8 min de lectura

El terror de bajo presupuesto es el género más rentable, según un estudio del American Film Market. Stephen Follows y Bruce Nash, autores de la investigación, analizaron los datos de las películas de terror de bajo presupuesto en el mercado estadounidense, estrenadas en los últimos 20 años. El estudio toma como referencia para “bajo presupuesto”, los comprendidos entre 500 mil y 5 millones de dólares.

Follows es analista de la industria (además de escritor y productor); mientras que Nash es el fundador de la firma Nash Information Services. La firma está detrás de The Numbers, una de las mejores fuentes de datos de la industria cinematográfica.

Las conclusiones del artículo son, además de muy útiles, bastante curiosas:

  1. Las películas de terror son las más rentables (sobre todo, si es de bajo presupuesto, claro está).
  2. Paradójicamente, el terror también es el género más riesgoso.
  3. Curiosamente, el estudio confirma la sospecha de que cuando de terror se trata, la calidad no importa mucho. Es el género que presenta el vínculo más débil entre calidad y rentabilidad.
  4. En el mercado estadounidense, la distribución de las películas de terror se ubica en los extremos. O son estrenadas con muchas copias, en muchas salas. O lo contrario: tiene estrenos muy pequeños.
  5. Y, finalmente, otro dato curioso: el público que más las disfruta es el de las clases trabajadoras. Es un género proletario.

Las películas de terror más rentables

Follows y Nash usaron un modelo estadístico para determinar la rentabilidad de las películas de terror, alimentado con los números de los estrenos más importantes de las dos últimas décadas (2000 -2018).

En este sentido, incluyeron todas las fuentes de ingresos (desde la taquilla hasta las licencias de televisión abierta), y eliminaron los costos de promoción, distribución y porcentajes. De este modo, pudieron determinar un estimado bastante aproximado de las ganancias netas de los productores por cada película (en teoría, al menos, pero esto es materia para todo un nuevo artículo).

Este resultado está encabezado por Saw, que produjo un beneficio de 130 millones de dolares de un presupuesto de apenas un millón 200 mil dólares. En la tabla que sigue a continuación, la rentabilidad está expresada en un porcentaje de retorno del presupuesto de producción reportado.

Como explican los autores del estudio, si un film tuvo un presupuesto de 2 millones de dólares y reportó un beneficio neto para sus productores de 4 millones de dólares, su porcentaje de rentabilidad es del 200%.

En el caso de Saw, este porcentaje es de 8 mil 684%. Entonces, estas son las películas de terror de bajo presupuesto más rentables, estrenadas entre los años 2000 y 2018.m

Películas de terror de bajo presupuesto más rentables
Películas de terror de bajo presupuesto más rentables

Los autores de la investigación aclaran que Paranormal Activity no fue incluida pues la lista sólo incluye películas cuyo presupuesto es igual o superior a los 500 mil dólares. El de Paranormal Activity está muy por debajo de esa cifra.

De hecho, de haberla incluido, desde luego habría encabezado la lista, ya que su porcentaje de rentabilidad, con respecto a su presupuesto, está por encima del 20 mil por ciento.

La rentabilidad del terror de bajo presupuesto

Al ampliar el foco del modelo estadístico para incluir todas las películas estrenadas, los investigadores descubrieron que el del terror, es el género más rentable. Follows y Nash estiman que alrededor de la mitad de las películas de terror que se estrenan en los Estados Unidos ganan algún beneficio.

Este porcentaje es superior a, pro ejemplo, la rentabilidad de las películas dramáticas. Sólo un tercio de los dramas recuperan el presupuesto invertido.

El genero de terror de bajo presupuesto es el rey de la rentabilidad en los Estados Unidos
El genero de terror de bajo presupuesto es el rey de la rentabilidad en los Estados Unidos

Pero el terror de bajo presupuesto tiene sus riesgos

Desde luego, la rentabilidad del terror de bajo presupuesto, no ha pasado desapercibida para los grandes estudios y toda clase de productores. De modo pues que el género empieza a ser unos de los más producidos en la actualidad. Es decir, existe el peligro de que el mercado esté camino a su saturación.

