Menú

Sobre talleres de guión y manuales

Las cosas han estado lentas por aquí la última semana. La razón es que estoy enfrascado en un nuevo proyecto para BlogaCine (ya, más adelante, hablaré de él: uno de los premios relacionados con el proyecto será un flamante iPhone de paquete —línea y jaqueo no incluídos), además de otros trabajos y tigres diversos. Pero no quiero dejar de comentar algunas cosas. Primero, el artículo del Pianista en un Burdel, sobre los programas de asesorías sobre guión. A pesar de hacer sido invitado para participar como tutor en uno de estos eventos, el Pianista no está muy seguro de que en el fondo le hagan bien alguno a un guionista:

…cada vez tengo más dudas sobre la verdadera utilidad de estos talleres. ¿Realmente sirven para implementar las capacidades del material argumental? Es decir, ¿ese material argumental realmente necesita una exploración en profundidad? ¿O simplemente necesita, en fin… ser escrito en forma de guión? Ésa es mi gran duda: ¿acaso estas miradas indiscretas, entomológicas, objetivas y frías como la de un tasador, no sirven sobre todo para estandarizar, para contener los bríos creativos y atarlos con las tranquilizadoras riendas de las estructuras clásicas? Es decir, independientemente de la calidad y la brillantez de las propuestas que surjan durante el taller, ¿no está todo el proceso teñido de la intención de controlar el material, de hacerlo inteligible? ¿No son, acaso, las ideas más moderadas las que suelen triunfar?
A mí no me cabe la menor duda. Aunque el aporte de estos programa resulta invalorable, sobre todo cuando de resolución de problemas estructurales se refiere, estoy completamente de acuerdo con el guionista: usualmente son las ideas moderadas las que suelen triunfar. Una vez le mostré un argumento de horror a mi tutor en uno de estos talleres: el hombre se horrorizó —en el mal sentido de la palaba: me devolvió el argumento y me dijo que no trabajaba ese tipo de historias. El artículo del Pianista es una lectura que vale la pena. También quería llamar la atención sobre el excelente hilo de discusión que, sobre el guión en el cine venezolano, se ha desarrollado en nuestros foros. En alguno de los comentarios, se ataca la utilidad de los manuales de guión. Yo soy defensor de los manuales (y de la formación del guionista profesional) como punto de partida. Para un neófito que quiere sentarse a escribir uan historia, un buen manual le ayuda a clarificar sus ideas y le indica por dónde debe comenzar. Puedes haber visto miles de películas y leído cientos de guiones que, si no tienes una metodología para escribir, pues nunca lo vas a hacer. Yo me he leído unos cuantos manuales (y otro libros que no pueden considerarse como tales). A continuación, un puñado de lecturas que encuento útiles y reveladoras. Algunas no tienen que ver con el cine (como en el caso del excelente libro de Highsmith), otros ni siquiera son manuales y uno de ellos, es una novela. La de Kundera, ese extraño híbrido entre ficción y ensayo sobre la narración: Con todas estas lecturas y el proceso de escritura, sigo el consejo que nos dio Doc Comparato en uno de sus talleres: cuando uno escribe no debe pensar en estas reglas. Simplemente hay que saberlas.]]>

Sobre el autor

Carlos Caridad-Montero

Carlos Caridad Montero es guionistas y director de cine venezolano. Fundó BlogaCine en 2004. Es autor de la comedia de humor negro '3 Bellezas'.

GUÍA CORTA PARA

ESCRIBIR UN CORTO

Descarga gratis nuestra GUÍA CORTA PARA ESCRIBIR UN CORTO te guiará a través de la compleja tarea de escribir un cortometraje y, de paso, aprenderás nociones básicas de dramaturgia.

¿No sabes por dónde comenzar? Tranquilo, sólo descarga nuestra guía gratis. 

Mira el vídeo y lee nuestro tutorial.

¡La Guía corta para escribir un corto va en camino!

Enable Notifications    Ok No thanks