Menú

Los sets virtuales de The Mandalorian, un viejo truco que regresa renovado

Los sets virtuales de The Mandalorian, un viejo truco que regresa renovado

Los sets virtuales de The Mandalorian no son otra cosa que una actualización de la vieja técnica hollywoodense de la retroproyección. Durante buena parte de la historia del cine, la retroproyección fue una herramienta esencial para la realización de efectos especiales, como cuando se simulaban fondos de exteriores mientras se filmaba en estudio. De este modo, se transmitía la sensación de que los actores estaban en un lugar que, en realidad, no estaban.

A comienzos del cine, cuando aún pesaba la influencia del teatro, se usaban telones pintados para recrear estos fondos. Tanto pasa crear falsos exteriores o decorados, como para dar la impresión de movimiento. El movimiento expresionista alemán usó hábilmente estos telones con intenciones creativas.

Fotograma de la película expresionista alemana El Gabinete del dr. Caligari
El Expresionismo Alemán usó los telones de fondo con objetivos expresivos y estéticos

La retroproyección fue usada por primera vez en 1930 por Fox Film Corp., en sus películas Lilion y Just Imagine. Fue el fruto de la conjunción de tres desarrollos técnicos. El primero fue la invención de las cámaras y projectores sincrónicos, absolutamente necesarios para el cine sonoro. Gracias a la sincronía, la imagen y el sonido no se desfasaban.

Esto permitió que tanto la cámara como el proyector corrieran a la misma velocidad, haciendo coincidir la apertura del obturador de ambos, lo que evitaba el parpadeo. El segundo desarrollo técnico fue la introducción de la emulsión pancromática de Kodak, que tenía mejor relación de contraste y mayor definición de la imagen. Y, en tercer lugar, la llegada de lámparas más potentes, lo que permitió la proyección más clara, brillante y definida de los fondos.

De allí en adelante, la técnica se fue perfeccionando. Directores de fotografía añadieron más proyectores para reforzar la potencia de la proyección. Más adelante se desarrollaría una variación: la proyección frontal.

Partiendo del mismo principio de la sincronización de proyectores y cámaras, en la siguiente década se desarrolló el Hansard Process. Se trataba de varios proyectores sincronizados con una cámara que permitía imprimir más de una vez un mismo negativo. Fue la pieza fundamental para el desarrollo de efectos ópticos, como el tornado de El Mago de Oz.

The Hansard Process, el tornado de El Mago de Oz

El crepúsculo de los efectos ópticos

La retroproyección nos dejó secuencias memorables en la historia del cine, como el ataque del aeroplano en North by Northwest de Alfred Hitchcock. Pero su uso se hizo corriente en cientos de miles de escenas de personajes dentro de automóviles. Mientras que, el impresor óptico permitió hasta bien entrada la década de los 80 del siglo pasado, la confección de toda suerte de efectos visuales: desde los vastos paisajes prehistóricos de 2001, Una odisea espacial de Stanley Kubrick, hasta las frenéticas escenas de batallas siderales de La Guerra de las Galaxias de George Lucas.

North by Northwest, aterradora retroproyección

No obstante, en la década de los 80 del siglo pasado, la composición digital comenzó a sustituir a la retroproyección. Finalmente, en la década siguiente, el desarrollo de los efectos digitales la hizo del todo obsoleta. Sin embargo, no desapareció del todo. Hay cineastas que aún la sigue usando, pero sólo con fines expresivo como experimentos postmodernos de lenguaje, como los de Quentin Tarantino o, más notoriamente, Lars von Trier en su película Zentropa, una actualización del viejo expresionismo alemán..

Digital Light and Magic (ILM), la revolucionaria empresa de postproducción y efectos digitales de Lucas Films que surgió de Star Wars jugó un papel primordial en el desarrollo de los efectos computarizados y en la obsolescencia de la retroproyección. Así que resulta al menos curioso que sea esta misma empresa la que la ha resucitado para realizar los sets virtuales de The Mandalorian.

Zentropa de Lars von Trier, retroproyección expresionista

Los sets virtuales de The Mandalorian, retroproyección resucitada

El uso extendido de la composición por computadora, una actualización de otra técnica del viejo Hollywood (la del blue o green screen, pantalla azul o verde) aunada al video digital, posibilitó la creación de planos imposibles, la elaboración de nuevos universos o la resurrección de viejos paisajes de la Historia. Sin embargo, sigue siendo una técnica compleja, que demanda ingentes recursos económicos e incontables horas de trabajo.

Y sigue teniendo la desventaja de que no es fácil previsualizarla. O, al menos, visualizar el resultado (o un aproximado) en tiempo real. No, con la inmediatez de las retroproyecciones de antaño. Quizás esta haya sido la razón por la que ILM hayan decidido dejar a un lado la composición digital y optar por una actualización del viejo método de retroproyección para realizar The Mandalorian.

Sets virtuales de The Mandalorina
Los sets virtuales de The Mandalorian permitieron un rodaje más rápido y flexible

El sistema está compuesto por una pantalla LED de alta definición, semicircular, de seis metros de altura, donde se proyectan los fondos o los decorados, además de extras, figurantes, vehículos, o criaturas. En una proyección de este tipo, usualmente en vez de una pantalla enorme habría una pared verde contra la que actuarían los actores, y los fondos, decorados y el resto se añadía luego por el proceso de composición digital.

En este caso, como en el viejo Hollywood, los fondos se proyectan en vez de una pantalla semi translúcida, en el inmenso panel LED de alta definición. La imagen es controlada por el célebre motor de videojuegos Unreal Engine, lo que permite su modificación en tiempo real. Se pueden añadir o suprimir elementos, modificar el color, la iluminación, las texturas, todo en tiempo real.

El uso de Unreal Engine permite además relacionar estos elementos con la posición y los movimientos de cámara, de modo que al moverse la cámara, los objetos dentro del fondo se desplazan como si fueran reales. El resultado resulta así mucho más realista que con el método de composición digital. Los actores además interactúan realmente con los fondos, lo que redunda en la verosimilitud de sus actuaciones.

Otra de las ventajas de este método es que el fondo en sí mismo constituye una fuente de iluminación para la escena. De paso, evitan el engorroso proceso de añadir reflejos en post a las superficies reflectantes presentes en los decorados, objetos o vestuario.

Además de ser mucho más rápido y ofrecer un resultado más realista, la utilización de los sets virtuales en The Mandalorian representó un significativo ahorro en tiempo y dinero en la postproducción de la serie, dotando de flexibilidad al rodaje. Siempre es bueno volver al pasado para hacer un mejor futuro.

Sobre el autor

Carlos Caridad-Montero

Carlos Caridad Montero es guionistas y director de cine venezolano. Fundó BlogaCine en 2004. Es autor de la comedia de humor negro '3 Bellezas'.

GUÍA CORTA PARA

ESCRIBIR UN CORTO

Descarga gratis nuestra GUÍA CORTA PARA ESCRIBIR UN CORTO te guiará a través de la compleja tarea de escribir un cortometraje y, de paso, aprenderás nociones básicas de dramaturgia.

¿No sabes por dónde comenzar? Tranquilo, sólo descarga nuestra guía gratis. 

Mira el vídeo y lee nuestro tutorial.

¡La Guía corta para escribir un corto va en camino!