Editar con gestos, a lo Minority Report

Minority Report, edición no lineal, holográfica y gestual

Minority Report, edición no lineal, holográfica y gestual

Desde que apareció el Kinect, el artilugio que nos permite interactuar con la consola de vídeo juegos Xbox a punta de gestos y movimientos, no he dejado de soñar con una tecnología similar que nos permita controlar las aplicaciones de edición no lineal. Sobre todo, el nuevo Final Cut Pro X, cuyo diseño favorece este tipo de interacciones —por ejemplo, yo prefiero el Magic Trackpad al ratón, a la hora de editar.

Y es que un sistema basado en gestos, nos remite a los tiempos de la edición lineal en mesas Steenbeck o KEM —a los editores de mi generación, aclaro; pues otros se remontarán hasta las añejas moviolas verticales— cuando el montaje no sólo era un ejercicio mental, sino también físico.

El arribo de las pantallas táctiles, de los teléfonos inteligentes y las tabletas, acercó aún más esta posibilidad:
(más…)

Blackmagic Cinema Camera, 2k a 3k [actualizado]

Blackmagic Cinema Camera

Blackmagic Cinema Camera

Esto era justo a lo que me refería cuando en mi post anterior me preguntaba por qué gigantes como Sony, Panasonic o Canon, no habían podido hacer algo como RED: una cámara que grabara imágenes a 4k o 2k, por un precio razonable.

Pero la verdad es que la gente de Blackmagic Design han hecho magia y nos han presentado algo mucho mejor. Su sorpresiva Blackmagic Cinema Camera captura imágenes a 2K (2592 x 2192), 12-bit, en RAW sin compresión; o full HD (1920 x 1080) en Pro Res. Según sus fabricantes, posee un rango dinámico de 13 stops, un sensor de 2,5K (16.64 mm x 14.04 mm; activo: 15.6 mm x 8.8 mm), más o menos equivalente al 16 mm y graba a 23.98p, 24p, 25p, 29.97p, 30p cuadros por segundo. Posee montura EF y ZF y un monitor táctil incorporado. Su sistema de almacenamiento se basa en discos SSD y posee puertos HD-SDI y Thunderbolt.

Blackmagic Cinema Camera y Blackmagic Ultrascope

Blackmagic Cinema Camera y Blackmagic Ultrascope

El paquete además incluye las aplicaciones DaVinci Resolve, Media Express y Blackmagic UltraScope. Todo, por un irrisorio precio —comparado con el de las cámaras anunciadas recientemente— de apenas 2,995 dólares.

Si estuviera disponible inmediatamente —saldrá al mercado en julio próximo— sería capaz de rodar mi largometraje con ella.

Tiempos interesantes para el cine de bajo presupuesto.

Actualización: no podía ser perfecta. Claro que no. Ninguna cámara lo es. Ningún producto electrónico lo es en estos días de rápida obsolescencia programada. El caso es que la Blackmagic Cinema Camera está dotada de una batería interna fija. Dura 90 minutos y tarda 2 horas en cargarse. Habrá que esperar que alguien saque al mercado algún accesorio para baterías externas u otro tipo de hack. Eso, si lo tuyo es el documental y los exteriores. Para la ficción y los interiores, no creo que haya demasiado problema.

NAB 2012: tras la pista del 4k

Sony, Nex-FS700, alta velocidad

Sony, Nex-FS700, alta velocidad

Se inicia la conferencia de la National Association of Broadcasters en Las Vegas y, según los primeros reportes, todo parece indicar que será el año de las cámaras de relativo bajo costo, con una resolución de imagen de 4k. Justo antes de comenzar el evento, Sony anunció su NEX-FS700, una cámara capaz de grabar imágenes en alta resolución a velocidades de hasta 240 cuadros por segundo.

Las velocidades, resolución y el tiempo de grabación que la NEX-FS700 está capacitada para alcanzar son las siguientes:

  • 240 cuadros por segundo, por 8 segundos continuos en full HD.
  • 120 cuadros por segundo, por 16 segundos continuos en full HD.
  • 960 cuadros por segundos, por aproximadamente 19 segundos a una resolución de 1920×1080 (interpolados en cámara a partir de 1920×216).
  • 1480 cuadros por segundo, durante 9 segundos a una resolución de 1920×1080 (interpolados en cámara a partir de 1920×432).

La cámara NEX-FS700 también podrá registrar imágenes a 4k, pero en un futuro no muy lejano, cuando Sony libere una actualización y ponga a la venta un grabador externo, lo que con toda seguridad incrementará su costo inicial, estimado entre los 8 mil 500 y 10 mil dólares.

Canon EOS-1D C, a prueba de obsolescencia

Canon EOS-1D C, a prueba de obsolescencia

Canon no se ha quedado rezagada y ayer mostró sus dos nuevos modelos. La HDSLR EOS-1D C, como su nombre lo sugiere, es una actualización de su célebre EOS-1D, sólo que con capacidad para registrar video a una resolución de 4k (8-bit 4:2:2), a 24p, con su sensor Súper 35mm, en tarjetas CF. Y no, no habrá la posibilidad de extraer video con esa resolución a través de sus puertos HDMI. Su precio estará alrededor de los 15 mil dólares.

