepción de él -tiempo objetivo versus tiempo subjetivo- y a ese problema se suma el hecho de que nuestra idea del tiempo está, ineluctablemente signada por el lenguaje. Por nuestro Lenguaje humano. Representar al tiempo en el cine muchas veces no ha pasado de representar nuestra percepción del paso del tiempo en el instante (los sueños de Kurosawa), o el paso del tiempo más allá de nuestra corta vida, de manera hiperrealista (Baraka, Ron Frick). Y estas dos formas llevan al humano al mismo punto, a comprender que las limitaciones de nuestra propia existencia, y el corto alcance de nuestra percepción nos impiden comprender el espacio o el tiempo en su esencia.

    Dejaré estas reflexiones hasta aquí… en espera de que otros montadores comenten sus ideas sobre esto… Ojalá que los montadores que visitan este espacio se dieran por comentar sus ideas sobre el tiempo.

    saludos, y gracias nuevamente por el post.

  6. Tarkovsky contrapone su idea del cine como arte temporal a la teoría eisensteniana del montaje de atracciones, a la visión simbólica y dialéctica de Eisenstein.

    Para él, cada plano es un fragmento de tiempo, no una idea. En Esculpir en el Tiempo vuelve una y otra vez sobre este punto.

    Bienvenido de nuevo!!!

  7. Excelente comentario!

    Un abrazo’

  8. En el documental “The Pervert’s Guide to Cinema”, hay un segmento donde Slavoj Žižek hace un análisis del tiempo en el cine de Tarkovsky, en específico con un plano secuencia de “Stalker”. Lamentablemente no consigo el clip suelto por ninguna parte, pero el documental (segmento del que hablo incluido) puede verse on-line acá (y subtitulado al español): http://www.megavideo.com/?v=NBGAAB4S El segmento del que hablo está casi al final de la película, entre 2:16 y 2:21, poco después de las comparaciones que establece entre “Solaris” y “Statker”. Créanme, vale la pena. Las obras de Tarkovsky son una de las más destacadas y analizadas en ese documental (además Lynch, Hitchcock), y la película está inundada de buena data, al menos para reflexionar y yfilosofar un rato. Por cierto, Žižek estuvo hace un par de días armando peo en Wall Street! :DSaludos!

  9. un poco más reciente que Einsestein o Tarkowsky… la filosofía de jarabe de palo, Vico C, Jovanotti, sobre el tiempo…. http://www.youtube.com/watch?v=eYkpSLL697k ‘El Tiempo ladra cuando Ladra el Perro

  10. @Chirivella ya lo había leído, excelente. Padre del cine moderno. Para muestra un botón, el video de Losing my religion de REM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.