Menos McKee, más Goleman

McKee_Goleman
[Por: @edgarespinoza07] Recientemente me he apuntado a un Máster en Escritura de Guiones de ficción para cine y TV en la Escuela de Cine de Barcelona. Pero antes de decidirme, como es lógico, estuve investigando sobre las distintas opciones de formación que se ofrecen en España y en Latinoamérica.

Llamó mi atención que en la mayoría de los cursos el libro Story o El Guión de Robert McKee encabeza la lista de lecturas obligatorias. Y es que este “gurú” de la escritura cinematográfica ha publicado un bestseller sobre el tema y en el mundillo hollywoodense disfruta de un estatus de celebridad.

McKee se jacta de tener entre sus alumnos a decenas de galardonados y luminarias del cine (el que se hace en Hollywood, claro está), aunque el mismo aún no ha escrito algún guión cinematográfico exitoso. Ni siquiera bajo los propios estándares de la llamada “fábrica de sueños”.

Las “teorías” de McKee encuentran en la gran industria cinematográfica estadounidense un terreno fértil donde validarse. No hace falta ser un genio para darse cuenta de que casi la totalidad de la producción hollywoodense está sustentada en modelos arquetípicos que poco o nada tienen que ver con la realidad. Un camino totalmente válido si lo que queremos es contar historias unidimensionales y monedas.

No obstante, si lo que realmente buscamos como cineastas es contar historias multidimensionales (como la vida misma), hay que alejarse un poco de este y otros “gurúes” de la escritura y acercarse a otros autores menos mediáticos pero más acreditados por su obra. Uno de ellos, es el psicólogo y periodista estadounidense Daniel Goleman.

Goleman ha escrito más de 10 libros sobre distintos temas, pero fue uno de ellos el que lo puso en el foco de la atención mundial: Inteligencia Emocional. Con esta obra ha derribado algunos de los mitos que dominaron la psicología durante las últimas décadas y ha abierto un interesante debate sobre el comportamiento humano.

A diferencia de los muy populares libros de “autoayuda” o “mejoramiento personal”, la obra de Goleman está sustentada en décadas de rigurosa investigación científica. En sus libros podemos encontrar explicaciones a muchos de nuestros comportamientos, a nuestras motivaciones, a la manera como nos relacionamos con otros y con nosotros mismos, o el cómo y el porqué de nuestras acciones.

El trabajo de de Goleman y otros investigadores resulta muy útil para cualquiera que se dedique al arte de contar historias y sin duda, uno de los objetivos de todo guionista debería ser mejorar constantemente su capacidad de “leer” y “entender” a las personas.

Si, como aprendices de guionista debemos seguir leyendo a McKee, pero sabiendo que no es suficiente. Que también es imprescindible leer libros y revistas de psicología y neurociencia, dos campos que han conseguido increíbles resultado en las últimas 3 décadas.

Pero sobre todo, debemos salir a la calle, viajar, observar atentamente y sin prejuicios, hablar con la gente y elevar nuestro “coeficiente emocional”. El resultado, sin duda, serán mejores guiones; no solo basados en lo que dicen los manuales, sino en las personas reales y su maravilloso universo de acciones y comportamientos.

Cuando eso suceda, habremos dado un gran paso para lograr que nuestra audiencia establezca empatía con nuestros personajes y sus historias. Y esto, al final del día, es el máximo objetivo de nuestro arte.

Sobre Darwin y su rincón

Rincón de Darwin

Rincón de Darwin

[Por: Jeissy Trompiz Albornoz] Me gusta cuando una película tiene identidad, no solo continental o nacional, me atrae cuando hay elementos singulares en las acciones, situaciones e historias, a pesar que hasta cierto punto este mundo es de repeticiones dramáticas de las cuales es difícil desligarse. Creo que esta película está cercana a tener identidad.

La película es un road movie que toma como premisa el viaje de Charles Darwin a Uruguay. 80 años después del científico y debido a circunstancias totalmente diferentes, tres personas de distintas edades y con personalidades muy diferentes, hacen un viaje juntos hasta el lugar donde Darwin se hospedó e hizo uno de sus más grandes descubrimientos.

Carlos Frasca (actor) y Diego Fernández Pujol (director) de Rincón de Darwin en el 23 Cine Ceará - (Foto: Jeissy Trompiz)

Carlos Frasca (actor) y Diego Fernández Pujol (director) de Rincón de Darwin en el 23 Cine Ceará – (Foto: Jeissy Trompiz)

El RINCÓN DE DARWIN, de Diego Fernández Pujol, tiene la melancolía uruguaya y un humor ligero, distante de la comedia burda pero a veces alejada de la trama que se pierde por los caminos verdes, sobre todo en el tercer acto. Sin embargo salí con una sensación grata de la proyección. En el transcurso del día reflexionaba: no es una película diseñada para los grandes festivales, pero creo que tampoco lo es para un público masivo, ese “between” entre no ser una película festivalera pero tampoco una película aparentemente diseñada para las masas me genera inquietudes, no es que se deba tomar una posición radical, pero existe cierta ambigüedad y no se aleja de la tendencia de estilo que con que se ha manifestado el cine uruguayo de los últimos años como Whisky. En definitiva, esta es la mejor película que he visto en estos tres días….. ya les comentaré un poco más en el transcurso de los días. Seguimos en contacto, cambio y fuera.