Resumen de las características de la EOS-1D C

  • Grabación interna 4K 24 p (4,096 x 2,160), 4:2:2 (en tarjetas CF).
  • Compresión 8-bit Motion JPEG.
  • Sensibilidad ISO hasta 25,600
  • Salida limpia HDMI, Full HD, 4:2:2.
  • Canon Log Gamma
  • 24, 25, 30, 50 y 60p en Full HD (1920x1080p)
  • Sensor Súper 35mm Full-frame, con posibilidad de recorte.

Canon C500, 4k Raw en grabador externo

Canon C500, 4k Raw en grabador externo

Por otro lado, Canon también mostró su nueva C500. Capaz de registrar imágenes en full HD, 2k y 4k (estandar y Quad HD), también tendrá la opción de grabar 2k y 4k en RAW… En un futuro no muy lejano y, como en el caso de la NEX-FS700 de Sony, en un grabador externo. La cámara, sin embargo, es capaz de grabar imágenes en 2k y full HD en tarjetas CF, a velocidades de hasta 120 cuadros por segundo (10-bit 4:2:2). El precio estaría alrededor de los 30 mil dólares —25 mil más que el cupo máximo de CADIVI.

En resumen, hemos entrado en el mundo del 4k, justo cuando cientos de festivales de cine en el mundo entero sustituyen sus proyectores de 35 mm por proyectores digitales de 2k y 4k. Por no hablar de las salas de cine de buena parte del mundo. Esto implica que las cámaras digitales capaces de alcanzar esas resoluciones (2k y 4k) son casi a prueba de obsolescencia. Mientras que las cámaras full HD, como la Canon C300 o las nueva Nikon D800 y Canon 5D tienen su lugar reservador en el mundo del documental y en la televisión de alta definición.

Me pregunto sin embargo, por qué dos gigantes tecnológicos como Sony y Canon, con todos los recursos y dinero a disposición, no han sido capaces de hacer lo que ha venido haciendo una compañía pequeña como RED desde hace algunos años: 4k, Raw, en grabación interna.

Fincher y Mara, juntos en un anuncio de RED

Rooney Mara según Fincher

Rooney Mara según Fincher

Desde este blog hemos sido testigo de la evolución de la cámara RED. Desde que apenas era una promesa dirigida productores y realizadores de cine de bajo presupuesto —promesa acaso, nunca concretada— hasta su encumbramiento como la herramienta preferida de algunos de los más célebres directores de Hollywood.

Uno de sus más entusiastas apóstoles es David Fincher, quien hace poco estrenara The Girl with the Dragon Tattoo, protagonizada por Rooney Mara.

Justamente, Mara y Fincher protagonizan un anuncio de RED dirigido al mundo de la moda, que acaba de publicar la revista Vogue. Fincher, tras la cámara, retrata a un Mara, quien derrocha un glamour que poco o nada tiene que ver con la tenebrosa Lisbeth Salander. Resulta obvio que la RED busca incursionar en nuevos territorios, quizás ahora que la revolución de las DSLR les ha tomado por sorpresa.

El anuncio de Red, con Rooney Mara y David Fincher

El anuncio de Red, con Rooney Mara y David Fincher

whiteonwhite:algorithmicnoir, un film que se edita a sí mismo y nunca es igual

whiteonwhite:algorithmicnoir

whiteonwhite:algorithmicnoir

Y no sólo eso: whiteonwhite:algorithmicnoir es un film que puede reproducirse interminablemente, en un loop infinito, cambiante, como una cinta de Möbius mutante, hipnótica. Dirigido por Eve Sussman y su equipo de colaboradores, The Rufus Corporation, el film está compuesto de 3 mil tomas, 80 tomas de narración y más de 150 piezas musicales diferentes que Sussan recolectó durante dos años.

La tarea de armar el rompecabezas narrativo recae sobre lo que Sussman y The Rufus Corporation llaman The Serendipity Machine: un algoritmo que escoge y ensambla la estructura dramática en tiempo real cuando el film se proyecta. Los espectadores más geeks tienen la suerte de seguir en paralelo las decisiones de la máquina, mostradas en una consola al lado de la imagen.

Desde luego, esto tiene sus ventajas y sus desventajas. La desventaja principal es que la máquina no siempre toma las mejores decisiones narrativas y dramáticas, según explica Sussman.

Algunas veces funciona como debería. La tensión dramática crece y se resuelve. Otras veces, no funciona para nada.

Según cuenta a Wired, en el pasado festival de Sundance, fue exhibido tres veces. Una de las exhibiciones fue regular. Otra, realmente difícil de ver. Y finalmente, una extraordinaria.

whiteonwhite:algorithmicnoir, un film noir experimental con una estética que su directora define como “retro-futurista”, tiene como personaje central a Holz, un geofísico atrapado en una metrópolis setentosa llamada City-A —una referencia a Alphaville, de Godard— operada por la corporación New Method Oil Well Cementing Company. Se trata de un paisaje distópico donde el lenguaje es racionado; el agua, fabricada; y el tiempo, manipulado.

Justo por estos días, whiteonwhite:algorithmicnoir se exhibe en la Berlinale. Aunque seguirá recorriendo el circuito de festivales, el film también se exhibe en galerías de arte. En la red, además del trailer que encontrarán debajo de estas líneas, hay seis fragmentos que dan una idea del experimento completo.

Imagen de previsualización de YouTube