El género del terror es cada vez más popular
El género del terror es cada vez más popular

Follows y Nash encuentran que, si bien hay un gran porcentaje de películas de terror rentables, también hay un porcentaje considerable de películas de terror que no lo resultan. El indicador más elocuente es la cantidad de semanas que permanecen en cartelera.

En promedio, mientras los documentales permanecen en las salas de cine por al menos 5 semanas; las películas de terror se quedan poco más de dos semanas y media. Para decirlo en la jerga de la industria, el terror de bajo presupuesto tiene “piernas cortas”. Es decir, su permanencia en cartelera suele ser breve.

Las películas de terror tiene patas cortas
Las cortas patas del terror de bajo presupuesto

Para Follows y Nash esto significa que las películas de terror, son más dependientes que otros géneros de su fin de semana de estreno para hacer dinero. Y, desde luego, más dependientes de un buen mercadeo y de la suerte.

Aunque la calidad no importa mucho

Es sabido que el género del terror es acaso el único que no demanda de caras conocidas en el reparto para ser rentable. Pero cuando Follows y Nash estudiaron las calificaciones de críticos y público, descubrieron que además es el género que muestra el más débil vínculo entre rentabilidad y calidad.

El punto azul es el promedio de calidad de la industria.
El punto azul es el promedio de calidad de la industria. En amarillo, la distribución uniforme de las películas de terror

Explican ambos que el punto azul de la gráfica representa la calificación promedio de todas las películas estrenadas en los Estados Unidos. Es el 6.4 de IMDb y el 55 de Metascore.

A su alrededor, en amarillo, más de la mitad de las películas de terror se sitúan por debajo del promedio de calidad. Es decir, cuando de terror de bajo presupuesto se trata, a los espectadores no les importa la opinión de críticos. Ni de otros espectadores.

En EE.UU.: un estreno grande… O muy pequeño.

Los investigadores también descubrieron que en líneas generales, las películas de terror o reciben una amplia distribución (cuando caen en las garras de un gran estudio). O, de lo contrario, reciben una distribución muy limitada. No parece haber término medio.

¿Por qué?

Porque el terror de bajo presupuesto tiene las patas cortas.

Follows y Nash mencionan que las estrategias de distribución en el caso del terror son dos. La primera, el modelo del gran estudio. Consiste en llevar la película a la mayor cantidad de salas para aprovechar el fin de semana de estreno. La segunda es la distribución indie. Irse de gira por el país con la película y exhibirla por cortos periodos en distintos mercados.

La distribución del terror es de extremos. No conoce término medio.
La distribución del terror es de extremos. No conoce término medio.

Cine de terror de bajo presupuesto y proletario

Finalmente, usando data recogida a “boca de cine”, Follows y Nash descubrieron que las audiencias del cine de terror de bajo presupuesto se ubican en los extremos menos favorecidos del espectro social.

Al menos, en el Reino Unido.

Las clases menos favorecidas prefieren un buen susto
Las clases menos favorecidas prefieren un buen susto

Para los investigadores, esto no quiere decir que películas de terror presuntuosas no existan o no ganen dinero. Simplemente, esto es una prueba de que la mayoría de las películas de terror no son un asunto de arte.

En general, están hechas con la audiencia en mente. Y el público más amplio y popular posible.

Conclusiones

En su artículo, Follows y Nash concluyen que, basados en términos de rentabilidad, el del terror es el mejor género de la industria. Lo malo es que al mismo tiempo, es un género que registra la mayor cantidad tanto de aciertos como de fracasos.

El éxito de las películas de terror depende en buena parte de una buena promoción y algo de suerte. Por esta razón, es particularmente importante que sus productores encuentren un buen distribuidor. Alguien que sea capaz de encontrar el público para el film y que sepa cómo promoverlo.

Por el lado de los realizadores y productores, Follows y Nash recomiendan pensar desde lo más temprano posible, el anzuelo y la carnada para pescar a ese distribuidor ideal. Y dan como ejemplo de este gancho, cómo Saw, Paranormal Activity, Get Out, The Purge, transmiten con claridad su mensaje desde el principio. Desde sus respectivos carteles.

Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.