7 min de lectura

¿Por qué el cine español es malo? ¿Lo es?

Yo no lo creo, pero muchos españoles no parecen estar de acuerdo conmigo. A juzgar por lo que uno ve y lee en los medios tradicionales e internet, da la impresión de que los españoles odiaran tanto su cine como nosotros el nuestro.

¿Por qué?

Cine español, subvenciones y piratería

Para empezar, da la sensación de que el tema de los subsidios estatales, que ellos llaman ayudas y subvenciones, es determinante en esta antipatía. Diez años de neoliberalismo pepetista no pasan en vano…

La ojeriza comienza en los medios ibéricos, que parecen estar de acuerdo en que el cine no debería ser subvencionado. Pero esta corriente de opinión tampoco es infundada. Desde hace una década, parte de las ayudas para el cine español sale directamente del bolsillo de las televisoras. Es lógico pues, que a los medios no les agrade mucho financiar con su dinero las películas de otros…

En la blogósfera española, también la antipatía parece ser unánime, pero en este caso se suma un nuevo factor: el de la piratería y las acciones de SGAE para impedirla.

Es cierto que la SGAE ha sido agresiva en promover políticas antipiratería y que se ha llevado por delante injustamente a más de un bloguero, pero tampoco es menos cierto que razón no le falta. Al fin y al cabo, la piratería digital, a la que parece ser tan afecta la blogósfera española (al menos, sus más conspicuos representantes) sigue siendo un delito contra la propiedad intelectual.

Pero en el caso de la blogósfera y la piratería opera uno de los más elocuentes ejemplos de doble rasero moral. En mis tiempos de editor de uno de los blogs sobre cine más leídos en España y dónde al cine español se le da palo cochinero parejo, fui testigo de más de una bronca por el supuesto robo o usufructo indebido del contenido del blog. Está bien bajarse una película y compartirla con los colegas, pero tío, no te robes mis posts, joder.

Polémica cinematográfica

Todo lo anterior viene a cuento a raíz de un polémico artículo publicado por el diario El País. Según el reportaje, se produce tanto cine en España que no hay suficientes salas para exhibirlo.

Nueva entrega de Spain is different: cada año va menos gente al cine, pero se ruedan más títulos. La producción española no decae ni en tiempos de crisis, ajena al mercado y, sobre todo, a los gustos del público.

Y, acaso como era de esperarse, la culpa es de las subvenciones:

Quizá para explicar el fenómeno de tanta película española que no se proyecta o que atrae a menos de 100 personas hay que recordar el sistema de ayudas oficiales a la industria del cine. Ayuda del Gobierno central, ayuda de los Gobiernos autónomos, ayuda, por obligación legal, de la televisión pública estatal, de las autonómicas y de las privadas… Así hasta tener la sensación de que igual se hace cine como se cultivaba el lino, para recaudar subvenciones, aunque luego ni se recoja el lino ni se proyecten los filmes.

Siempre ha habido ayudas al cine, pero las de las televisiones no se implantaron por ley hasta 1999. Pronto se vieron los frutos: de producir 65 títulos en 1998 a 106 en 2001. Pero el incremento de títulos no repercutió en el taquillaje. Hoy, pese al aumento de la población en cinco millones, hay cuatro millones menos de espectadores y 108 películas más, una sinrazón. Otra, Cataluña produjo el año pasado más filmes que el Reino Unido (77 contra 66), al margen de coproducciones.

Es la distribución, estúpido

El reportaje, sin embargo, se cuida de mencionar un detalle importante y que casualmente, siempre suele ser obviado en trabajos de este tipo: que no se trata de un problema de producción (o sobreproducción), ni está relacionado con el gusto o fidelidad del público español por su cine.

Se trata de un problema que inherente a las fases de distribución y exhibición de una película. El asunto no es que se produzca mucho. Sino que se distribuye y se exhibe menos. ¿Iría más gente a ver cine español, si se produjeran menos películas al año? Desde luego que no, pues una cosa no tiene que ver con la otra.

Por supuesto, el artículo no deja de mencionar a dónde deberían ir a parar esas subvenciones: de vuelta a la televisión.

La solución, según los productores, pasa por una orden ministerial que complete la nueva ley del cine. “Hay que redistribuir mejor esos recursos públicos, canalizar una parte del dinero para las telemovies (no confundir con teleseries), películas pensadas para la televisión. En Francia está funcionando”.

