5 min de lectura

Augusto Pradelli dirige la que es su Ópera Prima, y hasta ahora único largometraje de ficción: Jóligud. La historia transcurre en el año 1971. Trata sobre la esperanza que tienen un grupo de saladilleros, habitantes del antiguo barrio colonial de Maracaibo, El Saladillo, en una preciosa joven, Sarita.

 

[Por: Jeissy Trompiz Albornoz]

Para buena parte de la comunidad la joven por su belleza podría ser una artista de Hollywood, o como ellos lo pronuncian: Jóligud.

La llegada al estrellato de esta joven pondría en alto el nombre del barrio y evitaría su demolición, que estaba establecida por decreto del presidente de la República de aquel entonces, el Dr. Rafael Caldera, quien con su plan de “Renovación Urbana” destruyó el emblemático barrio para construir en su lugar una plaza, al estilo de las “caminerías francesas”, para el disfrute de la ciudadanía. Este punto introductorio es tratado, sin tanta profundidad, en el cuadro de texto que nos presenta la película.

Jóligud, primer largo zuliano

Jóligud fue muy sonada en su época por ser el primer largometraje hecho en Maracaibo por cineastas de la ciudad, así como por mostrar varios elementos realistas de la sociedad venezolana. La dependencia a las soluciones fáciles. La falta de un verdadero reconocimiento cultural. Y el preciosismo como principal valuarte para la superioridad y el progreso.

La madre de nuestra protagonista alardea de la hermosura de su hija, a tal punto de no ver necesaria su formación escolar al vislumbrarle un futuro esplendoroso en la gran pantalla. Esta esperanza se traslada a casi todos los habitantes del barrio, quienes acompañan a la madre de Sarita en la escritura de una carta, la cual envían junto a un sobre que resguarda las fotos de la silente y tímida joven, quien no pronuncia una palabra en toda la película.

La dependencia y exaltación a la cultura ajena y al preciosismo se pueden resumir en la tercera secuencia de la película. Sarita, quien recibe de Vicentico, un joven amigo con ademanes femeninos, instrucciones para caminar correctamente con un libro en la cabeza.

Vicentico siempre habla mezclando frases en inglés y nombres de artistas estadounidenses. Él es la máxima expresión social de la valoración de la cultura exterior en la película. También es quien calla a Sarita en su único intento de comunicación oral en toda la historia.

Jóligud, el falso regionalismo

En una de las escenas de la película, vemos la hostilidad de una señora del barrio ante la solicitud de compra de su casa por parte de un ingeniero del gobierno.

Aquí se plantea la única respuesta directa por parte del barrio ante la agresión emitida por el gobierno en curso. La escena representa muy bien la realidad de los acontecimientos. La indiferencia le ganó en proporción a las quejas y protestas ante la imposición “suprema”, de la “caminería francesa”.

Precio: EUR 1,19
Nuestra tolerancia, venezolana, parece a veces ser eterna. En este caso, el pueblo zuliano, caracterizado por su regionalismo, no hizo la diferencia. Recuerdo a Iván Diaz, un amigo actor y director de teatro, que alegaba, citando el ejemplo del Saladillo, que el regionalismo zuliano no es más que una mera pantalla.

Creo que en este caso tan emblemático no se equivocó. Como muestra está ese atropello que se dejó imponer. Sin protestas que se hicieran escuchar realmente. Pero con mucho llanto póstumo.

Vicentico y los demás personajes que rodean a Sarita, dan la impresión de no tener vida propia. Se atienen a las consecuencias por su falta de lucha y a las excusas.

Tal como hicieron los verdaderos habitantes de ese barrio.

Y como lo han hecho gran parte de los venezolanos en otros sentidos. Esperanzados en la salvación de los famosos empresarios norteamericanos que venían a ayudarnos con el oro negro que se reproducía por doquier desde inicios del siglos XX.