Arrancó el 23 Festival Cine Ceará en Fortaleza

Fortaleza (Foto: Jeissy Trompiz)

Fortaleza (Foto: Jeissy Trompiz)

[Por: Jeissy Trompiz Albornoz] Fortaleza es la ciudad con más parecidos a Maracaibo que he conocido. El clima, las calles, las casas, y hasta la fisonomía de las personas termina siendo familiar, ya no se si es por sugestión ante la primera impresión pero así ha sido. La ciudad olvidó el calor del día y dio inicio al festival en la edición 23º CINE CEARÁ. La primera proyección fue SE DEUS VIER QUE VENHA ARMADO de Luis Dantas, una película con una buena fotografía y que tuvo una sala llena de espectadores que en el fondo todos esperaban a la actriz, cineasta y cantante María de Medeiros, toda una referencia artística en Portugal y Brasil.

Debo confesar mi desconocimiento claro de María de Medeiros, hasta que al verla con detalle la recordé como la sexy novia de Bruce Willis en Pulp Fiction. Agradecí a Dios que los años no le han restado sensualidad y belleza a la polifacética actriz portuguesa. Me queda pendiente en el festival ver la película que dirigió y su retrospectiva, de los que les comentaré luego, mientras tanto seguiré luchando con el portuñol.

MARACAIBO

Maracaibo_pelicula[Por: Jeissy Trompiz Albornoz] Mi primera referencia cinematográfica fue el sonido de los zapatos en las películas. Los pasos tenían ese singular golpe seco de la suela de moccasin sobre piso de madera. Siempre quise que mis pasos tuvieran ese sonido, por lo que cada vez que llegaba a estar en algún sitio con suelo de madera, aprovechaba mis torturantes zapatos ortopédicos para caminar cuanto podía para disfrutar de la sonoridad… !Por fin los inquisidores zapatos ortopédicos justificaban su existencia!

En las persecuciones generalmente era el protagonista el acosado, en esas escenas se creaba una sinfonía de “plak, plaks”. Recuerdo que justo al ver estas escenas de persecuciones sonoras quería ser gringo, por que los gringos que estaban en las pantallas siempre vivían situaciones arriesgadas, llenas de adrenalina, salían airosos, terminaban con una chica guapa y seductora que estaba loco por ellos y sus zapatos sonaban “plak, plak”.

Los años pasaron, los gringos y el sonido de sus zapatos también. Los pasos resultaron ser folleys insertados en las salas de doblaje de sonido, descubrí que no solo los gringos hacen películas, que sus vidas no son tan divertidas y que en Venezuela tenemos mujeres guapísimas que nada deben envidiar a las mujeres de las películas… me tocó vivir la realidad.

En mi período de descubrimientos, encontré que los gringos han salvado al mundo más que cualquier otro grupo humano. Lo han hecho en millones y millones de fotogramas, han sido los héroes en todos los países y el universo se ha quedado corto para sus alcances. A pesar de toda este bagaje heróico, me asombró que los gringos quisieran salvar a Maracaibo, una ciudad desconocida para muchos extranjeros, de una “desgracia inminente”. El rescate de Maracaibo por parte de nuestros amigos norteamericanos coincide con uno de los mayores picos de producción de petróleo de la ciudad, y por ende de Venezuela. !Qué bueno que los gringos no se olvidaran de nosotros y quisieran salvarnos de la reserva excesiva de oro negro! !Hip hip hurra!.

Ya no vivo en Maracaibo, pero siento agradecimiento al recordar que en 1958 se hizo una mega producción cinematográfica que nos salvo de una hecatombe.

Una película que apuntaba a lo más alto, tal como lo pretendía la Venezuela petrolera de aquel entonces. La película contaba con actores de la talla de Corneld Wilde (también director de la película), Jean Wallace, Francis Lederer y Michael Landon.

Nunca he podido ver la película, es sumamente difícil conseguirla, y su destino fue similar al de la Venezuela saudita: ambos se quedaron con la ilusión intangible de lo que pudo ser.

maracaibo 2El suceso real: el incendio de Lagunilla de agua, un poblado de palafitos (casas típicas del Zulia, que se encuentran suspendidas sobre el agua gracias a unos pilares de madera). Lagunillas de agua era uno de los poblados cercanos a los asentamientos petroleros y desapareció por completo.

La historia filmada (basada en una novela): Vic Scott (Corneld Wilde), debe rescatar a Maracaibo de una hecatombe. Un incendio descomunal en los pozos petroleros acabaría con Maracaibo. Vic es un experto en rescates de este tipo. El amor también lo espera y conoce a Lura Kingsley, una joven escritora de quien se enamora.

Una historia única…..

Debo acotar que la canción me parece genial, y de seguro la usaré en alguna película.

Just a Drum Beat Away From the Savage Jungle…A Billion Dolar Lake of Oil Explodes in Flames!

Más información en Reportaje – Maracaibo hollywoodense

Cuando Tony Manero se convirtió en El Hombre de Acero

El Hombre de Acero asciende

El Hombre de Acero asciende

[Por: Jeissy Trompiz Albornoz] Si, lo confieso, yo también quise ser Superman. El hombre con los mayores superpoderes en la tierra. Su verdadera identidad: un hombre tímido y honesto, enamorado de una hermosa chica a quien intenta salvar, (de nuevo la salvación y las mujeres en mi vida, pero ese es otro tema que necesita diferentes súper poderes.)

Tenía curiosidad de ver la nueva entrega del hombre de acero, no por ser fanático de las grandes superproducciones Hollywoodenses, pero es innegable los vínculos afectivos que me unen con este súper héroe desde la infancia, quizás porque Clark y yo nos peinábamos igual, porque éramos algo torpes y en el fondo creíamos tener algún súper poder.

En el cine nos encontrábamos varias generaciones, la mayoría crecimos con Christopher Reeves como imagen referencial del hombre de acero. A pesar de los intentos posteriores de seriados de televisión, no hubo sombra que atenuara la presencia del señor Reeves en nuestra iconografía cinematográfica-existencial.
(más…)