CortometrajesDocumentalesPolítica

Feliz cumpleaños, querido Pol Pot

3 min de lectura

Hoy ha comenzado el juicio contra Kang Kek Ieu, alias Duch, uno de los últimos jerarcas de los Jemeres Rojos, profesor de matemáticas y torturador, encargado de la siniestra prisión de Tuol Sleng, la colina de los árboles venenosos (o de frutos venenosos), durante el terrible régimen encabezado por el sanguinario Pol Pot.

La noticia enseguida me hizo recordar este cortometraje, que años ha vi en un festival de cine (creo que en Mannheim, Alemania).

Pero quien no sepa los espeluznantes detalles del régimen de los Jemeres Rojos que regaron de sangre el suelo de Camboya entre 1975 y 1979, acaso el corto no le diga mucho.

Vale pues, un corto recordatorio.

Los Jemeres Rojos eran el brazo armado del partido comunista camboyano. Durante la guerra del Vietnam, combatieron con ferocidad contra las tropas de Estados Unidos. El 17 de abril de 1975, los jemeres expulsan definitivamente a los estadounidenses y derrocan el régimen del dictador Lon Nol.

Pol Pot, cuyo nombre verdadero era Saloth Sar, el líder máximo del movimiento, enseguida le cambia el nombre al país por el de Kampuchea Democrática, decreta el año cero y comienza un proceso de “purificación” de la sociedad camboyana, para instaurar un régimen extremista de inspiración maoísta.

Las ciudades son evacuadas por completo y la población obligada a marchar, a pie, al campo. Las familias son desmembradas. Toda clase de expresión cultural y religiosa es prohibida. La clase intelectual, profesional, o simplemente trabajadora, es exterminada. La mera apariencia de intelectual o la posesión de anteojos para leer, son motivos suficientes para ser torturado y condenado a muerte. Ni se diga un diploma o saber leer y escribir. Pol Pot se propuso acabar con la “gente del 17 de abril”, con todo ser vivo que hubiese nacido antes de esa fecha y no hubiese combatido junto a los Jemeres.

Finalmente, en 1979, el ejército de la vecina Vietnam, enemiga mortal de los jemeres rojos, entra a Camboya y derroca a Pol Pot. Pero el movimiento no se acaba allí. Los jemeres rojos se convirtieron en una guerrilla que, apoyada por Estados Unidos y China, comenzó a combatir contra Vietnam.

En tan sólo 4 años, los jemeres exterminaron a una cuarta parte de la población de Camboya (entre 2 y 3 millones de personas, más o menos la población actual de Maracaibo), un genocidio (o auto-genocidio, como lo definen algunos autores) ante el cual, como en los casos más recientes de Rwanda o Dafur, el mundo ha preferido hacerse la vista gorda.

Incluso, en lo que ha sido uno de los momentos más bochornosos de la historia de la izquierda, en aquella oportunidad no faltaron intelectuales progresistas que justificaron o negaron de plano la degollina perpetrada por Pol Pot y sus huestes.

Han tenido que pasar tres largas décadas para que los culpables de tamaña monstruosidad fuesen juzgados.

El ascenso al poder y los crímenes de los jemeres rojos son marco histórico en el que se desarrolla la trama del excelente filme de Roland Joffé, The Kliing Fields.

Otro filme de obligada referencia sobre estos sucesos históricos es el extraordinario documental S21 The Khmer Rouge Killing Machine, de Rithy Panh, realizador camboyano quien sufrió en carne propia los efectos de la políticas del Jemer: separado de sus padres e internado en un campo de rehabilitación para corregir su educación burguesa, toda su familia murió durante una de las marchas forzosas al campo. Se trata de uno de los mejores documentales de lo que va de década. Una película realmente difícil de ver, donde la prisión de Tuol Sleng, la prisión del hoy juzgado Duch, desempeña un papel protagónico.

Pol Pot murió en 1998 llevándose a la tumba las razones que lo llevaron a poner en marcha el genocidio.

No me hubiera gustado ser invitado forzoso a ninguno de sus cumpleaños.

Duch | Una entrevista

S21 The Khmer Rouge Killing Machine | Trailer

Anuncios
Share:
A %d blogueros les gusta esto: