3 min de lectura

¿Es Three billboards outside Ebbing, Missouri (que en España han traducido como Tres anuncios en las afueras y, en Latinoamérica, 3 anuncios por un crimen) una película racista?

Desde que la vi no me he quitado la duda de la cabeza. Me da la impresión de que problema no es tanto la película de Martin McDonagh como el momento en que se ha estrenado, los premios que ha obtenido en los Globos de Oro, y el lugar en que se exhibe. Un caso típico de la película equivocada en el momento menos indicado…

Para empezar, fue nominada equivocadamnte en los Globos de Oro en la categoría de mejor película dramática. Cuando en realidad se trata de una sátira. Muy negra, eso sí. Sobrecargada de mala leche. Una sátira con tan mala uva que parece un drama. Y provocadora además. Vitriolo puro que a veces se siente como una buena patada en la entrepierna.

Nada de eso está mal, desde luego. Pero al equívoco de nominarla y premiarla como película dramática, contribuye además el momento histórico o el contexto noticioso en el que se estrena.

Contexto, ambigüedad y política

Three billboards outside Ebbing, Missouri se estrenó en el Hollywood post Harvey Weinstein. O, lo que es lo mismo, en un Hollywood dominado por la discusión feminista de denuncia del acoso, el abuso sexual, las violaciones y la discriminación salarial femenina en la industria cinematográfica estadounidense.

Por esos más de uno quiso ver en la lucha de la protagonista de la historia Mildred Hayes, en lograr que los culpables de la violación y asesinato de su hija sean juzgados y condenados, una especie de metáfora del empoderamiento femenino.

Pero nada más alejado de las intenciones de McDonagh al escribir y dirigir 3 Anuncios por un crimen. En realidad, la película no habla del empoderamiento femenino, sino de las secuelas destructivas de la violencia y la venganza.

Mildred Hayes, horrible heroína feminista

Los personajes deThree billboards outside Ebbing, Missouri (Tres anuncios en las afueras) no se redimen. Todo lo contrario. Se pervierten. Mildred Hayes, interpretada por Frances McDormand es sencillamente un personaje horrible. Intolerante. Egoísta. Discriminadora. Y terrible, aterradoramente violenta.

Lo era aún antes de su tragedia personal.  Tiene sus motivos. Sí. Pero no la justifican. No hacen más loable su lucha. Así que tratar de verla como una heroína feminista es un flaco favor al movimiento reivindicativo de los derechos de las mujeres. En el fondo, el tema principal de Tres anuncios en las afueras es la certeza de que la violencia siempre equipara a víctimas y victimarios.

Three billboards outside Ebbing, Missouri no sólo es provocadora y políticamente incorrecta. También es moral y éticamente ambigua. Y la ambigüedad no se lleva bien con las posiciones sin ambages que exigen el compromiso político y los discursos militantes.

Three billboards outside Ebbing, Missouri levanta ronchas

Humor y malentendido

Además, está el problema de que el humor no siempre se traduce bien. Sobre todo, si es complejo y no busca la risa fácil. Más aún si busca desafiar las convenciones y certezas de los espectadores. Como toda la obra de Martin McDonagh, caracterizada por la incorrección política.

Estamos ante una obra satírica que te cuestiona a cada momento las razones de tu risa y pone en entredicho tus valores éticos. En más de una escena, la sonrisa se transforma en rictus. Y el espectador se ve embargado por la duda y la incomodidad.

En modo alguno se trata de un homenaje a una lucha reivindicativa o empoderadora. Three billboards outside Ebbing, Missouri es exactamente lo contrario.

 

Anuncios