Cine latinoamericano: problemas comunes, soluciones similares

13
531
A Mulher Invisível, póster
2 min de lectura
A Mulher Invisível, póster
A Mulher Invisível, póster

Yo sospechaba que nuestros problemas (los del cine venezolano en Venezuela, quiero decir) serían parecidos a los de cine mexicano (en México) o el cine brasileño, en Brasil. Lo que nunca me imaginé es que fuesen tan parecidos.

Después de conversar con varios directores, productores y guionistas en el festival iberoamericano de cine de Fortaleza, me doy cuenta de que las cinematografías nacionales atraviesan problemas similares en toda Latinoamérica. aunque acaso, Argentina sea una excepción. También las soluciones resultan similares.

A continuación, algunas notas sueltas sobre el asunto:

  • Mercado no es gente: México tiene alrededor de 100 millones de habitantes. Brasil tiene el doble. No obstante, durante el festival escuché decir, en más de una ocasión, que ni en México hay mercado para el cine mexicano, ni en Brasil para el suyo.
  • A la gente no le gusta su cine: o, al menos, cómo es representada en las pantallas por los cineastas nacionales. La vieja queja del cine de putas, policías y malandros, en el que sólo se dicen palabrotas, se repite con las variantes de argot respectivas en varios países, según me contaron algunos realizadores.
  • Es la (distribución, exhibición, promoción), estúpido: pero en algunos casos, cuando una transnacional se interesa en una cinta nacional, la gente acude en masa a las salas de cine.
  • Por ejemplo: la semana pasada, los films brasileños A Mulher Invisível, de Cláudio Torres (distribuida por WB), À deriva, de Hector Dhalia (producido por Fernando Meirelles, protagonizado por Vincent Cassel y distribuido por Focus Features) y el documental musical Coração Vagabundo, de Fernando Grostein Andrade, se ubicaban en los puestos 6, 7 y 10 de la taquilla en Brasil y la segunda película más taquillera del año sigue siendo Se Eu Fosse Você 2, de Daniel Filho, mientras que A Mulher Invisível ocupa el sexto lugar.
  • Siempre es poco: nunca hay suficientes recursos (públicos o privados, nacionales o regionales) para la producción. Y cuando los hay, se dice que sólo un grupo privilegiado puede acceder a ellos. No obstante, en el festival también pude percibir que la preocupación por encontrar alternativas a la financiación oficial y no depender del Estado, es general.
  • En el colectivo está la respuesta: casi todos los directores de cortometrajes brasileños que se presentaron en el festival pertenecían o estaban ligados a algún colectivo de creación que les permitía desarrollar una obra al margen del financiamiento oficial. Un director incluso dijo pertenecer al colectivo de cineastas que no consiguen financiación del Estado. En broma, claro está.
Anuncios

13 Comentarios

  1. De otro post de Blogacine cito a Rodrigo Moreno"El cine latinoamericano está desfasado, quedado en el tiempo. En general, hay un costumbrismo en el cine latinoamericanó que ya se repite, que es ya un cliché de sí mismo, demasiado grueso. Creo que vive una crisis muy fuerte, me parece que tienen que impulsar lo que se impulsó en la Argentina que es una renovación generacional. Se necesita sangre nueva, joven. Nuevas ideas, gente con otra cabeza, con otra mirada sobre el mundo."

    El mercado: Venezuela tiene la cuarta parte de la población de México y ellos se quejan: imagínense.Es pa tirarse pal metro.

    Policías, "rameras" y malandros= costumbrismo venezolano y realismo no socialista sino antisocial. Debemos hacer un cine donde mostremos nuestras bellezas naturales y operadas; un cine que tape nuestras miserias reales y que haga que nos olvidemos de nuestro subdesarrollo. Por cierto, las películas venezolanas más taquilleras de nuestra historia son de policías,putas y malandros: Macu, Sicario, Secuestro E. y otras.

    Distribución, promoción, exhibición: ¿a quién va dirigido eso de "estúpido"?¿a los Estados latinoamericanos?¿Al ilsulso Insulza?
    Si le vendemos petróleo al Imperio también podríamos venderle películas. Jakubowics demostró que se puede hacer.

    Los colectivos simplemente son una obligación; una necesidad urgente: hay demasiados cineastas que se están quedando por afuera en el reparto de la plata para hacer cine y la mayoría son los jóvenes.

