Black Swan, Natalie Portman y Sarah Lane, una historia de dobles

Sarah Lane, la doble de la discordia

Sarah Lane, la doble de la discordia

Es curioso cómo la sinopsis argumental de Black Swan se ha prolongado en la vida real, en una vuelta de tuerca que haría las delicias de un Jorge Luis Borges, escritor obsesivo del tema de los dobles, espejos y espejismos.

En el film, Portman intepreta a una ballerina en pleno proceso de desdoblamiento, atrapada en la dualidad entre la realidad y la ficción, entre su persona y los personajes dobles que debe interpretar: el cisne blanco, el cisne negro. Según declaró a Inside Movies en noviembre pasado, la actriz usó una doble de cuerpo para las secuencias de danza más complejas.

Tuve una doble para cosas complicadas. Eran cosas que no habría podido hacer en un año, nada que pudiera conseguir. Pero pienso que era mejor todo cuanto estuviera a mi alcance.

Portman ganó el Oscar y poco después la ficción comenzó a hacerse realidad. Y, como en el film en una paradoja borgina, su doble (de cuerpo), Lane, se rebeló:

Ellos buscaban crear la idea de que Natalie era una suerte de prodigio, o que era tan talentosa y que trabajó tan fuerte que en año y medio hizo de sí misma una ballerina para la película, básicamente para el Oscar. Básicamente esto es denigrante para la profesión, no solamente para mí. Yo he hecho esto por 22 años. ¿Puedes tú convertirte en una pianista concertista en año y medio, incluso si eres una estrella de cine?

Digo, desde el punto de vista de una bailarina profesional, ella no luce del todo como una ballerina profesional y no puede bailar en zapatillas de ballet. No puede mover su cuerpo, es muy rígida.

A Lane le salió al paso, el coreógrafo Benjamin Millepied, pareja de la actriz:

Honestamente, el 85 por ciento de la película, es Natalie.

También Darren Aronofsky, acudió en defensa de Portman:

Esta es la realidad. Le pedí a mi editor que contara los planos. Hay 139 planos de danza en la película. En 111 está Natalie sin retocar. Veintiocho son de su doble de cuerpo, Sarah Lane. Si se sacan cuentas, eso significa que Natalie está en el 80 por ciento del metraje. ¿Y qué me dicen de la duración? Los planos que presentan a la doble son planos generales y raramente duran más de un segundo. Hay dos largas secuencias de danza compleja en las que usamos sustitución de rostro. De modo que, si juzgamos por tiempo, Natalie estaría en el 90 por ciento de las secuencias de danza.

Y, para aclarar, Natalie bailó en zapatillas de ballet. Si se mira con atención el plano final del prólogo, que dura 85 segundos, y fue interpretado por Natalie, notarán que ella deja la escena en puntillas. Es completamente ella. sin ningún truco digital. Estoy respondiendo para poner esto en perspectiva y defender a mi actriz. Natalie sudó duro y largo para entregar una gran actuación, física y emocional. Y no quiero que nadie piense que no es ella a la que están viendo. Así es.

Acaso tenga razón el amigo Henry Figueroa Brett cuando me escribe, vía Twitter:

De todas maneras el Oscar es por actuación no por bailar. Eso seria American Dancer… ¿O no?

Quizás pronto veamos una película en la que una actriz, desdoblada en ballerina, que a la vez se desdobla en el papel doble de cines negro/blanco, es perseguida por una ballerina, empleada como su doble de cuerpo, que cree ser el verdadero cisne negro… O algo así.

Black Swan | Video sobre la sustitución de rostros

Sarah Lane, la ballerina que dobló a Natalie Portman en Black Swan (más un excelente video sobre los efectos especiales)

Sarah Lane, el cisne negro en las sombras

Sarah Lane, el cisne negro en las sombras

¿Es Natalie Portman una buena ballerina o, al menos, una aceptable? ¿Puede una actriz formarse como ballerina en apenas año y medio? Son dos de las preguntas que permanecen en el centro de la discusión desde que Natalie Portman ganara el Oscar a la mejor actriz semanas atrás.

Para un absoluto y completo ignorante del tema del ballet como yo, su trabajo me pareció muy convincente. Incluso, creo se me antojo al nivel del de Robert de Niro en Toro Salvaje. Así como de Niro podía convertirse en boxeador profesional, después de ver Black Swan salí convencido de que Portman podía fácilmente dejar el cine y dedicarse a la danza profesional.

No estaba tan equivocado. O quizás, lo estaba, pero no de la manera que yo creía. Portman resulta creíble como ballerina porque, en realidad fue una ballerina la encargada del trabajo. Sólo que por, obra y gracia de los efectos especiales, su cabeza fue reemplazada por la de la actriz. Su nombre es Sarah Lane y es miembro del American Ballet Theatre. Si no les suena es porque los productores del film se encargaron de mantenerla en secreto.

Lane en el Set

Lane en el Set

Dice ella:

Ellos (los produtores) estaban tratando de crear esta fachada de que ella (Natalie Portman) se había convertido en una ballerina en un año y medio. De modo que yo sabía que no querían darle publicidad a nada acerca de mí. Lo más desafortunado de todo es que, como bailarines profesionales, trabajamos muy duro, pero la gente cree que es lo suficientemente fácil como para hacerlo en un año. Eso es lo que me molesta más.

Pero no sólo Portman usó un doble de cuerpo, también Mila Kunis fue doblada por una ballerina profesional, la solista del American Ballet Theatre, Maria Riccetto.

Según Dance Magazine, los productores llegaron al colmo de eliminar a Lane del video tras cámaras que recopilaba algunos de los extraordinarios efectos visuales de la película.

Black Swan | Video Original


…..

Black Swan | Nuevo Video

Imagen de previsualización de YouTube

Vía | Dance Magazine

Black Swan, trailer

Natalie Portman, el cisne negro

Natalie Portman, el cisne negro

Aquí les presentamos el trailer de Black Swan, un thriller psicológico ambientado en el mundo del ballet newyorkino, dirigido por Darren Aronofsky y protagonizado por Natalie Portman, Vincent Cassel, Mila Kunis, Winona Ryder y Barbara Hershey.

Nina (Portman) es una bailarina en una compañía de ballet de la ciudad de Nueva York cuya vida, como todos los de su profesión, se consume totalmente en la danza. Ella vive con su obsesiva madre, la ex bailarina Erica (Hershey), quien ejerce sobre ella un control asfixiante. Cuando el director artístico Thomas Leroy (Cassel) decide sustituir a primera bailarina Beth MacIntyre (Ryder) para la apertura de la nueva temporada de su producción, El Lago de los Cisnes, Nina es su primera opción. Pero Nina tiene competencia: una nueva bailarina, Lily (Kunis). El Lago de los Cisnes requiere una ballerina que pueda interpretar tanto el cisne blanco —la inocencia, la gracia— como el Cisne Negro, que representa la astucia y sensualidad. Nina se ajusta al papel del cisne blanco perfectamente, pero Lily es la personificación del cisne negro. Mientras las dos jóvenes bailarinas se trenzan en una retorcida amistad con mucho de rivalidad, Nina entra en contacto con su lado más oscuro – una imprudencia que amenaza con destruirla.

Black Swan | Trailer

Imagen de previsualización de YouTube