Lucas y Spielberg hablan sobre Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull

Indiana Jones regresa

Indiana Jones regresa

En días pasados, la publicación Entertaintmen Weekly logró sentar, juntos, a George Lucas y Steven Spielberg para que hablaran sobre la cuarta entrega de la serie del arquéologo más famoso del cine, Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull. No he leído la entrevista impresa, pero la revista ha publicado dos fragmentos en su versión en línea.

Un material precioso.

Más que una entrevista, es dialéctica pura, un diálogo entre dos directores con concepciones opuesta sobre el quehacer cinematográfico. Lucas apuesta por el digital, Spielberg por el 35mm. Lucas fue el inventor de la edición no lineal. Spielberg aún edita en moviola y es dueño de alrededor 30 KEMs. A Lucas no le importa el chismorreo en Internet sobre sus películas, Spielberg lo detesta.

En la entrevista revelan unos cuantos detalles sobre la nueva película de “Indy” que no voy a contar aquí (me los salté pues no quiero que me pase lo mismo que hace un cuarto de siglo con Indiana Jones y Los Cazadores del Arca Perdida, cuando cierto personaje que no voy a nombrar me contaba lo que iba a pasar a continuación, mientras la veíamos…)

Pero vale la pena citar algunos párrafos en los que los dos maestros del cine de entretenimiento parece estar de acuerdo.

LUCAS: Cuando hacíamos La Guerra de las Galaxias, todos los filmes independiente y de arte y ensayo aún venían de Europa. Prácticamente no había cine independiente estadounidense. Hoy, cerca del 30 o el 40 por ciento de las películas estadounidenses son independientes. Y las películas que salen de Europa, muchas de ellas, lucen como las estadounidenses. Uno no ve las diferencias. Hay una globalziación del entretenimiento, lo que es bueno porque aún existe cine personal, de autor, y grandes películas para las masas.

Kate Blanchet, Indiana Jones

Kate Blanchet en Indiana Jones


SPIELBERG: También tenemos películas realizadas y estrenadas en Internet, pequeños filmes, cortometrajes de 5 o 6 minutos. Provienen de todas partes del mundo y resulta muy interesante comprobar y ver cómo este mundo se ha reducido al tamaño de un fotograma. Cada vez más gente tiene cámaras de video y cada vez más individuos pueden expresarse así mismos como artistas en este medio colectivo. Por eso es tan excitante. Lo que realmente despierta mi curiosidad en tantos cortometrajes que he visto, y posiblemente he visto unos cuantos, es ver que todo el mundo parece salir de una caja diferente, y que se expresan a sí mismos con total libertad porque el presupuesto ha dejado de ser un factor limitante. Ahora, uno puede hacer una película sin dinero y simplemente ponerla en Youtube para que pueda ser vista por todos.

LUCAS: Hoy en día, hacer una película es como escribir, las películas son como los libros. Hasta tal punto ha llegado a ser el proceso que cualquiera con el talento y la urgencia de hacerlo, no encontrará muchos impedimentos para realizar una película. Y tampoco encontrará muchos impedimentos para mostrarla. Y allí es donde entra a jugar la Internet. Ahora, uno puede exponer su obra al público, y dejar que sea la audiencia quien decida si le gusta o no. Antes, esto dependía de la decisión de un grupo muy, muy pequeño de personas —los ejecutivos quienes, en muchos casos, ni siquiera van al cine o les gustan las películas. Y ello son quienes deciden si a la gente les va a gustar o no una película. Ahora es mucho más democrática la cosa. Es la gente quien decide qué es lo que quiere.

Entrevista | 1era. parte | 2da. parte