Cine

15:17 Tren a París, basada en hechos reales, con personajes reales

3 min de lectura

Puede que el titulo suene raro, pero es la pura verdad: los personajes de 15:17 Tren a París son las personas reales, protagonistas de los hechos que la película recrea. No son actores. Es gente que se interpreta a sí misma.

El riesgo que tomó Clint Eastwood, a sus 87 años pero en plena forma, puede que haya sido demasiado. Sobre todo, tratándose de una producción de un gran estudio. Que, ya lo sabemos, no suelen ser muy aficionados a este tipo de riesgos.

Pero era acaso la decisión correcta. Si nos atenemos a las versiones periodísticas del hecho, quizás no había mucho que contar. La historia real que sirve de base a la película es el atentado que un terrorista trató de perpetrar en un tren a París, pero que un trío de jóvenes militares estadounidenses de licencia, lograron frustrar. Quizás todo haya sucedido en cuestión de segundos. Y por eso 15:17 Tren A París necesitaba de algo más, para trascender. Para llamar la atención de los espectadores.

15:17 Tren a París, incidente en el Thalys de Ámsterdam a París

Sucedió el 21 de agosto de 2015. Un terrorista, armado con un AK47 y un bolso repleto de municiones, intenta abrir fuego contra los pasajeros. Pero un pasajero francés se lo impide. Entonces, intervienen Mark Moogalian, francoestadounidense, los estadounidenses Spencer Stone, Alek Skarlatos y Anthony Sadler. A ellos se le suma Chris Norman, un psajero británico.

El caso es que Clint Eastwood no sólo decidió que los estadounidenses se interpretasen a sí mismos en 15:17 Tren A París. También la mayor parte de los pasajeros del vagón son las personas reales que vivieron el incidente. Es decir, Mark Moogalian también se interpreta a sí mismo.

¿Por qué?

En una entrevista en el programa de Jimmy Kimmel, Clint Eastwood explicó así cómo tomó la decisión:

No fue una idea muy popular al comienzo. Pero yo pensé que era una gran idea. Recuerdo cuando ocurrió el incidente. Fue muy impresionante. El hecho de que el tipo no tuviera una sola arma. No, tenía un AK-47, más una pistola 9mm, más una navaja.

[Anthony Sadler, Alek Skarlatos y Spencer Stone] habían publicado un libro y yo les estaba haciendo preguntas. Y de pronto les miré y dije: no sé si puedo encontrar a otros tipos con las mismas caras y el mismo entusiasmo que ustedes. Estoy seguro de que podría. Pero en ese momento parecía una idea interesante.

Me estaban contando exactamente qué pasó y cómo. Una y otra vez. Cuando íbamos por la octava o décima les pregunté: “¿Les gustaría hacer esto?”. Spencer respondió: “¿No crees que deberíamos tomar clases de interpretación?”. Le dije: “No, por favor, no. Las clases de interpretación son geniales si vas a hacerlo profesionalmente. Si te vas a quedar haciéndolo. Pero para esto sólo los quiero a ustedes. No quiero a nadie interpretando nada”.

Desde luego, las comparación con United 93, de Paul Greengrass, que reconstruye otro atentado frustrado por la acción de un grupo de pasajeros, no se han hecho esperar. Pero a Eastwood parece interesarle algo más que la mera anécdota. ¿Saldrá bien librado de su riesgosa apuesta? 15:17 Tren a París se estrena hoy.

Anuncios
Share:
A %d blogueros les gusta esto: