4 min de lectura

Martin Scorsese siempre ha estado adelantado a su tiempo. y no se equivoca con su apreciación sobre la televisión.

Puede que sea seguro decir que ésta ha sido la década de la televisión. De la televisión por cable, al menos. La renovación creativa que comenzó a finales de los 90’s con Twin Peaks, de David Lynch, se ha extendido y consolidado con series como Los Sopranos, House MD., Six Feet Under. Y más recientemente, True Blood, Dexter, Mad Men o The Wire, —el Citizen Kane de las nuevas teleseries.

Y esas, tan sólo por nombrar un puñado. Y sin contar The Office, Entourage, Weeds. O, bueno, Lost —¿creían que se me olvidaba? O las series documentales de vanguardia de Adam Curtis, como The Power of the Nightmares o The Trap.

La puerilidad del cine de Hollywood

El asunto no se agota en el mero éxito que estas series que puedan tener, sino en sus aportes al lenguaje cinematográfico.

Cuando las películas de Hollywood (y de buena parte del mundo), por imposiciones económicas (de distribución y exhibición) se vuelven cada más conservadoras —por no decir que se infantilizan, se hacen cada vez más pueriles— temática, moral, política, estética, dramática y narrativamente; los productores, realizadores y escritores de teleseries parecen contar con mayor libertad para tomar riesgos artísticos.

Weeds
Weeds, una serie impensable en los 80\’s y 90\’s

No sólo tratan temas adultos con mayor desparpajo e incorrección que Hollywood en sus películas, sino que se atreven dinamitar la forma y la estructura dramática con narrativas no lineales, deconstrucciones espacio-temporales y hasta surrealismo. Elementos todos presentes en Twin Peaks, valga decir.

Hay capítulos de House que bien podrían haber sido dirigidos por el Alain Resnais de El año pasado en Marienbad.

Los Sopranos incluía capítulos que habrían sido aprobados vigorosamente por Buñuel. True Blood no parece otra cosa que la respuesta televisiva a la saga cinematográfica de Twilight.

Aunque, la verdad sea dicha, también resulta curioso comprobar que el florecimiento del seriado televisivo coincide con el auge de la popularidad de la anti-ficción y la anticreatividad: la televisión realidad o reality TV.

A pesar de esto, tampoco es de extrañar que la apreciación cinematográfica de un televidente aficionado a las series de ficción, a las buenas series, esté al mismo nivel que el del más empedernido amante del cine de arte y ensayo.

Todo lo anterior es un reto formidable para el cine contemporáneo de vanguardia. ¿Qué —y de qué manera— mostrar que la televisión no haya mostrado y popularizado ya?

Scorsese a la TV

En cuanto a actores, realizadores y escritores, puede que las teleseries sean una buena vía de escapa a la rigidez de la industria hollywoodense.

Para empezar, los sueldos no son nada desdeñables, si hemos de darle de crédito al artículo publicado por TV Guide y que Hernán Casciari reproduce en Espoiler.

Por su parte, la lista de productores, directores y escritores que incursionan en la TV no cesa de crecer. Y Martin Scorsese ha sido el último en sumarse a la tendencia.

Martin Scorsese
Martin Scorsese

El autor de Taxi DriverRanking Bull, Martin Scorsese se encuentra desarrollando para la cadena HBO, Boardwalk Empire, una serie sobre los años de la Prohibición (de alcohol) en los Estados Unidos.

Martin Scorsese desarrolla la serie conjuntamente con Terence Winter (Los Sopranos). Dirigirá el capítulo piloto, pero no descarta dirigir otros episodios más.

Martin Scorsese, director de clásicos del cine criminal como Godfellas, Casino y Gangs of New York, dice haberse sentido siempre fascinado por los grandes jefes criminales de la época de la Prohibición, como Capone o Luciano:

Para mí fue una oportunidad para encuadrar ese mundo y comprobar cómo los personajes interactuaban en ese momento.

Sobre su decisión de incursionar en la televisión, Scorsese explica:

Lo que ha pasado en los últimos 9 o 10 años, sobre todo en HBO, es lo que habíamos esperado que sucediera en los años sesenta con las películas realizadas para la televisión. Esperábamos que hubiera este tipo de libertad. Y también la posibilidad de crear otros mundos y otros personajes en historias de largo aliento. Eso no sucedió en los años setentas, ochentas y en la década de los noventas, creo.

¿Es la televisión, sobre todo, la televisión por cable y sus variantes (léase: Internet) el futuro del cine? ¿Cuáles son a su juicio las series más vanguardistas de los últimos años? Sus opiniones y comentarios son bienvenidos.

Anuncios

2 Comentarios

  1. Muy de acuerdo con todo. Los Soprano inició una manera de hacer cine en televisión que ha tenido continuidad con series memorables como Six Feet Under, The Wire, Deadwood, Breaking Bad (la tercera temporada es ESPECTACULAR), Tremé o Mad Men. Hay mucho talento en esas series, además de mucho riesgo comercial, además de las ventajas propias del formato en el que se exhiben; más tiempo = personajes más desarrollados.

    Por cierto, Scorsese no es el único que se ha pasado a la TV. El bestia de Michael Mann también.
    My recent post Inception- adrenalítico tratado existencialista

  2. Para mi las más vanguardistas actualmente son Mad Men, Dexter y Breaking Bad, presentan las realidades desde otra perspectiva, Lost fue genial porque te hacia pensar que iba a sucerder, no era predecible. Las series de HBO son 100% irreverentes, crudas, sexis me encantan. Creo que hay muchas cosas buenas para ver en Tv en este momento

Comments are closed.