  2. Cuando una transnacional se interesa en una película por lo general lo demuestra con toda su maquinaria, y nosotros que ya estamos condicionados cual can de Pavlov vamos corriendo a verla en los cines. Creo que eso fue lo que pasó con Elipsis; que si bien no recibió una campaña masiva a la blockbuster de verano si contó con los elementos mínimos de promoción actual (afiches, trailers en las salas a tiempo, pagina web, etc.) NO creo que el ejemplo de ,Secuestro Express sea similar porque aunque si contó con apoyo transnacional creo que lo que finalmente impulso a la gente a ver la película fue que los creadores supieron capitalizar la polémica política, que genero el largometraje previo a su estreno, en su propio beneficio, ya saben no hay mala publicidad. Ni siquiera voy a entrar en detalles sobre si Secuestro o Elipsis eran buenas o malas películas, porque eso no se sabe hasta que la haz visto. Hablo del momento que anticipa el estreno de cualquier cinta. No hay suficiente gente formada para el trabajo de la promoción de películas. Sigo recordando lo que paso con Macuro.

  3. Inevitablemente hay que apartar en el presupuesto, dinero para la promoción. Es triste dejarse la piel en una producción para luego exibirla 2 semanas en las salas menos visitadas de la capital y con un aviso de prensa un poquito más grande que los anuncios por palabras. Qué decir de la promoción previa: Apenas unos centímetros cuando se rueda y poco más cuando se estrena. Amazonia Films, necesita competencia privada. Recibe más promoción cualquier telenovela próxima a estrenar que una película. Repito, no hay que gastarse todo en el rodaje aunque siempre es poco.

  4. Afortunadamente discrepo bastante de lo que opina el Sr Video Guerrillas, primero lo de tapar la miseria, a esto contesto con: Mientras América Latina lamenta sus miserias generales, el extranjero cultiva el sabor de esa miseria, no como síntoma trágico sino como dato formal de su campo de interés. Ni el latino comunica su verdadera miseria al hombre civili-zado, ni el hombre civilizado comprende verdaderamente la miseria del latino. Hasta hoy sólo mentiras elaboradas de la verdad (exotismos formales que vul-garizan problemas formales) consiguieron comunicarse en términos cuantitati-vos, provocando una serie de equívocos que no terminan en los límites del ar-te sino que contaminan el terreno político en general.

    Glauber Rocha

    Eso de tapar nuestras miserias es una suerte de apostar al miss venezuela y una suerte tambien de doble moral.

    Segundo : Si le vendemos petróleo al Imperio también podríamos venderle películas. Jakubowics demostró que se puede hacer. QUE COSA DICES QUE HIZO ESE MAN, vamos pa tras si creemos que el hombre trabajo nuestra miseria de la mejor manera posible, un hecho real, una camara bien usada y un argumento de comunicador social mediatizado, ahi esta el caldo perfecto para que una distribuidora gringa se interese por un cine hecho aqui y despues te quejas de las tetas, culo, pedo. no me jodas hermano, o eres chicha o limonada pero no cualquier cosa.

    Que paso con macuro juanitocinefilo
    refrescame por favior. gracias

  5. Lo de nuestro problemas comunes es un asunto que sobrepasa el plano estetico y eso creo que definitivamente no se ha asimilido bien, que bueno que Carlanga asistio a esa cita para darse cuenta que todos en el continente padecemos el mismo problema, ven entonces porque lo de Nuevo Cine Latinoamericano. Todo mundo cree que se trata de una invenciòn nueva de los macabros laboratorios chino, sovieticos, cubano, mata vieja y come niño…
    PERO NO la cosa viene hace rato digamos mas o menos 500 años atràs,

    dejo otra cita para

    Nuestra originalidad es nuestro hambre y nuestra ma-yor miseria es que este hambre, siendo sentido no es comprendido. De “Aruanda” a “Vidas secas” el cinema novo narró, describió, poetizó, discur-só, analizó, excitó, los temas del hambre: personajes comiendo tierra, perso-najes comiendo raíces, personajes robando para comer, personajes matando para comer, personajes huyendo para comer, personajes sucios, feos, descar-nados, viviendo en casas sucias, feas, oscuras. Fue esta galería de hambrien-tos que identificó el cinema novo con el miserabilísimo tan condenado por el gobierno, por la crítica al servicio de los intereses antinacionales, por los pro-ductores y por el público (el último no soportando las imágenes de la propia miseria). CUIDADO EH, ESPERO QUE SE EQUIVOQUE VIDEO GUERRILLAS Y NO ESTE JUGANDO AL PAPELÑ INQUISIDOR DEL GOBIERNO BRASILERO DE ENTONCES QUE EXILO A ROCHA Y A SU GRUPO A OTROS ENCARCELO Y A OTROS DESAPARECIO, PRECISO FIJENSE POR CONTAR NUESTRAS MISERIAS.