Javier Martín, autor del texto da una serie de ejemplos de películas españoles que, o bien no se han estrenado, o tuvieron una exigua asistencia:

¿Recuerda Cinmart? Sí, hombre, esa película española a la que acudieron 19 personas. ¿Fue tal vez una de las 17 que vio Estrella P? Premio para la película, porque al Feliz monicaco no fue nadie. Éstas son algunas de las 100 películas españolas que no se han estrenado o que cosecharon menos de 100 espectadores en los últimos años.

El pasado año, según Cultura, se rodaron 173 largometrajes. De todos ellos, 24 tuvieron menos de 100 espectadores; otras 46 aún no se han estrenado, lo que, a mes de mayo, no presagia nada bueno. De las películas rodadas en 2007, 20 continúan sin estrenarse.

¿Por qué el cine español es malo? ¿Y los directores exitosos?

Sí, seguramente ustedes estarán preguntándose lo mismo que yo. ¿Y Almodóvar? ¿Y Amenabar? ¿Santiago Segura? ¿Alex de la Iglesia? ¿Balagueró? ¿Aranda? ¿Díaz Yánez? ¿Coixet? ¿Por qué el reportaje no los menciona? ¿Acaso sus películas no pueden ser consideradas españolas?

Pues no, tal parece que esos ejemplos no valen… Con razón Pedro Almodóvar se quejaba hace poco.

Los cineastas españoles, por su parte, cuestionaron el artículo:

Hacer una deducción directa que lleve a la idea de que en España “igual se hace cine como se cultivaba el lino, para recaudar subvenciones, aunque luego ni se recoja el lino ni se proyecten los filmes” (sic) es un argumento absolutamente demagógico y falaz que no responde a la realidad de un sector que es mucho más complejo y que sin duda está necesitado de un proceso de profunda reconversión. Por cierto, un sector mucho menos subvencionado que casi cualquier otro sector productivo en este país, como, sin ir más lejos, el de la prensa. Basta para comprobarlo contabilizar la publicidad institucional que albergan sus páginas.

¿Cree usted que se pueden sacar conclusiones sobre la baja asistencia del público al cine español sin analizar antes dónde se encuentran las dificultades de acceso real de las películas españolas a sus espectadores naturales? Creemos que no se puede afirmar impunemente que no hay pantallas suficientes para el cine español sin echar antes una mirada a sus propias páginas de Cartelera y constatar que algunos títulos (casi todos americanos) sin más prueba de talento que la publicidad que les precede ocupan 50 pantallas sólo en Madrid. Nos ponemos a disposición de sus redactores para poder explicarlo. Aunque suponemos que ellos ya lo saben todo. Otra cosa es que no lo cuenten.

Albert Serra, lapidario

Como una nota al margen habría que destacar las declaraciones del realizador Albert Serra quien, como artista integral, se va por el medio de la calle:

A mí me importan los espectadores bien poco. A mí me interesa la posteridad; que hoy vaya más o menos público al cine, o que haya crisis, como director me da igual. No voy a mover ni un ápice de mi criterio artístico en función del gusto del espectador.

El blog Sesión Discontinua le dedica un extenso post al tema, con énfasis en las declaraciones de Serra.

Resumiendo entonces, ¿les parece detestable el cine español? ¿O acaso se trata de una corriente de opinión pública reforzada por los medios? ¿Qué opinan? ¿Tienen alguna respuesta a la eterna pregunta de…? ¿Por qué el cine español es malo?

Anuncios

14 Comentarios

  1. No tengo siempre la oportunidad de ver el cine español ya que no es muy difundido en Venezuela, pero soy amante del cine y me gusta ver películas de todos los géneros y nacionalidades… He visto varias películas españolas que son interesantes, muchas veces con un toque de humor, buenos actores, inclusive varios ya bien famosos. Las películas españolas tienen un toque de "realidad" bastante particular que me gusta mucho.
    Gracias por el post y les invito a visitar

  2. "Siempre ha habido ayudas al cine, pero las de las televisiones no se implantaron por ley hasta 1999" Creo que con esta frase se haría un tanto difícil culpar al "neoliberalismo" del PP por la actitud de los españoles hacia su cine, pues Aznar estuvo al mando de 1996 a 2004 y si lo estuvo fue porque había mayoría del PP y sus aliados del momento en el parlamento.
    En cuanto a la lucha en contra de la piratería estoy de acuerdo en combatirla, pero el problema es cómo se define la piratería. Yo de lo que estoy en contra es de que alguien se beneficie económicamente de la obra de otro. Así visto, las descargas vía sistemas P2P o similares no están de ninguna forma en contra de mi código moral. Según entiendo la legislación española concede el derecho a la copia privada (la copia que se hace sin ánimo de lucro, como por ejemplo el CD que le quemas a tu pana para que escuche ese grupo que te parece tan bueno), por lo que mi punto de vista pareciera estar respaldado por la ley en ese país.
    Yo sigo pensando que hay un problema digno de discusión en cuanto al tema de las subvenciones estatales al cine pero ya he manifestado mi punto de vista al respecto y no quiero ser repetitivo.
    Lo que sí voy a decir es que la calidad de una película tiene poco que ver con quién la financia. El Cine Español produce buenas películas y yo no tengo ningún problema en afirmar esto por más que esas obras que considero buenas estén financiadas con dinero público (o, en el caso concreto de España, dinero privado que el Estado obliga a desembolsar, que es prácticamente lo mismo). Igual va para el caso venezolano y en general el de cualquier país que decida financiar la labor artística.
    Me parece bien que haya gente que defienda su punto de vista con respecto al sistema de subvenciones pero no estoy muy de acuerdo en que se diga que el Cine Español es malo en términos generales cuando la diversidad en esa industria hace imposible tal generalización.
    En cuanto a Albert Serra, muy pintoresco el personaje. Da la casualidad que nación en Gerona, la misma provincia en la que nació Dalí y, a mi juicio, tiene una actitud un tanto parecida a la del pintor catalán. Aquí les dejo una entrevista en la que aclara su visión sobre la distribución del cine y en la que, entre otras cosas, dice que es el mejor de España: [youtube xMmLuGcpcfM

    youtube]

  3. Esta es una realidad no solo Española o Venezolana, también sucede en Argentina y en otros países de América Latina.
    Pero al final creo que hay solo 2 verdades en todo esto
    1.- Mientras al Director-Productor no le duelan los billetes cualquier cosa puede suceder
    2.- Se ruedan muchas películas pero no hay pantallas por que el cine gringo ocupa el Noventay tanto por ciento de la cartelera
    Es el cuento del Gallo Pelón!
    Por otro lado ALmodovar y los otros mencionados, a pesar de obtener los beneficios de la ley española, son cineastas que son autofinanciables (Crea fama y acuéstate a dormir) Asi que ellos no entran en el lote de los otros 80 cineastas españoles desconocidos o.

  4. Sí, pero uno no suele leer comentarios tan negativos de los argentinos o mexicanos, por ejemplo, hacia su propio cine, en la prensa o la red. Son más bien raros, mientras que en España parece ser la norma.
    ¡Saludos!

    • Quizás el Argentino se toma con más ligereza el asunto y en vez de tratar de hundir o crear una matriz de opinión negativa bromean con respecto a las cosas malas de su cinematografía, Lo que es cierto es que igual se ruedan 60 o 70 películas por allá, la mitad pelea por una fecha de estreno, casi que la otra mitad no lleva mas de 5 o 10 mil espectadores y solo pocas superan las 100 mil personas.
      Saludos Man!

  5. "Siempre ha habido ayudas al cine, pero las de las televisiones no se implantaron por ley hasta 1999" Con esta frase se me hace difícil asumir al neoliberalismo del PP como el culpable del rechazo hacia el financiamiento público del cine en España. Aznar y, por tanto, el PP junto con sus aliados de la época tenían la mayoría del Congreso de los Diputados para el momento, así que toda ley debía ser aprobada por ellos o, al menos, por una porción significativa de su grupo parlamentario.
    Yo creo que el problema es que se llegue a afirmar que una película es mala simplemente por el hecho de estar financiada con dinero público (o, en el caso de España, con dinero privado que el Estado obliga a desembolsar, lo cual termina siendo lo mismo). No se puede generalizar y pretender decir que todo el cine de un país (sobre todo uno que produce tanto) es malo fundamentando ese juicio con el origen del dinero de esa industria. Una película de Almodovar no es mala simplemente porque este autor recibió financiamiento público.
    Lo que sí se puede afirmar, y es esto lo que defiendo, es que el sistema de subvenciones es inviable o inmoral. A mi juicio existen muchos argumentos a favor de esta tesis que hacen pertinente al menos la discusión, dejando a un lado los méritos artísticos de las obras en cuestión. Lo que se debería discutir son los beneficios y los problemas del sistema para poder emitir un juicio al respecto. Seguir planteando la discusión en términos de la calidad de las películas que se producen es sumamente tonto desde mi perspectiva.
    En cuanto a Albert Serra: este tipo es todo un personaje. Es curioso saber que nació en la misma provincia que Dalí, porque su actitud en algunas de las entrevistas en las que lo he visto se me parece mucho a la actitud que proyectaba el pintor catalán.
    Saludos.

  6. En cuanto al tema de la Piratería Digital: En la legislación española, según entiendo, existe el derecho a la copia privada (la copia que se hace sin ánimo de lucro como, por ejemplo, el CD que le copiamos a un pana para que escuche una banda que nos parece buena) y de ahí se agarra más de uno para aclarar que compartir archivos mediante Internet es legal siempre y cuando nadie se beneficie económicamente de la obra de otro. Yo, en lo personal estoy muy de acuerdo con esto. Aquí dejo un enlace con un video en el que se ve a uno de los defensores del derecho de copia privada en España más sonados, David Bravo (un abogado español), en el que discute con lo que presumo son dos representantes de la SGAE: http://tiny.cc/6Qaqw

    • No es una copia que le haces a un pana, eso es ilegal, lo legal es que hagas una copia para tu uso personal, por que los cds o dvds se pueden dañar, pero no para andarla regando por ahi, si te fijas en los mismos cds dicen que hasta prestarlos es ilegal..

      • Sí, después de leer el comentario me puse a revisar la ley española de propiedad intelectual y vi que el derecho a copia privada no incluye el derecho a copias de uso colectivo, así que técnicamente hablando me parece que BitTorrent es ilegal en España (aunque yo no soy abogado y, por lo tanto, puedo estar en un error).
        Lo que me intriga es que un abogado español diga que el derecho a copia privada hace legal las descargas de Internet. Me siento engañado.
        Saludos y gracias por la corrección.

      • Ya somos dos. Pensaba que al comprarlo eso era tuyo y podías "compartirlo" (mas no venderlo) con quien quisieras, ahora más bien lo veo casi como que es una licencia.

        Claro, es lógico el porqué de todo esto, pero que hasta sea ilegal prestarlos esta fuera del contexto de la realidad. Y yo que me sentía moralmente limpia 🙂

        Gracias José Hernandez por la aclaratoria.
        Saludos.

      • Pues si, todos cometemos inmoralidades sin saberlo, por allí un amigo me debe un cd de El Amor después de el Amor de Fito Paez desde hace como 5 años.

  7. El rollo de la distribución-exhibición es como la eterna lucha entre el bien y el mal. Me llama la atención que le echen la culpa a la piratería a la hora de responder porqué no vamos a ver cine de nuestros paises cuando la piratería se concentra más en el imperial cine de Hollywood, que, por cierto, es el que se asegura de aplastar toda competencia con sus viejos trucos filisteos en los pequeños mercados nacionales de Europa y América Latina.

    Si no se protegen los cines nacionales (iberoamericanos) de la rapiña del supertrust hollywoodense seguiremos produciendo películas para arqueólogos, porque los arqueólogos del futuro serán los únicos que destaparán las latas de películas jamás estrenadas.

    El cine español no me parece malo, tal vez porque a nuestros países llegan las películas españolas que ya han pasado la prueba de fuego de la taquilla y las que han sobrevivido al Via Crusis de la exhibición-distribución. Vemos lo mejor y nos ahorramos la aventura de todo espectador de pagar una entrada para arriesgarse a ver una película de su propio país sin sntir que botó la plata en el intento…

  8. Creo que el asunto no es que se hagan copias ilegales o legales que afecten la autoria espanola, el problema de fondo es que los actores espanoles en un 90% son pesimos y no los conocen ni a 2 cuadras de su casa. Mejor deberia los legisladores controlar las peliculas que se se exiben en la peninsula en los cines, es decir que el porcentaje de peliculas locales sea mayor por cada pelicula de Hollywood para que mas espanoles vean cine local.
    De otra manera van a seguir produciendo peliculas para guardar en el sotano y es un recurso de los impuestos que se esta tirando en un agujero sin fondo.
    En Mexico mejoro mucho pero es obligatorio tener un 40% de las peliculas en exhibicion de corte nacional y el resto son de Estados Unidos, porque aca no se gusta del cine europeo,

Comments are closed.