El público rechazó Jóligud

Contrario a lo que se esperaba, la película sufrió un fuerte rechazo por una parte del público, quien la calificaba de poco realista en su discurso y de malas actuaciones. La crítica en cambio la favoreció. Fue ganadora con el premio Mejor Ópera Prima en el Festival de Cine Venezolano del año 1991.

Esta película presenta gran influencia del cine italiano en su estética, sobre todo del director Federico Fellini. Es una película llena de contradicciones, con muchos detractores y defensores.

Por circunstancias que solamente él conoce con certeza, y que ha generado muchas hipótesis, Joligud ha sido hasta ahora el único largometraje de ficción de Pradelli. Y hasta no hace muchos años fue el único largometraje realizado en Maracaibo por venezolanos.

Jóligud

  • Director: Augusto Pradelli.
  • Producido por: Kromatica producciones audiovisuales.
  • Guión: Consuelo Gonzáles, Augusto Pradelli, basado en el libro “Crónicas del Saladillo”. De Rutilio Ortega.
  • Dirección de Fotografía: Jesús romero (Tony), José Luís Angarita.
  • Montaje: Ricardo Rubio.
  • Sonido: Lilly Bermúdez, Claudio Ocando.
  • Música: Daniel Castro, Carlos Julio Vilchez.
  • Interpretes principales:
  • Sarita: Marau Robelo, Vidal Figueroa, Fátima Colina.

Sinopsis

Sarita es una joven que desde niña ha sido predestinada para ser actriz. Un día, le toman unas fotos y las envían a la Metro Goldwyn Mayer, con la ilusión de obtener un contrato y así ayudar a evitar la inminente demolición del barrio maracaibero de El Saladillo. Todos esperan ansiosos la respuesta, pero esta nunca llegó.

A Gray State, la inexplicable muerte de un cineasta libertario conspiranoico

Anuncios

2 Comentarios

  1. Muy interesante el resultado que dejó la cinta: Rechazada por el público. Tengo la teoría de que uno de los más graves problemas que tenemos como sociedad es la incapacidad de reconocer nuestros defectos y aceptarlos. Esa es la razón por la cual tanta gente odia el cine “grosero y vulgar” sin detenerse a pensar que somos, en esencia, un pueblo grosero y vulgar.

    Nos gusta demasiado aparentar y reflejar una imagen de falsa santidad y virtud en nuestro cine que terminamos con un cine hipócrita. De hecho, revisen este mismo blog y otros similares y verán una crítica muy común hacia muchas de nuestras películas mejores logradas: “En vez de mostrar nuestros bellos paisajes o nuestros valores positivos…”

    Creo que el cine está para mostrarnos aquellas cosas de debemos cambiar o mejorar como sociedad. Los grandes clásicos del cine lo hicieron de manera entretenida y generaron cambios en la sociedad. Sin embargo, como público estamos todavía muy lejos de aceptar nuestros propios errores y defectos en una pantalla grande…

  2. Aprovecho este espacio ya que es el primero que encuentro sobre esta película para comentar una anécdota: cuando la vi tenia como 14 años, la habíamos alquilado en el videoclub que en aquel entonces venían en formato VHS, la vimos todos en casa, la vi y en general me gusto, me causo mucha gracia los diálogos tan marabinos, lo curioso es que justo después de verla esa noche cuando apagábamos el VHS y nos disponíamos a dormir… tembló fuertemente en mi ciudad (Valera), nunca se me olvida el susto y que me quedo asociado con ver la película, por otra parte me gustaria saber donde puedo conseguir un ejemplar de esa pelicula en formato actual DVD – blu ray,. en definitiva el venezolano no le gusta ver reflejadas sus miserias en el cine por eso siempre lo critican, aca tenemos buen cine tuvimos una epoca dorada en el 70-80 y ahora que se hace mucho cine nacional tenemos otra buena epoca para aprovechar y ver algo diferente a las producciones extranjeras que siempre caen en impactar solo superficialmente al espectador con cosas tan trilladas como la violencia, el despilfarro, el sexo las drogas, y alarde de efectos.

Comments are closed.