    • Amigo Padilla, el señor videoguerrillas -alias Armando Evora- está de acuerdo con usted y con la Estética del Hambre del maestro Glauber Rocha. Cuando el señor videoguerrillas escribió:

      "Debemos hacer un cine donde mostremos nuestras bellezas naturales "y operadas"; un cine que tape nuestras miserias reales y que haga que nos olvidemos de nuestro subdesarrollo"

      en realidad estaba haciendo una cita de cierta clase media venezolana y de ciertos dinosaurios gobierneros que sueñan todavía con el realismo socialista ultra optimista y políticamente correcto- que quieren que tapemos nuestras realidad social con las maravillosas imágenes turísticas de la Tierra del Sol Amada, el secreto mejor guardado del Caribe y con las protuberantes y absolutamente tentadoras kikas de nuestras hermosas misses construidas en los laboratorios Cisneros-Souza, filial ultra-secreta de Venevisión, el canal del mal y la autocensura.

      Si el gran Bogo (Dios) existe le pido que jamás permita que me convierta en jurado inquisidor de ningún concurso de censura cinematográfica local, nacional, transnacional, internacional, extranjero o interplanetario. Ni siquiera tocaría una película turística de encargo, al estilo perezjimenista, entre otras razones –como el respeto a la opinión ajena- porque la verdad es como el corcho: siempre sale a flote. Si el Estado se dedicase a hacer películas al estilo realismo-disney-socialista para tapar que la delincuencia nos está comiendo vivos, tarde o temprano surgirán de entre nosotros cineastas, o humildes videastas, que harán películas más cercanas a esa estética del hambre, de la indignación, de la denuncia.

      El señor videoguerrillas le da toda la razón al señor Padilla.

      Paz y Libertad.

      La Estética del Hambre
      Por Glauber Rocha
      Texto completo aquí:
      http://cinemanovo.com.ar/estetica_del_hambre.htm

  6. “No hace mucho tiempo parecía una aventura descabellada la pretensión de realizar en los países colonizados y neocolonizados un cine de descolonización. Hasta ese entonces el cine era sólo sinónimo de espectáculo o divertimiento: objeto de consumo. En el mejor de los casos, estaba condicionado por el sistema o condenado a no trascender los márgenes de un cine de efectos, nunca de causas”.

    Ustedes me van a disculpar que hable con citas o refiriendo palabras de otros colegas, pero lo hago con una sincera intención de mostrar que lo que aquí hablo no es cosa loca, que se me pone de tomar tanto café y que de alguna manera se trata de una conversa que lleva años en el tapete, ¿como resolver los problemas del cine nacional?, yo iría mas allá, ¿como resolver los problemas del cine latinoamericano? Y para mi se trata de como solventar de eso, como garantizarle un espacio, por ahí siempre terminamos dándonos pata y kunfu entre todos dejando hacer al enemigo común. Me parece buenísima la corrección que hace video guerrillas, a veces debemos tener cuidado que pensamos en ironía o sarcasmo y lo que escribimos no nos sale igual eso produjo que mi lectura fuese de un intenso debate.
    No es para nada extraño encontrar acá mas un de un interesado interesadísimo personaje que quiere interpretar al mundo mas allá de cambiarlo y eso de veras a mi me pone en franca trinchera, creo que tenemos asuntos urgentes que resolver para el fortalecimiento de nuestro cine regional (léase latinoamericano), pero nuestras mañas individualistas de herencia capitalista y hegemónica que no permiten avancemos hacia la consecución del nuevo cine latinoamericano, que dicho sea de paso es una batalla ya muy adulta, pasa la cuenta de la generaciones vinculadas y hasta caídas y desaparecidas, honor a Raymundo Gleyzer.

