Menos McKee, más Goleman

3 min de lectura

Recientemente me he apuntado a un Máster en Escritura de Guiones de ficción para cine y TV en la Escuela de Cine de Barcelona. Pero antes de decidirme, como es lógico, estuve investigando sobre las distintas opciones de formación que se ofrecen en España y en Latinoamérica.

Llamó mi atención que en la mayoría de los cursos el libro Story o El Guión de Robert McKee encabeza la lista de lecturas obligatorias. Y es que este “gurú” de la escritura cinematográfica ha publicado un bestseller sobre el tema y en el mundillo hollywoodense disfruta de un estatus de celebridad.

Las teorías de McKee

McKee se jacta de tener entre sus alumnos a decenas de galardonados y luminarias del cine (el que se hace en Hollywood, claro está), aunque el mismo aún no ha escrito algún guión cinematográfico exitoso. Ni siquiera bajo los propios estándares de la llamada “fábrica de sueños”.

Las “teorías” de McKee encuentran en la gran industria cinematográfica estadounidense un terreno fértil donde validarse. No hace falta ser un genio para darse cuenta de que casi la totalidad de la producción hollywoodense está sustentada en modelos arquetípicos que poco o nada tienen que ver con la realidad. Un camino totalmente válido si lo que queremos es contar historias unidimensionales y monedas.

No obstante, si lo que realmente buscamos como cineastas es contar historias multidimensionales (como la vida misma), hay que alejarse un poco de este y otros “gurúes” de la escritura y acercarse a otros autores menos mediáticos pero más acreditados por su obra. Uno de ellos, es el psicólogo y periodista estadounidense Daniel Goleman.

Goleman y la inteligencia emocional

Daniel Goleman ha escrito más de 10 libros sobre distintos temas, pero fue uno de ellos el que lo puso en el foco de la atención mundial: Inteligencia Emocional. Con esta obra ha derribado algunos de los mitos que dominaron la psicología durante las últimas décadas y ha abierto un interesante debate sobre el comportamiento humano.

A diferencia de los muy populares libros de “autoayuda” o “mejoramiento personal”, la obra de Daniel Goleman está sustentada en décadas de rigurosa investigación científica. En sus libros podemos encontrar explicaciones a muchos de nuestros comportamientos, a nuestras motivaciones, a la manera como nos relacionamos con otros y con nosotros mismos, o el cómo y el porqué de nuestras acciones.

El trabajo de de Daniel Goleman y otros investigadores resulta muy útil para cualquiera que se dedique al arte de contar historias y sin duda, uno de los objetivos de todo guionista debería ser mejorar constantemente su capacidad de “leer” y “entender” a las personas.

Si, como aprendices de guionista debemos seguir leyendo a McKee, pero sabiendo que no es suficiente. Que también es imprescindible leer libros y revistas de psicología y neurociencia, dos campos que han conseguido increíbles resultado en las últimas 3 décadas.

Pero sobre todo, debemos salir a la calle, viajar, observar atentamente y sin prejuicios, hablar con la gente y elevar nuestro “coeficiente emocional”. El resultado, sin duda, serán mejores guiones; no solo basados en lo que dicen los manuales, sino en las personas reales y su maravilloso universo de acciones y comportamientos.

Cuando eso suceda, habremos dado un gran paso para lograr que nuestra audiencia establezca empatía con nuestros personajes y sus historias. Y esto, al final del día, es el máximo objetivo de nuestro arte.

http://www.blogacine.com/2005/08/23/¿como-escribir-un-cortometraje-de-5-minutos/

[Por: @edgarespinoza07]

poe essay


New From: EUR 32,68 EUR In Stock

Anuncios
  1. menos guion y mas imágenes…
    alguna vez, ya hace unos 7 temporadas, cuando el cine digital HD y 4K si bien estaba en marcha, la tecnología existente y los medios de almacenamiento eran aun poco prácticos, imaginaba el momento en que tomaría una cámara de cine (de al menos 4K) cuyo cuerpo debía ser de las dimensiones que cupiera en la palma de la mano, y que la única limitación física siempre seria la óptica. Pues ya hace no mucho tiempo que sigo con mucha atención lo que Red ya ha hecho, Canon, y por supuesto Blackmagic que se acerca a la imagen que tuve hace unos anos. Paralelamente he seguido con atención y respeto todo lo que ha hecho y dicho mi compatriota Raúl Ruiz, en especial referido al libro Poética del Cine, que como algunos pueden dar fe de ello, propone oponerse al dogma del conflicto central como constructor de historias, elaborado desde las letras y llevado a las “imágenes”. Tal vez cuando el cine es entendido como una maquina de dimensiones gigantesca como para experimentar con nuevas formas narrativas, en donde necesariamente deben intervenir demasiados profesionales, al dia de hoy, ya no es excusa. Ruiz propones ya después de mas de 100 años de cine, dejar que sean las imágenes producidas las que determinen la narración… y no al revés como proponen estos autores mencionados que provienen de la tradición de las artes escénicas. Pero el cine tiene su propia naturaleza.

    “Es la imagen la que determina la narración y no lo contrario…

    no es que tomamos una historia narrada con diálogos y entonces posicionamos la cámara…

    se pone la cámara primero, y después la historia sale, emerge de las imágenes… eso parece una abstracción pero no lo es”

    Raúl Ruiz – Poética del Cine