    No busco obviar las discusiones, creo en el debate y en ese que genera contradicción pero que final del camino pone las cosas mas claras, creo que así y solo así podremos avanzar, de un tiempo para acá colegas, digamos que a la par del nacimiento de Blogacine en la red, se viene despotricando constantemente a las instituciones del sector, eso se hace muy deliberadamente a partir de comentarios también deliberados. Y muchos poco sanos, mas que ayudar a construir o que sirvan de consejo para avanzar mejor, se crea un caldo de cultivo bien negro para que el enemigo común que muchos lo conocen, pero se hacen los que no, trabaje y crezca cada día mas, muchos saben que poner un trabajo del cine nacional en los exhibidores locales cuesta, los que saben rehúyen de el asunto y le echan la culpa a la distribución (cosa fácil) buscando la paja en el ojo ajeno obviando la viga en el propio, muchos no saben porque no se han leído la ley de cine 2005 que se esta buscando reglamentar de la mejor forma y para ello no basta una ley siendo Latinoamérica un territorio vaquero donde puede la del mas duro.

    “Así, el instrumento de comunicación más valioso de nuestro tiempo estaba destinado a satisfacer exclusivamente los intereses de los poseedores del cine, es decir, de los dueños del mercado mundial del cine, en su inmensa mayoría estadounidenses”

    Es mas facil cazarle la pelea a la institución pública cuando se trata de buscar culpable, entiendo que esto se debe a nuestra debilidadad de trabajar en colectivo de armar un equipo en en pro y defensa del cine nacional, del cine latinoamericano, aquello del miedo al castro comunismo nos deja obtusos a la hora de pensar, aquello de lo mediatizados que estamos nos deja sin armas para combatir y entonces, la cosa apunta a el Estado como siempre, siempre es el culpable, no quiero acá limpiar en su totalidad a las instituciones, pues creo valido hacer la critica siempre que se trate de una critica constructiva una critica para avanzar, muchos por allí hablan de la películas politizadas de la Villa ( eso es como el cuento del optimista y el pesimista) y otros hablan de la películas de la villa hechas por directores escuálidos, que tal? Con discursos escuálidos, con propuestas escuálidas, con estructuras escuálidas y con intenciones escuálidas, escuálidas dentro de lo que se puede entender como una perspectiva de vida que hoy día esta caduca y que no concuerda con los nuevos tiempos que vivimos donde por fin los pueblos buscan contar sus propias historias, otros tantos hablan que hay que cerrarle al acceso a los Ñangaras, fíjense y por ahí se quejan de las películas politizadas de la Villa.

    Bueno paso el balón…

    …hay que descubrir, hay que inventar
    FRANTZ FANON-

    .

    • "…y otros hablan de la películas de la villa hechas por directores escuálidos, que tal? Con discursos escuálidos, con propuestas escuálidas, con estructuras escuálidas y con intenciones escuálidas, escuálidas dentro de lo que se puede entender como una perspectiva de vida que hoy día esta caduca y que no concuerda con los nuevos tiempos que vivimos…"

      Interesante… ¿Podrías definir en qué consiste lo que llamas "cine escuálido" y dar algunos ejemplos? ¿Cómo se puede medir la "escualidez" de una película venezolana? Y ¿cómo es esa forma de vida caduca?

      ¡Saludos!

      • Si Carlanga, cuando hablo de que unos hablan de cine escualido, es que unos hablan, y lo decia por aquello de mencionar quejas y cuestionamientos que se hace el pueblo, productores independientes y demas que no logran el beneplacito de la villa para sus proyectos, no quiero de esta manera hacerme de eco de comentarios que no me pertenecen, simplemente deje aqui plasmada una opiniòn que es ya general en muchos sectores revolucionarios del pais, ¿me copias? yo por ahi no lo llamaria cine escualido sino un cine que no responde a los verdaderos intereses de un pueblo en pro de su liberacion, si al pueblo no le gustan las peliculas de la villa, dejemos de ver la viga en el ojo ajeno, revisemos en algo nuestras historias, revisemos que hace el pueblo no las vea, (esto del cine escualido) es uno de los elementos que esgrime parte de ese peublo que decide no ver una pelicula de la villa, asi como tambien gente que ha hecho peliculas para la villa, prensa que acude a cubrir los estrenos de la villa dicen y repiten y escriben en grandes medios que las peliculas de la villa son demasiado politicas, demasiado rojas y entonces no queda espacio para la producciòn diversa, de manera que esta no es una conversa Carlanga que se resuelva en un blog, ya he insistido en mas de una vez, en mas de un reply que es necesario reunirse quienes creemos que es posible un cine nuestro y alli discutir todo lo que consideramos bueno o malo de la gestiòn de plataforma, de la producciòn, de la promociòn, de la distribuciòn

  7. Más de un comentario similar he escuchado de los españoles y su cine. Por algo será que dicen que nadie es profeta en su tierra.

  8. En lo que respecta a nuestro cine. Uno de los problemas más grandes es que ni los empresarios, ni los directores, ni los productores, ni los funcionarios del estado se toman en serio el proceso industrial de la realización de la película. Mientras las distintas partes de nuestro cine no entiendan el flujo de trabajo de postproducción, sus problemas y sus necesidades, esto va a seguir siendo subdesarrollado. Basta ver como se copan nuestros dos laboratorios cuando el CNAC organiza una muestra de películas… y lamentablemente, se puede apreciar sin necesdad de ser especialista, como estas limitaciones le bajan la calidad a nuestro cine. Hubo un tiempo en que en Venezuela, en Caracas había por lo menos cuatro laboratorios de Cine. y uno privado de la distribuidora americana. no estoy seguro de que la desaparición progresiva de todos los otros laboratorios se haya debido solo al problerma de la caida de nuestra economía. O a la merma de nuestra producción cinematográfica. Pienso que también ocurrió que los dueños de esos laboratorios se quedaron solos, y no contaron con el apoyo de un grupo de realizadores, que los ayudasen a encontrar alternativas de manutección y subsistencia, pese a que los realizadores cinematográficos fieles al acetato dependen inexorablemente del trabajo del laboratorio de Cine.. Lamentablemente, la mayoría de los directores de Cine de Venezuela piensan que las casas de postproducción y/o laboratorios son sitios a donde se va a pedir algo, de personas omnipotentes e inmortales…. y cuando ha resultado que no es así, que un "Socorro se ha ido", porcos han dejado fluir apenas una lágrima, al pensar en el destino de todos esos equipos, de todo ese personal de laboratorio… Claro, habrá quien dijera "mejor para mi, tengo más trabajo" pero les garantizo que esa mentalidad pulpera no es la más aconsejable para lograr la más alta calidad técnica de nuestras películas…

    En méxico, por ejemplo el año pasado produjeron como 70 películas… nada más en méxico DF hay por lo menos 2 laboratiorios de Cine, aparte de Churubusco… tengo entendido que en otras cuidades como Guadalajara hay laboratorios también. Cinecolor, del DF, tiene tremendo Telecine con módulo de hasta 4K, aparte de la impresora de Película (intermedia digital) y esta máquina, está en por lo menos cuatro casas de post de México. la sala del Scracht de Cinecolor es una autentica sala de Cine, con la altura, el proyector y la pantalla apropiada. Cinecolor tiene sucursales en México, Argentina, Chile… y en otros países.

  9. Es triste que no haya continuado un buen debate sobre este post. Todo se desvió a choquecitos por opiniones políticas y malentendidos tontos en lugar de sacarle el jugo al tema (que tiene bastante para exprimirle). Todo esto tiene menos que ver con la Villa del Cine que con la historia del cine latinoamericano y con su futuro.

    En América Latina somos expertos en hacer diagnósticos de por qué estamos como estamos y por qué nunca progresamos pero parecen diagnósticos para enfermos terminales: vaya con un brujo a ver si el hace algo, busque a los evangélicos o pruebe la gelatina de aleta de tiburón a ver si se le cura la metástasis.

    Volviendo a los puntos del post:
    La santísima trinidad de la Distribución-Promoción-Exhibición: punto bastante flaco de nuestro cine de la región que además está relacionado con los otros:lo que opina el público del cine nacional y el mercado pequeño y dominado por el Imperio imperial e imperioso, que hace películas mejor que nosostros y que las sabe vender el cuádruple mejor de lo que lo hacemos nosotros.

    La niña de mis ojos de este tema es el cine "indie" latinoamericano. En nuestro caso no sería un cine Off-Hollywood sino Off-Goverment, por fuera del cine oficial del Estado: un cine pequeño pero bueno. ¿Algún día saldrá un Kiarostami de entre nosotros? ¿alguien que haga arte del bueno con las uñas y con la fuerza del puro talento? ¿ingenuidades mías? De verdad espero que no.

Comments are closed.